España

La mayoría del Grupo avala al portavoz adjunto y rechaza su destitución tras la refundación

Vázquez debatirá con los diputados de Cs si mantiene a Bal como 'dos' en el Congreso

La nueva cúpula declina la decisión al nuevo secretario general, que es favorable a la continuidad de Bal para cerrar heridas y centrar al partido en la precampaña electoral de cara a mayo | En la primera quincena de febrero se harán primarias regionales

El secretario general de Cs, Adrián Vázquez, conversa con Patricia Guasp, portavoz política, durante la primera reunión del nuevo Comité Permanente EP

En las próximas horas el nuevo secretario general de Ciudadanos, el eurodiputado Adrián Vázquez, mantendrá una reunión individual con cada uno de los siete diputados -sin contar a Edmundo Bal e Inés Arrimadas– que componen el grupo naranja en el Congreso de los Diputados. Será entre este martes y mañana miércoles. En ellas, quiere debatir la continuidad del actual portavoz adjunto en el cumplimiento de sus funciones, su relego a otra responsabilidad, o cualquier otra modificación que considere oportuna una vez se ha completado la refundación del partido. No ha trascendido el lugar en el que transcurrirá la cita, pero todo apunta que será en la sede nacional del partido, en Ventas; donde Vázquez ya controla toda la fontanería de la marca junto a su ‘segundo’, el concejal de Medio Ambiente madrileño y vicesecretario general Mariano Fuentes. La decisión definitiva sobre el futuro de Bal, incierto tras su fallido intento de acceder al mando del partido en primarias y por su férrea oposición a Arrimadas, la tomará el propio líder orgánico y la comunicará al Comité Permanente en la reunión del próximo lunes.

Son dos los motivos que, a priori, llevan a Vázquez a querer concluir cuanto antes el último fleco suelto previo a la VI Asamblea General desarrollada este fin de semana en Madrid. Por un lado, está la necesidad de afianzar a Bal o desplazarlo por otro rostro que haga tándem con Arrimadas, que sí conserva su papel parlamentario como portavoz, dado que a la vuelta de la esquina, a principios de febrero, se reanuda el ciclo de sesiones en las Cortes con una apretada agenda legislativa por delante. Y se requiere tener al equipo en plenas capacidades para trabajar. Aunque es más que probable que, fuera de ese calendario, en la última semana de enero, la Mesa, a petición del Gobierno, convoque a pleno para dar salida a la ley de Vivienda y a la reforma de la ley de Seguridad Ciudadana. Por otro lado, está el interés de los liberales por centrarse en las labores de campaña y estrategia, a falta de cinco meses para las elecciones locales y autonómicas. Algo que, como ha definido este lunes la líder política Patricia Guasp tras el primer encuentro del nuevo núcleo duro del partido, es «el gran reto» de Cs.

De manera previa al cónclave de los de centro, que han adherido a sus estatutos la autodefinición de «progresistas», Arrimadas ya protagonizó distintas citas de presentación de candidatos a las municipales, caso de Andalucía, la Comunidad Valenciana o las Islas Baleares. Esos, se mantendrán. Pero faltaba por dar a conocer a los mandatarios autonómicos que pugnarán por mantener la representación de las siglas a nivel autonómico. Este acontecimiento comenzará su trámite inmediatamente después de tomar cualquier decisión en el seno parlamentario, en la primera quincena de febrero. Cs convocará primarias en el ámbito regional, lo que competerá a doce comunidades y las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Quedan fuera Castilla y León y Andalucía, que el año pasado adelantaron elecciones; y Galicia, País Vasco y Cataluña, que las celebraron entre 2020 y 2021.

Mantener a Bal como broche de la integración

Al cierre de esta edición, fuentes del núcleo duro de Bal en las Cortes trasladaban a El Independiente que aún no habían recibido ninguna convocatoria para encontrarse con Vázquez y abordar la cuestión del Grupo. «No se han puesto en contacto con nosotros para nada de eso», concretaban. Pero en general, en el grupo comparten que la mejor muestra de integración posible es que «Edmundo continúe como hasta ahora». Según ha podido saber este periódico, el secretario general acudirá a las citas con sus diputados con un propósito conciliador para no tensar más la cuerda. Y es que ha sido en la cámara baja, donde se han iniciado las diferencias entre Arrimadas y Bal, que llevaron a la incapacidad de acordar una lista única de unidad.

El Comité Permanente de Cs deja en manos de Vázquez la decisión de mantener a Bal, con la negativa interna de Guasp y externa de Arrimadas y Villacís

Las intenciones afables de Vázquez también estaría fundamentadas en las concesiones del abogado del Estado y los suyos durante la votación de los nuevos estatutos, apoyando la enmienda al artículo 71. Todo ello, tras una negociación entre el aspirante a secretario general de Bal, Santiago Saura, y él. Inicialmente, este epígrafe del borrador estatutario obligaba a Vázquez a renunciar a su cargo de eurodiputado por incompatibilidad con sus competencias orgánicas. No obstante, esto se ha limitado exclusivamente a la presidencia del gobierno. Tampoco podrá presentarse a las generales, de abandonar el cargo, en los nueve meses siguientes. Y es que esta acción que beneficia al representante de Renovar Europa en la Eurocámara, también ha sido compensada con un tercio de los miembros del Consejo General.

Dentro del partido, la posición contraria a exonerar a Bal tras un mes de acusaciones la encabeza la propia Arrimadas, que se vería obligada a compartir la escena con él; con quien hasta hace nada consideraba su «amigo y mano derecha». Con ella está la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, pero, además, la nueva líder política Guasp, que se ha sentido atacada por Bal durante la campaña e infravalorada, al poner su competidor a Arrimadas en el foco constantemente. La incógnita es si Guillermo Díaz, nuevo viceportavoz nacional -puesto que compagina con el parlamentario catalán Nacho Martín- y fiel a Arrimadas, estaría dispuesto a ceder como muestra de confianza a Vázquez o insistirá en su negativa a la continuidad del onubense. Él sería la elección preferida de Arrimadas para suplir a Bal y el relevo más ‘natural’ dada la nueva estructura.

Vázquez quiere «revolucionarlo todo» y establecer el partido bajo sus preferencias, por lo que rechaza dejarse guiar por Arrimadas. Además, hay un mecanismo que Vázquez contempla y del que han advertido desde el círculo parlamentario los apoyos de Bal: «Podemos destituir a Arrimadas con un documento escrito y firmado, y pidiéndolo a la Mesa del Congreso». Es algo que ya han detallado en varias ocasiones, aunque solo se pondría en práctica si los parlamentarios se sienten agraviados y víctimas de represalias. De producirse eso, Arrimadas podría perder su puesto y quedar reducida a diputada rasa. Eso solo generaría más asperezas internas y dificultaría la agenda propositiva y parlamentaria, que, a fin de cuentas, es el mejor escaparate para las generales.

El nuevo logo «no está inspirado en la UCD»

Tras la presentación de la nueva imagen corporativa, hay división de opiniones entre militancia y público en general. Desde a los que les parece un retroceso y la antítesis de la comunicación política actual, y a los que les evoca un toque de modernidad; que resume bien los principios establecidos por el grupo: unidad, con el semicírculo compuesto por líneas equidistantes, y notoriedad, con el uso de mayúsculas. Fuentes de la dirección trasladan a este medio que era necesario renunciar parcialmente al blanco, «un color con el que llevábamos desde 2006», pero que el resto de colores fueron una propuesta de la empresa gráfica contratada. «No está inspirado en la UCD» de Adolfo Suárez, aseguran, aludiendo a que el verde empleado no es el mismo.

Primer choque Guasp-Bal por la protesta en Cibeles

Este lunes, y preguntada por la manifestación convocada para este sábado en la Plaza de Cibeles por diversas plataformas en defensa de la Constitución, Guasp afirmaba que habría representación de Cs. Aunque, con todo, ni ella ni Adrián Vázquez acudirán. En ese acto estarán presentes personalidades del Partido Popular (PP) y de Vox, a quien la balear ha reprochado el querer «sacar temas ya superados» e interferir en las decisiones personales de las mujeres, por su intención, fomentada por el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, de querer instaurar un protocolo de prevención del aborto.

«Cs no tiene que estar, no debemos estar. Desde luego, yo no voy a ir, lo digo así de claro», ha asegurado Bal en una entrevista posterior a la rueda de prensa de su partido, en RNE. «Hemos planteado que tenemos que tener un espacio propio, ser un partido autónomo y completamente diferenciado del PP. Siempre hemos manifestado que somos el dique de contención contra los populismos y contra el nacionalismo. Ni Podemos ni Vox. No iríamos a una manifestación convocada por Podemos y no vamos a ir a una convocada por Vox. Eso es lo que debe suceder», ha opinado Bal.

Te puede interesar

Comentar ()