España | País Vasco

La izquierda abertzale 'rentabiliza' la falta de libertad denunciada por Cs y PP

logo
La izquierda abertzale 'rentabiliza' la falta de libertad denunciada por Cs y PP
Concentración contra la presencia de Ciudadanos en Ugao Miraballes. localidad natal de 'Josu Ternera'.

Concentración contra la presencia de Ciudadanos en Ugao Miraballes. localidad natal de 'Josu Ternera'. Mikel Segovia

Resumen:

En algunos de ellos ni siquiera se presentaban. Cuando acudieron a sus plazas pocos o ningún vecino se sumó al acto electoral. La ausencia respondía en casi todos los casos al temor a significarse en territorio hostil. Los ejemplos han sido varios en este último mes y medio de campañas electorales. Los pueblos vascos y navarros convertidos en plataformas de denuncia de falta de libertad también votaron ayer. Y lo hicieron para reforzar al nacionalismo, a la izquierda abertzale y, en muchos casos, para borrar del mapa institucional la escasa representación de formaciones constitucionalistas en el municipio. Lo que desde el PNV y EH Bildu se calificó de “provocación” por parte de PP, Ciudadanos o incluso Vox por osar a atreverse a celebrar actos “por la libertad” en localidades como Alsasua, Rentería, Ugao-Miravalles o Etxarri Aranatz ha sido electoralmente más rentable para quienes intentaron boicotearlos que para quienes los convocaron, al menos en estas localidades.

Alsasua es sin duda el ejemplo de utilización más relevante de un municipio en los últimos meses. La agresión a dos guardias civiles y sus parejas y la posterior condena a ocho jóvenes se convirtió durante meses en el motor del enfrentamiento entre el nacionalismo y el constitucionalismo en Navarra y Euskadi. En esta batalla entre quienes defendían que fue una “pelea de bar” y quienes llegaron a reclamar que fuera considerado un acto de terrorismo, se han impuesto los primeros. Tras las elecciones de ayer, el alcalde de Geroa Bai, Javier Ollo disfrutará de una mayoría absoluta que no tenía.

En Alsasua, Geroa Bai ha duplicado su representación, con 10 ediles y Bildu como única oposición, con 3

El primer edil, que siempre se posicionó en apoyo de los agresores condenados y que nunca se interesó por los agredidos y sus familias, ha logrado doblar su representación en el consistorio, pasando de cinco a diez concejales. Los 1.405 vecinos que le votaron hace cuatro años fueron ayer un millar más, 2.467. Como única oposición, EH Bildu, que mantiene sus tres ediles. Los hasta ahora dos concejales que ostentaba el Partido Socialista de Navarra han desaparecido.
Tanto Ciudadanos como el PP y Vox secundaron en un acto político celebrado en Alsasua el pasado 4 de diciembre, liderado por Albert Rivera, y que suscitó un gran rechazo por todas las formaciones del Consistorio, incluido el PSN. Desde entonces, la utilización de Alsasua como referente del clima de acoso que se vive en algunos lugares de Navarra ha sido constante. Más recientemente el propio presidente del PP, Pablo Casado, acudió al municipio para denunciar la amenaza a la convivencia.

Etxarri, 10 contra 1

Más recientemente hizo lo propio el PPN con otra localidad navarra, Etxarri Aranatz. En esta ocasión, bajo la marca Navarra Suma –que agrupa a PPN, Cs y UPN-. La diputada de los populares por Navarra, Cayetana Álvarez de Toledo acudió a este municipio para reivindicar la libertad. Lo hizo en una plaza donde, bajo un importante dispositivo de la Guardia Civil, una treintena de antifascistas protagonizó un acto de protesta con insultos y después de haber llenado de estiércol la plaza donde se celebraba.

En Etxarri Aranatz el PP contaba hasta ayer con dos concejales. Ahora la marca NA+ tan sólo ha revalidado uno. La realidad con la que, Manuel Leal tendrá que convertirse en el único edil de la oposición, es que el clima será aún más complicado. La coalición de la izquierda abertzale gobernará con mayoría aún más absoluta, al pasar de 9 a 10 concejales. Lo hará en un municipio en el que el apoyo al colectivo de presos de ETA de la localidad es constante.

Ciudadanos también se desplazó en estas pasadas elecciones municipales a Ugao Miraballes, en Vizcaya. Lo hizo después de que en el pueblo en el que nació José Antonio Urrutikoetxea, alias ‘Josu Ternera’, un grupo de vecino celebrara una concentración de apoyo al ex jefe de ETA y al día siguiente un acto político convocado por Sortu para reclamar su libertad. Horas antes del acto de Ciudadanos, que no se presentaba en este municipio, el Consistorio gobernado por el PNV emitió un comunicado rechazando su celebración y calificándolo de provocación. La formación naranja fue recibida por cientos de vecinos que entre insultos, sirenas y pancartas intentaron boicotear el acto.

En Etxarri Aranatz el único concejal de NA+ será la única oposición de los 10 concejales de EH Bildu

Tanto el PNV como EH Bildu denunciaron lo que consideraron que eran una “provocación” y un intento por vincular a toda la localidad con ‘Josu Ternera’. Ambas formaciones guardaron silencio cuando días antes quienes convocaron actos políticos en apoyo al terrorista fue Sortu.

Ugao Miraballes

En las elecciones del domingo, la izquierda abertzale ha visto cómo su posición, al menos en esta cuestión, lejos de pasarle factura le podría haber beneficiado. La coalición de Arnaldo Otegi cuenta desde el 26 de mayo con un concejal más, cuatro, al haber recabado el voto de algo más de un centenar de nuevos votantes. Es el mismo incremento de apoyos que ha mejorado el PNV, formación que gobierna Ugao Miraballes, pero que sin embargo ha perdido un edil, pasando de ocho a siete.

El cuarto municipio que fue utilizado como símbolo en defensa de la libertad fue Rentería, en Guipúzcoa. Lo hizo Ciudadanos en las últimas elecciones generales. El 14 de abril pasado cientos de personas intentaron boicotear el acto en el que intervinieron Albert Rivera, Maite Pagazaurtundua y Fernando Savater y tras el cual se produjeron momentos de gran tensión, entre forcejeos e insultos. La fiscalía investiga los hechos.

También en esta ocasión la rentabilidad de los mismos cayó de lado de la izquierda abertzale. A tenor de los resultados, EH Bildu en Rentería ha mejorado de modo muy importante sus apoyos, pasando de siete a nueve ediles y un millar más de votos. Si alguna formación ha sufrido durante décadas el acoso de los violentos en Rentería ha sido el PSE, que en estas elecciones también ha sido castigado. Los socialistas de este municipio en el que su Casa del Pueblo fue atacada casi una treintena de veces, pasan de 7 a 6 concejales.