Política

Las farmacias instan a Sánchez a regular "ya" el precio de las mascarillas: "Es un caos"

Un hombre protegido con una mascarilla camina delante de un cartel publicitario EFE/Mariscal

El anuncio llegaba oficialmente hace 11 días. El ministro de Consumo avanzaba en una entrevista que el Gobierno se encontraba estudiando la posibilidad de limitar el precio de mascarillas, geles desinfectantes y guantes para combatir la especulación durante el estado de alarma, recogiendo la petición de diversas asociaciones, incluido el Consejo General de Colegios Farmacéuticos o Facua.

La primera propuesta sobre regulación partió, de facto, del departamento de Alberto Garzón, que presentó la iniciativa en el Consejo de Ministros del pasado 7 de abril, similar a la que ya se había realizado para evitar el abuso de precios en el sector funerario. Un día más tarde, el titular de Sanidad, Salvador Illa, aseguró que el Gobierno intervendría los precios pero más de una semana después, este mismo jueves, Illa ha repetido en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados que aún no hay lista ninguna orden al respecto. «Estamos trabajando con la máxima celeridad pero también con prudencia», ha sido la información aportada por el ministro. 

Cuando han transcurrido casi dos semanas desde que el Consejo General de Colegios Farmacéuticos enviase una carta al Gobierno exigiendo la regulación de precios, las asociaciones siguen sin recibir notificación alguna ni protocolos para combatir los precios abusivos e interesados en bienes que se estiman, en mitad de la pandemia del Covid-19, muy preciados, según confirma Ana López, miembro del Comité Directivo del Consejo General. Mientras, las farmacias continúan enfrentándose a «grandes dificultades», tanto por el desabastecimiento como por la especulación. «No queremos silencio», advierte, al tiempo que instan al Ejecutivo a poner encima de la mesa una solución «a la mayor brevedad posible». Fuentes del Ministerio de Consumo se han limitado a asegurar que la iniciativa está «en manos de Sanidad» y que es quien debe «establecer los criterios y ponerla en marcha».

«Ha venido mucha gente ajena al sector farmacéutico a hacer su agosto», con precios que «han subido entre un 300% y un 500%», se queja también el secretario general de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), Carlos Gallinal, quien, en conversación con El Independiente, denuncia la «falta de respuestas» de parte del Ejecutivo y le insta a pelear «ya» contra «los tiburones que se aprovechan del sufrimiento de la inmensa mayoría de personas».

Denuncia Gallinal la decisión del Ejecutivo de habilitar a miembros de Protección Civil o policías a repartirlas «como quien reparte papeletas descuento» y no se haya derivado esa labor a los farmacéuticos «como se ha hecho en el resto de países de la OCDE». Critica además que se haya convertido a las farmacias en «las grandes olvidadas de esta crisis» y dice no salir de su asombro con las declaraciones del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que garantizaba que todas las farmacias estarían abastecidas de mascarillas «a finales de semana», dato que niega categóricamente el especialista. «Ni en la mía ni en ninguna», afirma. «Esto es un cachondeo. ¿A qué juegan?», se pregunta.

«Un auténtico caos»

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Luis González, expresa también su malestar por el «auténtico caos» que están experimentado las farmacias de la Comunidad de Madrid por la falta de coordinación, de organización y de «una orden clara» que fije un precio único de venta, crítica que hace extensible a la Consejería de Sanidad que dirige Enrique García Escudero. «No nos proporcionan información digna. No sabemos si el uso de mascarillas va a ser obligatorio, si no, quién nos las va a proporcionar, cuándo, a qué precio debemos vender… mientras, seguimos viendo todos los días cómo informan que han llegado toneladas de material. ¿Pues dónde está?», se queja.

Ante la carestía de material, asegura que muchas farmacias de la región han hecho la guerra por su cuenta adquiriendo material «carísimo» y vendiéndolo a precio de coste, si bien el importe sigue siendo elevado. Otras, asegura, han desistido en tal hazaña. «Se exponen a insultos, y ellos no tienen culpa» de la especulación.

Sustenta la versión de González un empresario del sector de distribución, Julio Lozano, quien en conversación con este medio expresa su malestar por la situación que la falta de regulación está provocando en el mercado, donde los precios se han multiplicado. «Hay empresas sin licencia para vender productos sanitarios, como la web perfumes24horas, donde se están vendiendo mascarillas a 12 euros que deberían costar tres. La única forma para evitar la especulación en estos momentos es que se establezcan unos límites legales», apunta.

Al carro de presión al Ejecutivo de Sánchez se une Facua. Su vicepresidente y portavoz, Rubén Sánchez, tilda de «incomprensible» que el Gobierno haya facultado a las comunidades autónomas a intervenir los precios de los test -habrá 17 importes distintos- y de «inaceptable» que no se haya intervenido aún precios que, en algunos casos, han llegado a 20 euros por una mascarilla FFP2. «No es concebible que se esté potenciando una situación de desigualdad y no se expongan a sanciones quienes venden mascarillas a precio de oro», apunta, y mete prisas al Gobierno para que tome medidas. «Al menos deberían dar una explicación», añade.

Este problema ha aumentado en la medida en que el Gobierno ha establecido la recomendación – desde el pasado miércoles – del uso de mascarilla en lugares donde no se pueden garantizar otras medidas como la distancia entre personas o las medidas de limpieza e higiene.

Comentar ()