// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Vladimir Padrino López, ministro venezolano de Defensa.

Vladimir Padrino López, ministro venezolano de Defensa. CARMEN VIVAS

VenezuelaOPERACIÓN LIBERTAD EN VENEZUELA

Padrino, el doble traidor

El todopoderoso ministro de Defensa de Venezuela es solo fiel a sus propios intereses

Zamuro, su nombre en clave en la Operación Libertad, es el padrino del régimen chavista. Si el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, deja caer al líder chavista Nicolás Maduro, el destino del autoproclamado hijo de Hugo Chávez estará sellado.

Vladimir Padrino López (Caracas, 1963) ha jugado a dos bandas y en el último momento no se ha sumado a la Operación Libertad. Es hábil en esta estrategia de agente doble o traidor a dos bandas porque ya la usó al menos en dos ocasiones anteriormente, en 1992 y en 2002.

La historia de Venezuela habría dado un giro de 180 grados si el último día de abril el presidente encargado, Juan Guaidó, hubiera sido secundado por el superministro de Defensa. Al alba, el director general del Sebin, Manuel Ricardo Christopher Figuera, facilitó la liberación de Leopoldo López, en arresto domiciliario desde julio de 2017.

Guaidó le había indultado y los funcionarios del Sebin que le custodiaban le dejaron marchar. Juntos llamaron al pueblo y a las Fuerzas Armadas a sumarse al cambio y levantarse contra “el usurpador” (Nicolás Maduro) en favor de la Constitución.

Aunque los dirigentes del régimen, entre ellos Padrino, con quienes habían tratado, les habían traicionado, Guaidó siguió apelando a los ciudadanos para mantener el pulso en las calles. Mientras, Leopoldo López, su esposa Lilian Tintori, y su hija Federica, de 15 meses, acudían a pedir alojamiento a la residencia del embajador español, Jesús Silva. Ahí López está a salvo de la orden de arresto dictada por el Supremo leal a Maduro.

Recibimos una oferta ridícula… Pretenden engañarnos como si fuéramos mercenarios”, dijo Padrino López

El ministro venezolano de Defensa reconoció el 2 de mayo en Fuerte Tiuna que había recibido “una oferta engañosa, estúpida, ridícula, con esas ofertas que andan haciendo de boca para afuera… Pretenden comprarnos como si fuéramos mercenarios”.

Como ha señalado Carlos Vecchio, embajador del presidente encargado, Juan Guaidó, en Estados Unidos, estas declaraciones confirman las informaciones de Elliott Abrams, enviado especial de EEUU para Venezuela, que le incluían entre los dirigentes chavistas que estaban involucrados en la Operación Libertad.

Junto a Padrino López, habrían negociado con la oposición el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, y el director general de la Contrainteligencia militar, Iván Rafael Hernández Dala. Los tres mantendrían sus puestos una vez que Guaidó se hiciera cargo del gobierno de transición.

La familia de Padrino López, sus padres y varios primos, difundieron un vídeo en este arranque de mayo en el que le dicen que se ponga del “lado del pueblo”: “Te pedimos que en uso de tus facultades como ministro de la Defensa detengas y desmovilices a los colectivos armados por el régimen”. Y añaden: “No permitas el genocidio de tu pueblo”.

Experto en guerra psicológica, formado en la Escuela de las Américas en Fort Benning, como Noriega o Galtieri, Padrino López es ahora víctima de una estrategia que ya puso en práctica Estados Unidos en 2017, a instancias del diplomático William Brownfield, quien fuera embajador en Venezuela.

Consiste en sembrar la duda en el enemigo sobre las lealtades con las que puede contar. Entonces el objetivo era debilitar a Diosdado Cabello, el número dos del régimen. Ahora es Nicolás Maduro, como símbolo del chavismo, quien ya no sabe quién le apoya y quién le puede traicionar. “Maduro no tiene paz mientras usurpa el poder y desconfía de todo su entorno”, decía Vecchio en su perfil de Twitter.

Carlos Vecchio pertenece a Voluntad Popular, como Juan Guaidó, el presidente encargado, y su mentor político, Leopoldo López.

Cabello quizá sea el más leal porque tiene aún más que temer que Maduro. Su relación con el cartel de los soles (militares implicados en el narcotráfico) le convierte en una presa codiciada por Estados Unidos.

Durante semanas el asesor de Seguridad de EEUU, John Bolton, trató de convencer a Padrino López para que facilitara la restauración de la democracia y declarara su lealtad a Juan Guaidó.

Este paso no es algo repentino. Es consecuencia de un largo proceso”, apunta Elliott Abrams

“Este paso no es algo repentino. Es consecuencia de un largo proceso encaminado a restaurar la Constitución”, apuntó Abrams. El enviado especial de EEUU señaló que se formaría un gobierno de unidad nacional, en el que estaría representado también el chavismo.

Varios militares de alta graduación se han inclinado por Guaidó, pero no los suficientes. Hay unos 2.000 generales en Venezuela, el doble  que en Estados Unidos.

El general Hugo Carvajal, ex jefe de la contrainteligencia con Hugo Chávez, reconoció a Guaidó el pasado 21 de febrero. Carvajal, actualmente en prisión preventiva en España, es el hombre que lo sabe todo sobre la corrupción y los vínculos con el narcotráfico del chavismo. EEUU ha pedido su extradición.

El 2 de febrero se colocaba del lado de la Constitución, y del presidente encargado, Juan Guaidó, el mayor general de la Aviación venezolana, Francisco Esteban Yáñez Rodríguez.

También lo han hecho otros 600 oficiales y suboficiales. Muchos han huido, la mayoría a Colombia y unos 160 están encarcelados. Pero Padrino, símbolo para la poderosa Fuerza Armada Nacional, actúa como muro de contención.

La idea inicial de la Operación Libertad era que Guaidó y López se dirigieran a Miraflores con las Fuerzas Armadas y el Tribunal Supremo de su lado. Maduro, mientras tanto, saldría del país con rumbo a Cuba. Padrino había cambiado su papel en este guion y se mantuvo del lado de Maduro.

Bolton, al saberlo, insistió: “El tiempo se acaba. Es su última oportunidad. Acepten la amnistía del presidente interino, Juan Guaidó, protejan la Constitución, y saquen del poder a Maduro, y los sacaremos de nuestra lista de sancionados”. El ministro de Defensa es uno de los sancionados por Washington.

Padrino López ha demostrado durante años que es un tipo centrado en sí mismo”, señala Carrasquero

“Padrino López ha demostrado durante años que es un tipo centrado en sí mismo. Actúa según su conveniencia. Ya en 2013 se dijo que estaba en tratos con la oposición”, señala José Vicente Carrasquero, profesor de Ciencia Política USB y UCAB.

“Soldado bolivariano”

Dicen que ingresó en la Academia Militar sin gran vocación. Le convenció un amigo. Se licenció como subteniente el 18º de la promoción Juan Gómez Mireles en 1984. En 1995 recibió un curso de formación en guerra psicológica en Estados Unidos.

La trayectoria de este “soldado bolivariano, decidido y convencido de seguir construyendo la patria socialista”, como se define en su perfil de Twitter, tiene dos puntos de inflexión. El 4 de febrero de 1992 Padrino López tenía que esperar en la retaguardia las órdenes para apuntalar con tanques el plan diseñado por el comandante Hugo Chávez Frías.

Quien debía dar la señal a Padrino López, el comandante Quintero, nunca apareció. La intentona de Chávez fracasó y el comandante fue encerrado en prisión. Dos años después, fue indultado. Padrino se libró de la cárcel y siguió ascendiendo.

Diez años más tarde, en 2002, a Chávez quisieron darle un golpe. Es el llamado Carmonazo. Retuvieron al presidente en la base militar de La Orchila. Estuvo 48 horas fuera del poder. Padrino López, al mando del Batallón Bolívar, una unidad de Fuerte Tiuna, se mantuvo al lado de Chávez. Al fracasar el golpe, recibió su premio. Fue condecorado dos semanas después de que Chávez controlara la rebelión.

A partir de entonces cada vez le dieron más responsabilidades. Conoce a fondo los cuarteles. Tuvo a sus órdenes a tropas de élite, llamadas cazadores, de la 93 Brigada de Caribes de Barinas.

Mientras tanto, creó una empresa con su familia, Inversiones Neliyari C.A., con un capital de 20 millones de bolívares, dedicada a “la compra y venta de regalos de toda especie, distribución, importación y exportación de bienes de cualquier clase y naturaleza”.

Según el portal digital El Cooperante, citado por Tal Cual, fue proveedora de Petróleos de Venezuela (PDVSA) e incluso de las Fuerzas Armadas. En 2007 cerró y quedó inhabilitada por irregularidades.

Fue ese mismo año cuando rompió públicamente con la imparcialidad de las Fuerzas Armadas. En el desfile del 5 de julio de 2007, dijo: “Se hacen presentes en la avenida Monumental de Los Próceres, 10.890 patriotas, bolivarianos, socialistas, antiimperialistas, revolucionarios, adiestrados y equipados para asumir el sagrado deber de defensa de la Nación”.

Estas palabras contradicen el artículo 328 de la Constitución, que establece que la Fuerza Armada Nacional está al servicio de la nación venezolana, no es socialista, ni ha de obedecer consignas partidarias.

Ascendió a general de división en 2010 y a mayor general en 2012. Nunca ha ocultado su devoción por Hugo Chávez. Pero ha sido con Nicolás Maduro con quien ha logrado acaparar más poder. En 2014 lo designó como ministro de Defensa.

No nos prestamos para la barbarie… y menos para forzar la voluntad popular”, dijo Padrino en 2014

En ese 2014 las protestas en las calles se saldaron con 22 muertos en un mes. De entonces datan varias investigaciones sobre violaciones de Derechos Humanos. “No nos prestamos para la barbarie, para los golpes de Estado y mucho menos para forzar la voluntad popular”, dijo entonces.

A Leopoldo López el régimen le persigue desde entonces. Le acusaron de instigar esas protestas violentas y le condenaron a más de 13 años de cárcel. Estuvo tres años y seis meses en Ramo Verde. “Conozco bien a los militares. He convivido con ellos mucho tiempo. Están tan descontentos como el resto del pueblo venezolano”, ha declarado López, tras ser liberado.

A pesar de que es cierto este malestar en el ejército venezolano, quienes conocen bien el estamento militar saben lo complicado que resulta que haya movimientos a favor de un cambio democrático.

Los altos mandos son agentes cubanos y trabajan como agentes dobles”, afirma el general Ovidio Poggioli

“Después de 2002 Chávez cambió las Fuerzas Armadas. Las personas de confianza se forman en Cuba. En la oposición piensan que les van a doblegar con una amnistía. Pero no es así. Son agentes cubanos y cuando empiezan a involucrarles trabajan como agentes dobles. Los cubanos están detrás de ellos y su vida corre peligro”, afirma Ovidio Poggioli, general del Ejército, perseguido por el régimen chavista y encarcelado dos años y cinco meses en 2002.

Prueba de la sintonía entre Cuba y Venezuela es el tuit idéntico que colgaron en sus redes sociales el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y Vladimir Padrino López, una vez que el régimen chavista anunció que seguía al mando de facto en Venezuela.

En 2017, Maduro colocaba a Padrino López frente de la guerra económica como jefe de la Gran Misión de Abastecimiento Soberano y Seguro con responsabilidad en las áreas agroalimentaria, industrial y farmacéutica. Todos los ministros están bajo su control. Solo rinde cuentas ante Nicolás Maduro. Y todo indica que es Maduro quien rinde  cuentas ante Padrino.

La escritora y columnista Thays Peñalver explicaba en un artículo publicado en EL INDEPENDIENTE cómo Chávez  delegó a los militares “no solamente funciones, sino que les encomendó ramas completas de la economía de Venezuela. La industria siderúrgica -empresas básicas-, por ejemplo, era regentada por un mayor general y cada uno de los rubros derivados estaban comandados por generales, es decir, había uno para el hierro, otro para el aluminio y así como para el cobre, el estaño… “. De ahí, su conclusión: no es que los militares apoyen al régimen, sino que son el régimen.

Como el resto de la élite militar, Padrino López ha acumulado una fortuna incalculable. Es imposible que viva con el salario que en teoría cobra un servidor del Estado en Venezuela, aunque esté tan alto en el escalafón.

Sus hijos, Mitchell y Yarazetd, veinteañeros, han vivido a todo tren en Madrid donde frecuentan discotecas de lujo como Casa Suecia o Bling Bling, según informa ABC. La esposa del ministro es Yarazetd Betancourt, hija del coronel Angel Vicente Betancourt Infante. Es ingeniera en PDVSA.

En diciembre de 2015 fue Padrino López quien salió a reconocer los resultados de las elecciones legislativas, que había ganado la oposición. Es esa Asamblea Nacional el único órgano legítimo que queda en Venezuela. El paso de Padrino sorprendió a muchos de sus correligionarios y Cabello le llamó en privado “rata” por dejar ese flanco descuidado. Es una prueba más de su poder.

Son las Fuerzas Armadas las que sostienen el régimen y sus dirigentes quieren mantener su statu quo“, dice Sánchez

“Lo que hemos visto es que no se ha medido la fuerza del gobierno de Maduro. Más que Maduro son las Fuerzas Armadas las que sostienen el régimen, y sus dirigentes tienen un statu quo que quieren mantener. El que menos controla es Maduro. A su vez hay complejos intereses internacionales. Derrotar a todos es muy difícil. Todos tienen algo que perder”, afirma Francisco Sánchez, director del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca.

Padrino mantiene excelentes relaciones con el presidente ruso, Vladimir Putin, quien está moviendo sus fichas en el tablero venezolano. La empresa rusa Rosneft ha aumentado sus extracciones de crudo venezolano en un 7% en 2018 con respecto al año anterior.

Ya ni siquiera es cuestión de cambiar a quienes hayan dejado de ser leales. En el caso del director general del Sebin, no hubo más remedio porque se puso del lado de Guaidó claramente. Maduro ha nombrado a quien fue su antecesor, Gustavo Fernández López, relacionado con la muerte del opositor Fernando Albán.

El diplomático Fernando Gerbasi señala como la vía de escape del régimen ha sido presentar ahora a Padrino López como un héroe. “Hubo conversaciones y Padrino López siente la presión de la tropa. Maduro sabe no tiene la lealtad de quienes le rodean. A Maduro le sostienen las bayonetas, pero teme que se le clave una”. Zamuro es como llaman a los buitres en Venezuela.

logo
Padrino, el doble traidor