Dice José Manuel Ballester que el primer hombre en viajar a la luna fue Julio Verne, y no va tan desencaminado el Premio Nacional de Fotografía 2010 cuando menciona que antes de alcanzar nuestros sueños, hay que soñarlos. Sobre esto habla la exposición Creación en movimiento. Ferrovial en la mirada de José Manuel Ballesterque podrá verse hasta el próximo 3 de octubre de 2022 en el Espacio Telefónica de Madrid.

Una colaboración entre la empresa especializada en infraestructuras y uno de los fotógrafos más relevantes del panorama nacional e internacional. En palabras del propio Ballester, este proyecto le ha servido para descubrir el mundo en sus variedades y peculiaridades más profundas. El artista explora en esta muestra la complejidad tecnológica necesaria para entender el funcionamiento del planeta, tal y como lo conocemos.

Mercado Central. Zaragoza. José Manuel Ballester

Su obra establece un diálogo en el que el tema es el ser humano, pero prescindiendo de su imagen, centrándose en su papel como creador. «Durante este trabajo con Ferrovial he sido testigo de una capacidad de innovación, exigencia y superación impresionante y espero que el espectador valore el despliegue tecnológico que existe a nuestra disposición», explica el artista.

Imágenes de grandes infraestructuras en construcción: puentes imposibles, centrales energéticas, túneles espectaculares y serpenteantes carreteras infinitas, dan cuenta de la inmensidad que observó Ballester en las obras de Ferrovial por todo el mundo. Pero más allá de las grandes panorámicas y visiones aéreas, el artista también es capaz de mostrar los detalles más precisos y curiosos, como ventanas al cielo que rompen la monotonía del hormigón, o escaleras que se multiplican hasta perderse en una sucesión sin final.

Autopista LBJ Express. Texas, Estados Unidos José Manuel Ballester

Ballester se introduce en las tripas de estos titanes de la arquitectura para reflejar el trabajo que hay detrás de tanta maquinaria pesada, tuneladoras y herramientas que permiten la creación de estos «sueños y soluciones ideadas con el mayor ingenio».

La exposición contiene 44 fotografías en las que la combinación entre lugares en plena construcción y obras ya terminadas permite observar la diferencia entre perseguir sueños y alcanzarlos.

Viaducto de Montablitz, Cantabria. José Manuel Ballester

Autopistas en Dallas, Toronto o Virginia; aeropuertos de Londres o Glasgow; puentes en Canadá o Eslovaquia; restauración de conjuntos históricos como la Plaza Mayor de Madrid o el Palacio de Cristal; túneles bajo el Támesis o Los Andes… la lista es prácticamente interminable.

Esta colaboración, como bien indica la comisaria María Corral: «Sería un reportaje, si no fuera porque cada foto es única y especial gracias a la mirada del artista». Precisamente esa mirada es la que es capaz de reflejar la geometría artificial de aspecto orgánico en unos paisajes que oscilan entre un futurismo aséptico y una naturaleza conmovedora.

Metro de Chile. José Manuel Ballester

Bebiendo de la corriente de la Nueva Topografía, Ballester se implica en el retrato de estos hitos arquitectónicos con el interés y la curiosidad de unos ojos asombrados por el ingenio y el trabajo del ser humano en su empeño por construir el mundo del presente y también el del futuro.