Economía | Empresas

Repsol entra de lleno en el negocio del autoconsumo con placas solares para viviendas

La compañía lanza a través de la nueva marca Repsol Solify proyectos ‘llave en mano’ de instalación de fotovoltaica en casa y ofrece a los clientes compensarles ‘comprando’ la electricidad que no consuman.

logo
Repsol entra de lleno en el negocio del autoconsumo con placas solares para viviendas
Repsol Solifty, la nueva marca para el autoconsumo de Repsol.

Repsol Solifty, la nueva marca para el autoconsumo de Repsol.

Resumen:

Repsol da un nuevo salto para impulsar su expansión como compañía eléctrica. El grupo dejó hace un año de ser sólo una petrolera y se lanzó al negocio eléctrico con la compra de gran parte de los activos de Viesgo. Desde entonces no ha dejado de crecer en este campo: suma ya casi un millón de clientes de luz y gas y ha entrado con fuerza en la construcción y gestión de plantas de energías renovables.

Ahora abre un nuevo frente. Repsol ha decidido lanzarse de lleno a competir en el negocio del autoconsumo eléctrico en España con la nueva marca Repsol Solify. El grupo ha empezado ya ofrecer servicios para la instalación de paneles solares fotovoltaicos en hogares y empresas. Se trata de un servicio llave en mano, en el que la compañía se encarga tanto de la colocación de las placas como de todos los permisos administrativos para la conexión a la red eléctrica.

Los cambios regulatorios impulsados a lo largo del último año por el Gobierno anticipa un fuerte crecimiento del autoconsumo en España en los próximos años. Repsol se posiciona ya ante la prevista pujanza de este negocio y lo hace con el objetivo, también, de seguir sumando clientes para sus comercializadoras de luz y gas.

Repsol Electricidad y Gas, la filial para este negocio de la compañía, ofrece este servicio de instalaciones de autoconsumo a usuarios que se sumen como clientes de su comercializadora eléctrica. La compañía ofrecerá a sus clientes compensar con rebajas en el recibo de luz los excedentes de electricidad que produzcan con las placas solares y que no consuman de manera inmediata, anticipándose a la nueva legislación que ultima el Ministerio para la Transición Ecológica para hacer posible este tipo de compensaciones.

El objetivo de Repsol es sumar clientes de autoconsumo para viviendas familiares y para pequeñas empresas. La compañía ya ha puesto en marcha una ofensiva comercial, y vuelve a tener su red de gasolineras (con 3.350 estaciones de servicios repartidas por España) como uno de los puntos importantes de captación de clientes.

Un millón de clientes de luz y gas

Desde su desembarco en el sector eléctrico, Repsol se ha convertido, con mucho, en la compañía que más crece en los negocios de luz y gas en España. Repsol se estrenó como comercializadora de luz y gas a hogares y empresas en de noviembre de 2018, hace justo un año, tras cerrar la adquisición de gran parte de los activos de Viesgo. Una compra con la que heredó una cartera de 748.000 clientes de luz y gas natural.

Desde entonces esa cifra no ha dejado de crecer. La compañía, que explota este casi recién estrenado negocio a través de su nueva filial Repsol Electricidad y Gas, cuenta ahora con 965.000 clientes. Ha sumado en este año 217.000 nuevos clientes, a razón de casi 600 cada uno de los días (595, en concreto). En los últimos meses, Repsol es la única de las grandes eléctricas que crecen con fuerza en la captación de nuevos clientes, mientras los gigantes del sector pierden usuarios.

La petrolera se ha marcado como objetivo alcanzar los 2,5 millones de clientes de electricidad y de gas en 2025, según la última actualización de su plan estratégico. Una hoja de ruta en el que también se consagraba la entrada de la petrolera en la producción de electricidad a través de energías renovables.

‘Macroplán’ de renovables

Hasta ahora, Repsol se había marcado como objetivo contar con plantas de energías de bajas emisiones con 4.500 megavatios (MW) de potencia en 2025. Pero el grupo acaba de redoblar su ambición en este campo y ha elevado esa meta los 7.500 MW de instalaciones de generación eléctrica de bajas emisiones (entre las que la compañía incluye no sólo las renovables, también las plantas de ciclo combinado de gas), un 66% más.

Repsol cuenta actualmente con 2.952 MW en operación y otros 1.083 MW en desarrollo, y tiene en cartera proyectos futuros por otros 1.600 MW más. En total 5.600 MW en España y un pequeño proyecto en Portugal, y ahora se lanza a seguir creciendo en los próximos años buscando oportunidades de expansión por todo el mundo para “convertirse en un actor internacional relevante en energías renovables”. Repsol está negociando con Forestalia la compra de la mayor cartera de proyectos eólicos de España, con lo que podría sumar de un plumazo 850 MW en una operación que puede rondar los 900 millones de euros.

Repsol acaba también de lanzar un plan de reconversión ecológica total de la compañía para convertirse en una empresa más verde y adaptarse a los objetivos contra el cambio climático. El consejo de administración de la petrolera aprobó la semana pasada, coincidiendo con la apertura de la Cumbre del Clima de Madrid, una nueva estrategia con el objetivo de ser una empresa con cero emisiones netas en 2050 y volcarse en su expansión en las energías renovables.

Una nueva estrategia que va a tener un fortísimo impacto en las cuentas de la compañía de este año. Repsol provisionará 4.800 millones de euros por el deterioro en el valor de sus activos de petróleo y gas natural, lo que provocará que registre unas pérdidas históricas en el ejercicio 2019.

Repsol pretende que esta reconversión integral de la compañía a largo plazo sea ya la base del próximo plan estratégico del grupo de 2021-2025, que presentará en la primera mitad del próximo año. Repsol se plantea nuevas metas de reducción de su indicador de intensidad de carbono sobre la base del año 2016: con un recorte del 10% en 2025, del 20% en 2030 y del 40% en 2040 y avanzar hasta las cero emisiones netas de CO2 en 2050.

La compañía comandada por Josu Jon Imaz augura que con los avances tecnológicos previsibles podrá alcanzar al menos el 70% de reducción de emisiones netas dentro de tres décadas, y al tiempo  se compromete a aplicar tecnologías para elevar esta cifra, incluyendo la captura, utilización y almacenamiento de CO2. Y si no fuera suficiente para cumplir su meta de cero emisiones, la compañía las compensará mediante reforestación y otras soluciones climáticas naturales.

Comentar ()