El reguero de grandes grupos empresariales que han anunciado el traslado de su sede fuera de Cataluña ha sido continuo desde la celebración del referéndum del 1-O. Una de las últimas grandes firmas en anunciar su marcha ha sido Codorniu, que pone rumbo a La Rioja. Antes, gigantes como Caixabank y varias de sus grandes filiales, Banco Sabadell, Gas Natural Fenosa, Abertis, Catalana Occidente, Colonial o Planeta han confirmado su salida de la región por la inseguridad jurídica generada por el desafío independentista.

Pero por debajo de los grandes anuncios, centenares de pequeñas y medianas empresas también están protagonizando un éxodo invisible. La patronal de las pymes ya avisa de que el precio de estos movimientos se pagará en términos de PIB y empleo.

La desbandada tiene cifras concretas que asustan. Desde la celebración del referéndum del 1-O, han sido 691 compañías las que han procedido a cambiar su domicilio fuera de Cataluña, según confirman a El Independiente fuentes de los Registros Mercantiles catalanes. Supone un ritmo de más de 50 empresas al día, teniendo en cuenta que los registros han estado abiertos 13 días desde el 1-O, descontando los fines de semanas y la festividad del 12 de octubre.

En la primera semana posterior a la consulta y a las cargas policiales para evitarla, los registradores tramitaron  el cambio de domicilio social de un total de 219 empresas a otros registros mercantiles fuera de Cataluña. Y desde entonces las salidas se han acelerado.

Sólo el 10-O -el día en que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, acudió al Parlament para declarar la independencia (o no) y dejarla en suspenso- fueron un total de 177 compañías las que solicitaron en todos los registros mercantiles el traslado de su sede a otras regiones. Y al día siguiente -cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, activó el artículo 155– sólo en los Registros de Barcelona y Girona se sumaron al éxodo otras 135 compañías más. Sumando los Registros de Tarragona y Lleida, la cifra asciende a 155.

Los registradores han realizado dos mediciones posteriores. La primera de ellas, el 13 de octubre, cuando se hasta 81 empresas solicitaron el cambio de sede. Y otro dato que da la medida de la situación que se vive en Cataluña: un total de 59 empresas solicitaron su traslado este lunes, 16 de octubre, solo en Barcelona.

Por el contrario, en el mismo periodo, solo 38 empresas han solicitado el traslado a Cataluña. En este caso, entre los días 2 y 9 de octubre se registraron 16 cambios de sede. Desde entonces, han sido 22 las empresas las que han registrado la misma petición.

¿Cómo es el proceso para marcharse?

De acuerdo con la normativa actual, el cambio de domicilio social de una compañía debe acordarse primero en el seno de la propia empresa, se convierte en escritura ante un notario, para luego presentarla ante el Registro Mercantil de origen, aquel en el que la sociedad está registrada. De esta forma, la empresa solicita que se expida una certificación literal de todas sus inscripciones para su traslado al Registro Mercantil de otra provincia.

Después, esta certificación tiene que presentarse en el registro mercantil de destino -en el que estará afincada a partir de ese momento la compañía- antes de que transcurran tres meses. Una vez presentada esta documentación se califica y, si todo es correcto, se inscribe formalmente.

No obstante se puede agilizar este procedimiento presentando en el registro de origen tan sólo una instancia con firmas legitimadas del órgano de administración solicitando que se expida esa certificación a efectos de traslado. Desde entonces, se dispone de esos tres meses incluso para otorgar la escritura y presentar la documentación en el registro de destino.