// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos RTVE

Instalaciones de RTVE en Madrid.

Comunicación, Tendencias

La complicada transición de RTVE

RTVE vive inmersa en un tsunami. Para entender el conflicto habría que retroceder unos meses y empezar por explicar que en la Corporación se están viviendo dos procesos paralelos y diferentes. Uno, el nombramiento de Rosa María Mateo como administradora única transitoria; otro, el de la creación del Consejo de Administración de donde saldrá el futuro presidente de RTVE. En cuanto se concluya el proceso y se nombre presidente, Mateo concluiría su labor. Nada resulta sencillo en RTVE. Desde que alcanza la memoria de la Transición se nos llena la boca exigiendo una RTVE independiente y plural, cuando la realidad es que la Corporación pública vive, desde entonces, sujeta a los vaivenes de la política. Cuarenta y tres años después, la transición de RTVE no ha concluido. Junio de 2018, por enésima vez se encuentra inmersa en medio de una tormenta de cambios.

Para empezar, el pasado 22 de junio RTVE se quedaba sin presidente. Ese día concluía el mandato de José Antonio Sánchez y no había acuerdo para elegir a su sustituto. Un cargo que según establece la ley 5/2017, de 29 de septiembre debería ser elegido a través de un Comité de Expertos y que su nombre saldría entre los miembros del Consejo de Administración. Consejo que también debía ser renovado puesto que estaba caducado y muchos de sus miembros llevaban más de cinco años en funciones.

Por enésima vez RTVE se encuentra inmersa en medio de una tormenta de cambios

Lo primero que había que hacer era nombrar a ese Comité de Expertos. Así estaban las cosas, cuando Pedro Sánchez abanderaba la moción de censura que le llevó a la presidencia del Gobierno. Mientras José Antonio Sánchez consumía su cargo como presidente de RTVE, Pedro Sánchez abrazaba el suyo en el Gobierno.

En ese momento, la formación del Comité de Expertos se quedaba bloqueada y en el aire. PP y Ciudadanos pactaron el control del Comité de Expertos y se garantizaron siete de los 13 puestos ante las protestas de PSOE y Podemos que se quedaban con tres y dos representantes respectivamente, a los que habría que sumar el de libre disposición.

Tras el bloqueo, el Gobierno aprobó un Real Decreto mediante el cual se podría nombrar al nuevo presidente de la Corporación

Tras el bloqueo, el Gobierno aprobó un Real Decreto mediante el cual se podría nombrar al nuevo presidente de la Corporación. Ahora bien, hacer realidad el Real Decreto, el Gobierno necesitaba la mayoría simple de la Cámara Baja, de manera que el cargo del futuro presidente debía ser consensuado con el resto de las formaciones políticas.

La elección del presidente y del Consejo de Administración de RTVE se convirtió en ese momento en una deseada moneda de cambio. El PSOE había tirado de podemos para superar la moción de censura y Podemos se lo empezaba a cobrar. No en vano, Pablo Iglesias en el 2016 ya había manifestado su querencia por la Televisión Pública.

Fue entonces cuando empezaron a surgir en los medios una serie de nombres candidatos para presidir RTVE. El primer nombre que sonó fue el de Arsenio Escolar, ex director de 20 minutos, pero su estela se apagó gracias a las confesiones de Ana Pardo Vera, directora de Público, que utilizó su cuenta en las redes sociales para desvelar que el puesto se lo había ofrecido antes a ella el mismísimo Pablo Iglesias. Entre Escolar y Vera se coló el tapado Andrés Gil, redactor jefe de política de eldiario.es. Pablo Iglesias se encargó de contar en una entrevista en Espejo Público que por fin habían llegado a un acuerdo con el Gobierno y que Andrés Gil sería el candidato a la presidencia de RTVE. Las prisas y la ansiedad le jugaron una mala pasada al secretario general de Podemos. No era él la persona más indicada para revelar el candidato de consenso. Por no hablar de lo mal que le sentó al resto de las fuerzas políticas estos tejemanejes entre PSOE y Podemos. El PNV ya amenazó con boicotear el nombramiento.

Empezaron a surgir en los medios una serie de nombres candidatos para presidir RTVE

Entre los trabajadores de RTVE el nombre de Gil caía como un jarro de agua puesto que ellos reclaman, desde tiempos inmemoriale, un presidente independiente. Decidieron mantener sus viernes negros porque se sentían utilizados por el PSOE y por Podemos. El posible nombramiento de Andrés Gil provocó “desconcierto, sorpresa  y un rechazo evidente” tanto en Torrespaña, sede de los Informativos, como en Prado del Rey y en los distintos centros territoriales. Su currículo se quedaba bastante cojo a la hora de enfrentarse a la gestión de una empresa con un presupuesto de más de 1.165 millones de euros y una plantilla de 6.500 trabajadores. Y para colmo surgió la polémica de los tuits. Horas antes de que se hiciera pública su candidatura borró 13.000 tuit de su cuenta de Twitter. Al final, Andrés Gil se vio obligado a renunciar.

Tras una intensa negociación y para callar a las huestes, surgió un hombre de la casa, Tomás Fernando Flores, director de Radio 3 de RNE. Parecía que con él había llegado el consenso, pero la lista del Consejo de Administración fue aprobada en el Congreso en segunda vuelta, como estaba previsto y rechazada en el Senado por un solo voto. Cuatro senadores tuvieron la culpa. Dos, que ese día estaban de viaje y otros dos, porque se equivocaron en el voto. Se equivocaron o lo hicieron aposta para no dejar la televisión en manos de Podemos.

Agotados todos los plazos ya sólo quedaba la vía del administrador único. Es aquí donde surgió el nombre de Rosa María Mateo, una profesional cuya reputación intachable callaba la boca de los disidentes. Se acababa con el tema del Consejo de Administración. La periodista tomó posesión de su cargo como administradora única provisional el pasado 30 de julio con un discurso crítico y prometiendo una “RTVE plural e independiente”.

Con ella a la cabeza, los nuevos cargos han empezado a caer en cadena. El primer nombramiento de Rosa María Mateo fue el Begoña Alegría, destituida en 2014 como jefa adjunta de Nacional, como nueva directora de Informativos de TVE. Rosa María Mateo ha reorganizado el equipo con el que dirigirá la Corporación los próximos meses. Ha respetado a Eladio Jareño como director de TVE (decisión que ha sido muy criticada); Federico Montero Hita será el nuevo director general corporativo; Elena Sánchez Caballero se convierte en la nueva secretaria general de RTVE; Paloma Zuriaga, directora de RNE; Samuel Martín Mateos toma las riendas de La 2; María Escario será la nueva directora de Comunicación y Fran Llorente se ocupará de la dirección de Proyectos y Estrategia.

Desbloqueo del concurso

Todos estos nombramientos son absolutamente transitorios. Tan transitorios como el puesto de administradora única de Rosa María Mateo. Si las cosas fueran como debieran, en el cargo no deberían estar más que unos meses. ¿Por qué? Porque tras la publicación del Real Decreto, en menos de 48 horas, el Partido Popular decidió desbloquear la formación del Consejo de Expertos y puso en un aprieto al PSOE y dejó que arrancara la maquinaria para elegir al futuro Consejo de Administración de RTVE del que saldrá el futuro presidente de la Corporación.

Si las cosas fueran como debieran, Rosa María Mateo no debería estar en el cargo más que unos meses

El pasado 27 de julio la Mesa de la Comisión Mixta de RTVE, por fin formalizó la designación de los miembros del Comité de Expertos. Diego Carcedo preside un comité de 17 miembros (no 13 como estaba previsto al principio), siete de ellos propuestos por el PP y Cs; seis, del PSOE y Unidos Podemos [aunque en el caso de uno de ellos con la firma también de PNV y NC] y los otros cuatro restantes presentados por los grupos minoritarios.

En esas estamos hoy. Mientras Rosa María Mateo ejerce de administradora única y remodela la cúpula, la Corporación ya ha iniciado el proceso de elección de candidatos al Consejo de Administración. Un proceso que, a priori, no debería alargarse más de tres meses, pero que se antoja complicado y oscuro dadas las sorpresas que van surgiendo.

logo
La complicada transición de RTVE