Política

Errejón intenta pactar la campaña con Gabilondo para descabalgar a Cifuentes

Su idea es coordinar los mensajes para impedir fuga de votos a Ciudadanos y la desmovilización de la izquierda en Madrid

El candidato a la Comunidad de Madrid por Podemos, Íñigo Errejón

El candidato a la Comunidad de Madrid por Podemos, Íñigo Errejón EFE

No se trata de un pacto preelectoral pero se le parece mucho. Tampoco de presentar listas conjuntas o de compartir mítines, pero a todos los efectos viene a ser algo así. Porque la idea del más que seguro cabeza de lista de Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón (con permiso de las primarias), es diseñar una campaña conjunta con el candidato socialista, Ángel Gabilondo, al objeto de llegar a todos los sectores de la izquierda y sumar los diputados suficientes en la Asamblea regional para poder descabalgar a la actual presidenta, Cristina Cifuentes.

Desde los sectores de la izquierda más radical, que tienen en Podemos un referente, a los más identificados con la socialdemocracia tradicional y el centro-izquierda, hay un enorme espectro de edades, niveles socioeconómicos, formación y orígenes. No se trata tanto de competir como de complementarse, aunque no deja de tener su importancia cuál de las dos fuerzas resulta hegemónica sobre la otra.

El PSOE  niega reuniones aunque desde Podemos aseguran que ya se ha hablado de «futuras alianzas»

Lo cierto  es que Errejón  puede resultar muy atractivo para un sector importante de voto socialista que ve en el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos a un candidato más moderado y preparado que otros compañeros suyos de formación, empezando por el propio Pablo Iglesias. Es el que más daño puede hacer a Gabilondo, por eso  no  se trata tanto de arrebatarle votos como de alcanzar juntos, al menos, los 65 escaños de la mayoría absoluta. ¿Imposible? Ni mucho menos, porque actualmente suman 64 escaños (37 de PSOE y 27 de Podemos) frente a los 65 de populares (48) y Ciudadanos (17).

El mayor riesgo lo constituye ahora el más que previsible crecimiento de la formación de Albert Rivera, que si bien se nutre principalmente de voto popular, también puede restar apoyos al PSOE y hacerle el sorpasso a Podemos en la misma línea que marcan los sondeos con intención de voto a nivel nacional.

Coordinar mensajes

De ahí que Errejón haya hecho de la necesidad virtud, esto es, de su defenestración una oportunidad política, para pelear con Gabilondo, y no contra él, por alcanzar una parcela de poder nada desdeñable como es la Comunidad de Madrid. Con una campaña electoral coordinada de mensajes y de propuestas, que impida por la derecha la fuga de votos a Ciudadanos, y por la izquierda la temida desmovilización, cree llegada una oportunidad de oro para arrebatar al PP uno de sus principales bastiones de un poder territorial muy mermado.

Gabilondo tiene con Errejón una «fantástica» relación personal y también con su gente en la Asamblea

Desde el PSOE aseguran que, de momento, «no ha habido reuniones formales ni informales» para hablar de presentes o futuras colaboraciones, «aunque es indudable que las tendrá que haber», admiten fuentes del entorno del más que previsible candidato socialista, que también tendrá que convocar primarias a la vuelta del verano. Entienden que la imposibilidad de que ninguna formación obtenga mayoría absoluta obliga a ese diálogo «pero todavía no ha habido nada», insisten.

Errejón y Rivera, en las Fallas en el balcón del Ayuntamiento de Valencia.

Errejón y Rivera, en las Fallas en el balcón del Ayuntamiento de Valencia. EFE

A favor de esta fórmula de colaboración abunda el hecho de que Gabilondo y Errejón «tienen una buena relación» que en Podemos califican de «fantástica». Y aunque los socialistas niegan que se hayan producido contactos, desde el entorno errejonista aseguran que ya se ha hablado «de futuras alianzas». Los socialistas no esconden que «tenemos muy buena relación con su gente en la Asamblea de Madrid», representada por otro defenestrado, José Manuel López, en contraposición con el equipo de Ramón Espinar.

Ambos coincidieron el pasado viernes en el ayuntamiento de Valencia con motivo de la mascletá

La última ocasión en que Errejón y Gabilondo han coincidido fue el pasado viernes 16 en el ayuntamiento de Valencia, donde invitados por el alcalde, Joan Ribó, asistieron a la tradicional mascletá con la que arrancan las Fallas.  Los tres, junto a Albert Rivera y el presidente de la Comunidad, Ximo Puig, mantuvieron una reunión antes de salir al icónico balcón valenciano que tantas imágenes cosechó de Mariano Rajoy, Rita Barberá y Francisco Camps.

Las escaramuzas de PSOE y Podemos para intentar arrebatar al PP el poco poder territorial que le queda o consolidar el ya existente, como la alcaldía de Madrid, llevó recientemente al líder del PSM, José Manuel Franco, a proponer una candidatura conjunta de la izquierda, que fue desautorizada como «mera ocurrencia» por la secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Federal, Carmen Calvo, defensora de que los socialistas acudan a los comicios locales y autonómicos del 27 de mayo con sus propias siglas.

Comparecencia de Cifuentes

Por su parte, este martes Íñigo Errejón tendrá ocasión de medirse cara a cara con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Cifuentes acude a la comisión parlamentaria que investiga la financiación del PP, donde Errejón la interpelará en nombre de Unidos Podemos.

La presencia de la presidenta autonómica responde a las declaraciones que en sede judicial realizó el supuesto cabecilla de la Púnica, Francisco Granados, al señalarla como conocedora de la presunta financiación ilegal del PP por su «relación personal» con Ignacio González, insinuaciones que le han valido una querella de la aludida y circunstancia que el dirigente de Podemos usará para arrancar su precampaña.

Comentar ()