Política

El PSOE cierra filas con su polémico discurso contra la prisión permanente

La bancada socialista aplaude al diputado gaditano Juan Carlos Campo tras su defensa de la derogación de la prisión permanente revisable en el Congreso en marzo de 2018. EFE

El PSOE y el PP debatieron ayer a la misma altura política sobre la prisión permanente revisable. En una sesión que abochornó a buena parte del hemiciclo, los diputados José Antonio Bermúdez de Castro (PP) y Juan Carlos Campo (PSOE) se lanzaron a la cabeza la memoria de víctimas de crímenes tan recientes como el de Diana Quer o el de Gabriel Cruz. Con familiares de casos de gran impacto social en la tribuna de invitados, los dos grandes partidos agitaron un debate que el resto de grupos había intentado calmar y llevar al terreno de los argumentos, no de las emociones.

«Somos representantes de la sociedad española y la sociedad española nos está reclamando», dijo. «¿Se imaginan alguno de ustedes que esa desgracia nos hubiera ocurrido a alguno de nosotros?» «¿Creen que el 80% de los españoles están equivocados?». «No me contesten solo a mí, al PP, miren arriba a la tribuna y convénzanles a ellos», espetó el diputado popular, que puso en pié a su bancada aplaudiendo hacia Juan Carlos Quer, Antonio del Castillo, Juan José Cortés, María del Mar Bermúdez, madre de Sandra Palo, y familiares de Yéremi Vargas.

«Hace unos días oía las declaraciones del portavoz del principal partido en la oposición (sic) en la capilla ardiente del pequeño. Sentí vergüenza, bochorno y sonrojo. Vi cómo el ministro de Interior era capaz de mancillar un gesto maravilloso de la madre, habiéndole regalado una bufanda, para colarse con ella en la catedral donde se estaban realizando las obras fúnebres por el pequeño. Señorías, esa no es la sociedad que quiero para mis hijas. No es la sociedad que deberíamos querer», respondió el diputado socialista, que se presentó como juez durante 30 años y padre de dos hijas.

«Sin prisión permanente revisable vencimos a ETA y con prisión permanente revisable hemos tenido la muerte de Gabriel», concluyó su intervención. Las palabras del socialista indignaron a la bancada popular, que se levantó al grito de sinvergüenza, provocando la advertencia de la presidenta de la Cámara de suspender el pleno. Por alusiones, el portavoz del PP, Rafael Hernando tomó la palabra: «Hice esas declaraciones en el mismo sitio y en el mismo lugar que la señora Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, tan sólo diez minutos después», puntualizó, calificando de vergonzosa la actuación de Campo y aumentando el follón. También por alusiones salió en defensa de Díaz la portavoz del PSOE, Margarita Robles. «No es aceptable que la ataquen», reprochó.

La bronca política entre PP y PSOE mientras la Guardia Civil ofrecía una rueda de prensa sobre el caso de Gabriel Cruz causó un bochorno general en el Congreso de los Diputados. Pero lejos de avergonzarse por ese espectáculo, los socialistas defienden a capa y espada el discurso de Juan Carlos Campo y cierran filas en torno a él. Desde la cúpula del partido al sector ‘susanista’ al que pertenece el diputado, todo el PSOE considera acertada su controvertida intervención.

«Era un debate endiablado, no había salida», explican en la dirección del grupo parlamentario, que insisten en que  el mensaje consistía en dejar claro que el PSOE «está con las víctimas» y evitar su patrimonialización por parte del PP. Aunque admiten que el discurso de Campo «ha sido muy duro», consideran que la actitud «deshonesta» del PP para «utilizar electoralmente» estos crímenes justificaban el tono del diputado socialista.

«Lo ocurrido en este debate al PSOE le produce un gran sonrojo, nadie tiene derecho a patrimonializar el dolor de las víctimas», lamentó la portavoz socialista, Margarita Robles, que acusó al PP y a C´s de haber escrito «una página negra del parlamentarismo español». A su juicio, «no hubiera sido necesario celebrar» este debate en un momento de dolor, porque en ningún caso se iba a derogar ese día la normativa, ya que se trataba simplemente de continuar con la tramitación de la propuesta que pide su derogación.

En la misma línea se expresó el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos,que acusó a PP y Ciudadanos de «usurpar» el dolor de las víctimas, un sufrimiento «que no les es propio». Según Ábalos, «ésta no era la semana» para mantener un debate político «serio», sino que eran momentos de «duelo» y para «estar al lado de las víctimas». En este sentido, ha afeado a PP y Ciudadanos que hayan forzado la celebración del debate, cuando llevaban meses colaborando con otras fuerzas políticas para postergar la discusión sobre la iniciativa legislativa del PNV que busca derogar la pena máxima.

El PSOE, que en 2015 recurrió ante el Tribunal Constitucional la prisión permanente revisable, instaurada por el PP con su mayoría absoluta, votó en octubre pasado a favor de tramitar la iniciativa del PNV para derogar esa pena. Pero luego colaboró con otras fuerzas, el PP entre ellas, para postergar el debate solicitando sucesivas prórrogas para la presentación de enmiendas con el fin de dar tiempo a que el TC se pronunciara sobre su recurso, que aún está pendiente.

Comentar ()