El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha reclamado a la Federación Española de Baloncesto (FEB) la devolución de 336.801,06 euros correspondientes a dos ayudas para proyectos de cooperación internacional al considerar que no están debidamente justificadas. La mayor cuantía corresponde a la subvención finalista para el desarrollo de un centro educativo-deportivo en Senegal (Dakar) y que se desvió en parte para la compra de canastas que se enviaron al Congo en el marco de la nacionalización de Ibaka.

Según detalla el informe de auditoría correspondiente a las cuentas de 2016, al que ha tenido acceso El Independiente, la FEB conoció el pasado 11 de abril la resolución del presidente del CSD (José Ramón Lete) por la que le solicitaban el reintegro de la mitad de dos ayudas que le había concedido seis años antes por importe total de 676.690 euros. En la convocatoria para el fomento y fortalecimiento de políticas transversales en materia deportiva de 2010, el organismo estatal -presidido por el socialista Jaime Lissavetzky- otorgó una subvención de 567.840 euros a la Federación de Baloncesto -entonces bajo la presidencia de José Luis Sáez, investigado por la posible comisión de siete delitos– para el proyecto de ‘Casa España’ en Senegal y otra de 108.850 euros para el programa ‘Unidos por el baloncesto en Marruecos’.

Publicación en el BOE de las dos subvenciones concedidas por el Consejo Superior de Deportes (CSD) a la Federación Española de Baloncesto (FEB).

Publicación en el BOE de las dos subvenciones concedidas por el Consejo Superior de Deportes (CSD) a la Federación Española de Baloncesto (FEB).

Fuentes del CSD confirmaron a este diario que se pidió a la Federación una subsanación de la justificación al considerarse insuficiente y que, al no ser tampoco satisfactorias las explicaciones adicionales, se acordó el pasado 31 de marzo -cuatro meses después de la llegada de Lete al puesto- el inicio de un expediente de reintegro que no se ha resuelto aún en vía administrativa. La FEB ha formulado alegaciones sobre las que el organismo estatal no se ha pronunciado todavía.

La reclamación formal del dinero se producía semanas después de que el juez que ha imputado al ex presidente de la FEB indicara en un auto -fechado el 22 de febrero pasado- que estaba pendiente de «justificación e inversión» las cantidades entregadas por el Gobierno «para su desarrollo en Senegal». De momento, ha dado prioridad en la instrucción a aclarar el destino de los fondos obtenidos con motivo de la celebración de la Copa del Mundo 2014.

Detalle del auto en el que el juez confirma que investigará las ayudas para Senegal.

Detalle del auto de 22 de febrero de 2017 en el que el juez que ha imputado a Sáez confirma que investigará las ayudas para Senegal.

Igualmente, la firma del expediente de reintegro tuvo lugar días antes de que Fernando Puig de la Bellacasa abandonara la subdirección general de Deporte Profesional y Control Financiero del CSD, cargo que ocupaba desde enero de 2012 y en el que le ha sustituido Lucía Muñoz-Repiso. Las fuentes del máximo organismo de gestión del deporte español desvincularon la salida del directivo con la revisión de las ayudas a la FEB y señalaron que fue Puig de la Bellacasa quien solicitó su marcha para incorporarse como consejero de Educación en la Embajada de España en París, como ya informó este diario. «No hubo destitución», insistieron.

La FEB cargó a la ayuda finalista de Senegal la compra de canastas para el Congo por la nacionalización de Ibaka

La petición de devolución del dinero se produce más de un año después de que El Mundo desvelara que la FEB había desviado fondos de la subvención para el proyecto de Senegal a otros fines ajenos. Entre los gastos que se imputaron a esa ayuda finalista figura un lote de canastas -con un coste de 5.344,42 euros más IVA- que se envió a finales de 2011 a la República del Congo camuflada como «material fungible de educación física/baloncesto para centros escolares de Dakar». La factura, emitida por el proveedor Mondo, está fechada el 13 de diciembre de 2011.

El envío se producía meses después del acuerdo firmado por la FEB y la Federación Congoleña de Baloncesto el 30 de mayo de 2011 en Brazzaville -la capital del país africano- por el que la entidad deportiva española se comprometía a suministrar material deportivo e informático y a formar a entrenadores. El 15 de julio de ese año, el Consejo de Ministros acordó otorgarle la nacionalidad española por carta de naturaleza al ala-pívot Serge Jonas Ibaka Ngobila, hoy en Toronto Raptors tras haber defendido en las últimas temporadas las camisetas de Orlando Magic y Oklahoma.

La Federación Española de Baloncesto también cargó a esta ayuda las nóminas de empleados sin relación alguna con los proyectos subvencionados y una donación realizada a Madagascar en vísperas de que este país albergase el Afrobasket 2011. El lote estaba compuesto por pavimento polideportivo, equipamiento y aparatos electrónicos y estaba valorado en 51.476,36 euros (IVA excluido), más otros 6.500 euros del transporte en barco.

La petición de reintegro se formalizó semanas después de que el juez del ‘caso FEB’ indicara que investigaría esta ayuda

La del CSD no fue la única ayuda que recibió la entidad deportiva que presidía por Sáez para sufragar el proyecto social de Dakar. También apoyó este proyecto la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) -dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores- y el Cabildo Insular de Gran Canaria, aportando entre ambas instituciones unos 260.000 euros.

De no ser atendidas sus alegaciones, la FEB tendría que desembolsar una significativa suma de dinero en un momento en el que trata de cuadrar sus cuentas tras perder 5.912.858 euros en los dos últimos ejercicios, lo que le ha obligado a negociar con el CSD un plan de saneamiento actualmente en ejecución. Según aprobó la asamblea el pasado sábado, la Federación tendrá este año un presupuesto de 15.055.473 euros, un 22,8% menos que el de 2016.

Demanda por impago de 937.631 euros

No es la única incertidumbre económica a la que se encuentra el equipo directivo que dirige Jorge Garbajosa. La multinacional Dentsu Aegis Network demandó a la FEB el pasado 31 de marzo por impago de 937.631,64 euros. A través de su división Carat Sponsorship, el grupo Dentsu fue la empresa contratada por la FEB para la captación de patrocinadores con motivo de la celebración de la Copa del Mundo en 2014.

Entre los imputados en el caso FEB figura Jesús García, director de servicios especializados de Dentsu Aegis Network. La investigación que dirige el Juzgado de Instrucción 36 de Madrid  trata de determinar por qué José Luis Sáez, «de forma unilateral y sin justificación alguna», elevó del 10 al 12% la comisión que en enero de 2011 pactó con Aegis Media Iberia por su labor de comercialización de activos vinculados a acontecimientos de excepcional interés público -el Mundial 2014- a través de su división Carat Sponsorschip. Fue en una adenda al contrato inicial firmada en marzo de 2012 en la que se añadió una nueva cláusula por la que se le confiaba el encargo «en régimen de exclusividad».