La Guardia Civil ha parado este jueves en un control de tráfico al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu cuando regresaba desde Madrid al País Vasco. Según ha explicado el propio Iñarritu, en un primer momento fue informado de que sería propuesto para sanción por saltarse las limitaciones de movimiento del estado de alarma, pero los agentes han desistido finalmente de tramitar la multa, mediando altos cargos del Ministerio del Interior.

Los hechos han sido denunciados por el propio Iñarritu en su cuenta de Twitter. Según el diputado, la Guardia Civil lo ha parado en un control de tráfico de los habituales para evitar los desplazamientos a segundas residencias o no justificados. El viaje lo emprendió al terminar la Comisión de Sanidad en el Congreso en la que este jueves ha intervenido el ministro Salvador Illa.

Según el diputado, le ha explicado al agente que tenía justificación para viajar en coche de Madrid al País Vasco, puesto que regresaba a su vivienda habitual desde su lugar de trabajo. Además, ha mostrado el DNI y la credencial del Congreso. «Tras 20 minutos, me informan de que me van a sancionar. No me quieren explicar la razón ni dar el resguardo. Tras llamar se disculpan por el error», ha señalado Iñarritu.

Fuentes de Interior han indicado a Europa Press que el ministro Fernando Grande-Marlaska le ha llamado «por deferencia al ser un diputado con el que, además, tiene una relación habitual». Iñarritu, según estas fuentes, «ha agradecido la llamada y ha comentado que el trato de la Guardia Civil ha sido correcto».

Desde Interior se enmarca la mediación en esta deferencia hacia el diputado, ya que entienden que «no se le ha sancionado porque era un desplazamiento claramente contemplado por el real decreto del estado de alarma«. La Secretaría de Estado de Seguridad también se ha interesado por este incidente denunciado por el propio Iñarritu en redes sociales.

En su cuenta de Twitter, este jueves por la noche Iñarritu ha acusado al comandante que lo paró en el control de tráfico de querer multarle «por la cara». «Si lo hacen con un diputado, qué no harán con el resto de ciudadanos…», ha añadido el representante de EH Bildu.

Además, ha recordado que el miércoles tuvo ocasión de denunciar en el Congreso la «arbitrariedad y desproporción de muchas de las sanciones» tramitadas con el estado de alarma. El ministro volvió a defender la política de sanciones por razones de salud pública.

La semana pasada, con ocasión de la comparecencia en el Congreso de Grande-Marlaska, Iñarritu también se quejó de las más de 700.000 propuestas de sanción tramitadas en la crisis sanitaria. En concreto mencionó que ese mismo día un asesor de Bildu que se dirigía a la Cámara Baja había sido propuesto para sanción por supuestamente desobedecer los reiterados requerimientos de los agentes de la Policía Nacional.

Protesta de APROGC por la supuesta «injerencia»

El incidente ha generado protestas por parte de la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC), que ha llamado a cualquier agente que haya participado en este dispositivo a denunciar si ha sufrido «algún tipo de ‘injerencia’ en el transcurso del servicio».

Frente a ello, el propio diputado ha pedido «denunciar los comportamientos y actuaciones de arbitrariedad, desproporción y abuso», algo que ve «bueno» para la sociedad «e incluso para las policías». «La ‘injerencia’ de la ultraderecha, vía asociaciones y sindicatos, en cuerpos policiales hace que se genere un clima d impunidad», ha denunciado en respuesta a la asociación de la Guardia Civil.

Por su parte, desde Jupol, sindicato mayoritario de la Policía Nacional, han afeado lo sucedido con Iñarritu y han recordado en un mensaje en redes sociales que los diputados «cobran dietas, tienen domicilio en Madrid y pueden volver a su residencia, pero los Policías no».

Dirigentes de Unidas Podemos denuncian «abuso»

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, y el portavoz de IU en el Congreso, Enrique Santiago, ambos abogados, han denunciado en las redes sociales el «abuso» y la «arbitrariedad policial» de la que, a su juicio, fue víctima el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, cuando la Guardia Civil le paró ayer en un control de tráfico en su regreso al País Vasco tras participar en el Pleno del Congreso, y tuvo que interceder el Ministerio del Interior para no ser multado.

«El estado de alarma no es excusa para abusos y arbitrariedades. Solidaridad con Jon Iñarritu por este bochornoso suceso», ha asegurado Santiago en un mensaje que ha difundido en Twitter, recogido por Europa Press, tras hacerse público el incidente.

Asimismo, el también secretario general del PCE ha aprovechado para afirmar que en lo que tiene que ver con el control del cumplimiento de las medidas del estado de alarma, es partidario del criterio de la Abogacía del Estado y del Defensor del Pueblo de aplicar la Ley de Salud Pública para sancionar, y no la Ley de Seguridad Ciudadana -a la que se refiere como «ley mordaza«-.

Por su parte, Asens ha avisado de que «el estado de alarma no puede ser un pretexto para la arbitrariedad policial». «Si le sucede esto a un diputado, preocupa lo que pueda sucederle al resto de ciudadanos. Hay que poner fin a abusos como el sufrido por Jon Iñarritu», ha reclamado.