España | Madrid

Inquietud en Ciudadanos por los rumores de un salto de Villacís al equipo de Ayuso

Fuentes del partido advierten de "movimientos tácticos" que tendrían como objetivo un "frente común" de ambas dirigentes de cara a las próximas autonómicas | La vicealcaldesa desmiente la cuestión y habla de "intoxicación" por "envidias" internas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d); y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (i). EUROPA PRESS

Las sacudidas al ya fragmentado tablero político han sido una constante prácticamente desde que comenzó la pandemia, pero los giros estratégicos han sido mucho más pronunciados en el espacio del centroderecha: primero Inés Arrimadas enmendó la estrategia de su antecesor y decidió tomar el desvío de la izquierda; y después, Pablo Casado dio un golpe encima de la mesa y se declaró como única alternativa de «centro» en España. El viraje de ambos líderes ha tenido consecuencias en sus respectivos equipos, y una de ellas ha sido el «acercamiento» generalizado de numerosos cargos del partido liberal a nivel autonómico y municipal a las filas del PP. Algunos, según múltiples fuentes, por la «deriva» de Arrimadas; y otros para salvar su puesto de trabajo ante un eventual hundimiento de Ciudadanos, que ya dan por descontado.

Y dentro de ésta vorágine de planes de fuga, la inquietud y los recelos crecen por momentos dentro del partido naranja por los rumores acerca de la aparición del nombre de la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, en la lista de cargos que estarían maniobrando para dar su salto al PP. Diversas fuentes de Ciudadanos, tanto en el entramado autonómico como en el municipal, apuntan a que la dirigente madrileña estaría tanteando a Isabel Díaz Ayuso para preparar su salto al PP de Madrid no ahora, sino de cara a las próximas elecciones autonómicas.

Es un acercamiento, aseguran fuentes del entorno de Villacís en el Ayuntamiento, que «se lleva totalmente en secreto» porque ahora ella «está completamente centrada en Madrid y en los madrileños» y quedan casi tres años para los próximos comicios siempre y cuando, claro, no haya adelanto electoral. Pero en los planes de la vicealcaldesa entraría ya el de otear el horizonte y «buscar con Ayuso cómo dar el salto al PP».

El objetivo sería el de crear un «frente común» en la Comunidad de Madrid entre Ayuso y Villacís, según comenta otro alto cargo autonómico. «En Ciudadanos no se la fortalece. Está anulada. No tiene visibilidad», comenta esta fuente que aduce la existencia de «conversaciones» y «movimientos tácticos» que ya han comenzado de cara a allanar el camino del desembarco de la dirigente naranja en la Puerta del Sol.

«Los rumores han ido en aumento», comenta en este caso un dirigente de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid que, aunque reconoce inquietud en las filas naranjas por esta cuestión, lo reduce a «ruido» interno más que a una realidad tangible. «Todo el mundo habla. Tienen buena sintonía [Ayuso y Villacís] pero no tiene mucho sentido hablar ahora de esto, porque queda mucho tiempo y en política las cosas cambian mucho de un día para otro», asevera.

Más allá de lo privado, uno de los gestos públicos en que han coincidido todos los dirigentes consultados ocurrió hace unas semanas, cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, intentó buscar alternativas in extremis al estado de alarma que finalmente impuso el Ministerio de Sanidad. Aquel gabinete de crisis reunió en primera instancia a la presidenta madrileña, al vicepresidente, Ignacio Aguado, al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida y a los consejeros de Justicia y Sanidad, Enrique López y Enrique Ruiz Escudero. Y fue Díaz Ayuso quien reclamó la presencia de Villacís, que no había sido convocada a la cita.

Fuentes del entorno de la presidenta de la Comunidad de Madrid también consultadas por este medio aseguran que la relación entre ambas es «magnífica», tienen «muy buena sintonía» y es «mucho mejor» que la que mantiene Ayuso con el compañero de filas de Villacís, Ignacio Aguado. Pero aseguran que no les consta esta maniobra, al menos de momento, aunque no niegan que sí recibirían de buen grado un activo político como el de la actual vicealcaldesa de Madrid. Y es que aún está muy presente en la memoria de los populares madrileños la marcha del ex presidente regional, Ángel Garrido, a las filas de Ciudadanos hace más de un año, un movimiento que Díaz Ayuso no dudó en calificar de «puñalada». «Los que van por los que vienen», ironiza un dirigente del PP madrileño.

Villacís lo desmiente

El Independiente se ha puesto en contacto con la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, quien niega categóricamente la cuestión sobre su salto al PP y vincula estos rumores a «intoxicación» e incluso a «envidias» internas por la «magnífica relación» que mantiene con el alcalde, José Luis Martínez-Almeida. «Ciudadanos es mi proyecto», se reafirma.

Villacís quedó prácticamente arrinconada dentro del entramado orgánico del partido a nivel autonómico, después de que la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, decidiese otorgar el pasado mes de septiembre todo el poder del nuevo comité territorial a Ignacio Aguado, con todas las secretarías ocupadas por afines al vicepresidente y con él mismo de coordinador. Ella, no obstante, asumió un cargo que ya ostentaba, el de coordinadora local, aunque sí consiguió, según adelantó Vozpópuli, que uno de sus hombres de confianza en el Ayuntamiento de Madrid -Mariano Fuentes- pasase a formar parte del órgano del partido.

Fugas en Baleares

Y ese salto al PP que numerosos cargos de Ciudadanos sondean, tal y como adelantó El Independiente este martes, ya cuenta con sus primeros exponentes. Tal y como informó el Diario de Mallorca este miércoles, dos cargos orgánicos de la formación en Baleares han roto su carné naranja y lo han cambiado de uno azul. Se trata del ya ex coordinador de Palma, Pedro Miró; y de Miguel Busquets, quien hasta ahora ocupaba un asiento cercano a Inés Arrimadas dentro del Consejo General de Ciudadanos.

Según informa el mencionado medio, uno de los motivos de las primeras fugas del partido en Baleares al PP de Biel Company ha sido el acercamiento de la formación naranja al PSOE, y no sólo a nivel nacional, sino también a nivel regional con las filas socialistas de Francina Armengol.

El foco también está sobre Andalucía, en que el salto al PP del alcalde de Granada, Luis Salvador, se da casi por descontado en las filas naranjas, «un secreto a voces», según fuentes bien del partido en la región. «Su entorno más cercano mantiene la teoría del voto útil y, llegado el momento, ese partido útil es el PP», comentan.

Mantienen además que la estrategia de Salvador pasa por preparar el terreno junto al vicepresidente de la Junta, Juan Marín para una suerte de Andalucía Suma de cara a las próximas autonómicas, para las que restan apenas dos años. De no conseguirlo, advierten, «se irá al PP» para salvarse de la quema -las encuestas dan hoy en día cero concejales en Granada para Ciudadanos-, aunque podría no ser el único. Tampoco se descarta que el propio Juan Marín siga ese camino. La hipótesis que cobra cada más fuerza es la siguiente: en caso de que Arrimadas no vuelva a confiar en él como candidato para 2022 y Madrid no bendiga una alianza de PP+Cs, el actual vicepresidente buscaría su futuro dentro de los populares con un puesto más tranquilo, como senador por ejemplo, pero aún dentro de la Junta de Andalucía.

Comentar ()