España COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN SOBRE LA 'OPERACIÓN KITCHEN'

El ex 'número dos' de Interior dice que su relación con Villarejo fue "estrictamente profesional"

Francisco Martínez reconoce que comió dos veces con el polémico comisario y niega que el Ministerio del Interior destinara recursos en su etapa para anular pruebas incriminatorias contra el PP

Francisco Martínez Vázquez, minutos antes de comparecer este martes ante la comisión de investigación de 'Kitchen'.

Francisco Martínez Vázquez, minutos antes de comparecer este martes ante la comisión de investigación de 'Kitchen'. EP

El ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez ha asegurado este martes en el Congreso que tuvo una relación «absoluta y estrictamente profesional y policial» con el polémico comisario jubilado José Manuel Villarejo, aunque también ha reconocido que le conoció en un hotel en un encuentro privado y que compartió una comida con sus respectivas esposas en vacaciones.

Al final de su comparecencia ante la comisión ‘Kitchen’ en el Congreso -y tras negar que tal operativo existiera-, Martínez ha dado detalles de aquel primer encuentro con Villarejo, un domingo de marzo o abril de 2012 por encargo de su entonces superior, el ministro Jorge Fernández Díaz. La cita que se llevó a cabo con la mediación de Juan Cotino, que fue director de la Policía con el PP en una etapa anterior.

«No tiene más misterio», ha dicho Martínez ante las preguntas de EH Bildu por aceptar verse con Villarejo cuando era jefe de gabinete del ministro Fernández Díaz, antes de asumir la Secretaría de Estado de Seguridad en 2013. En el encuentro, el polémico comisario se presentó y le habló de una investigación sobre el ático de Ignacio González, entonces vicepresidente de la Comunidad de Madrid.

Martínez -imputado en la pieza separada que investiga la Audiencia Nacional en el marco de la macrocausa Tándem– «imagina» que Villarejo lo que quería era trasladar su malestar debido a que Fernández Díaz había cuestionado la «cobertura legal» de una investigación sobre Ignacio González que, según ha recordado el compareciente, luego fue investigada por presunta mala praxis policial, aunque se archivó sin consecuencias penales.

En su intervención, el que fuera número dos del Ministerio del Interior ha negado que durante su etapa como secretario de Estado de Seguridad «participase o tuviese conocimiento, directo o indirecto, de cualquier forma de utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior con la finalidad de favorecer intereses políticos del PP, perseguir ilícitamente a personas o anular pruebas inculpatorias para este partido en casos de corrupción». Éste es el objeto de la comisión de investigación que se desarrolla en el Congreso.

Comida con Villarejo

Francisco Martínez ha recordado otra comida con Villarejo, en esta ocasión en agosto de 2013, aunque dudando de esta segunda fecha. En respuesta a ERC, en un principio ha calificado como «falso» que participara en comidas familiares con el comisario jubilado, asegurando que no es verdad lo dicho por la mujer del policía ya jubilado de que le «le daban de comer» o conocía sus «platos favoritos».

«En una ocasión», ha añadido a continuación tras una pausa, «estando yo de vacaciones en Marbella y él en Estepona me invita a comer con mi familia». «Fui a esa comida, que fue normal, no he tenido ninguna otra relación familiar. Me han llamado de medios con el rumor de que yo veraneaba en casa de Villarejo y me da hasta risa. Estoy deseando que lo publique alguien para poder querellarme, no me produce ni indignación, me produce risa», ha comentado.

Martínez también ha negado su relación con el informe que validó las actividades privadas de este polémico comisario y que defendió públicamente Fernández Díaz. Además, ha desvelado que sí tiene constancia -aunque no por escrito- de que existen otros mandos que disfrutaban de un estatus parecido al de Villarejo dentro de la Policía.

Martínez niega que Interior destinara en su etapa recursos para anular pruebas incriminatorias contra el PP

En este sentido, ha señalado que no hay «ninguna razón» para relacionar la detención de Villarejo en 2017 con los documentos o investigaciones incipientes que afectaban a la Casa del Rey. También ha desmentido que en su condición de alto cargo en Interior actuara como «intermediario» del PP para contactar con el cabecilla de la ‘Gürtel’, Francisco Correa.

A preguntas del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, el que fuera número dos en el Ministerio del Interior en la época de Jorge Fernández Díaz ha recordado que en su etapa como jefe de gabinete y luego como secretario de Estado (enero de 2013 y noviembre de 2016) «habló con muchos comisarios» de la Policía, algo que «nunca ha negado». «Mi relación era absoluta y estrictamente profesional y policial», ha dicho en referencia a Villarejo.

También ha añadido que fue este mando policial el que pidió la cita para hablar con él, algo que aceptó. «Nunca me negué a recibir a ningún comisario», ha comentado. «Tampoco tengo conciencia de que se tuerza nada», ha añadido sobre la relación con Villarejo y su salida del Ministerio del Interior tras la llegada al mismo de Juan Ignacio Zoido, en el segundo Gobierno de Mariano Rajoy.

Otra de las cuestiones que ha contestado, a preguntas de Vox, ha sido sobre su reunión con el compañero de celda de Villarejo, aunque subrayando que de esto se estaba haciendo una «especulación bastante imaginativa». De esto ha preferido no dar detalles porque es una cuestión sobre la que tiene aún que declarar en sede judicial, si bien ha dicho que sí es cierto que se vio durante una hora con esta persona, «que se presentó como abogado», y que fue en un sitio público, sin abordar nada «morboso o escabroso».

Despachaba con Sáenz de Santamaría

Martínez ha evitado hablar del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y sí ha reconocido que despachaba habitualmente con la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría y su jefa de gabinete, pero en la condición de su cargo público y no por la «inexistente Operación Kitchen«.

Además, ha pedido respeto para la presunción de inocencia y se ha desligado de cualquier procedimiento ilegal -«a mí no me consta»- como la entrada en un estudio privado de Rosalía Iglesias, la mujer de Luis Bárcenas, reconocida por el comisario Enrique García Castaño, otro de los mandos que ya estaban en la cúpula de la Policía y que el PP no promocionó, como ocurrió con Villarejo o Carlos Salamanca, según ha recordado Francisco Martínez.

El compareciente ha dicho que no tiene explicación a por qué tantos mandos bajo su supervisión le señalan en ‘Kitchen’ y ha dicho que otros luego han negado esto ante el juez. De ahí que desee que sea el instructor el que decida, subrayando que por ahora se le imputan unos delitos dentro de una pieza, no de forma individualizada.

Este martes también ha pasado por la comisión de investigación Jorge Sanchís Bordetas, jefe del gabinete de la Secretaría de Estado de Seguridad con Francisco Martínez. El compareciente ha asegurado que «en ningún momento oyó hablar sobre ‘Kitchen» ni conoció al comisario jubilado José Manuel Villarejo. También ha reconocido que «una vez» autorizó fondos reservados, pero sin conocer el destino final de aquella asignación al no constar en el sistema.

Comentar ()