Política PODEMOS

Errejón pide un pacto a Espinar y a Ruiz-Huerta para zanjar la crisis de Bescansa

Iñigo Errejón pisa el acelerador de los acuerdos para su candidatura en la Comunidad de Madrid: concurrir en solitario podría llevarle al desastre

Íñigo Errejón.

Iñigo Errejón quiere salvar los muebles en su candidatura a la Comunidad de Madrid. El «error» de la cofundadora de Podemos, Carolina Bescansa, publicando un documento que contemplaba derrocar a Pablo Iglesias, supuso un terremoto en la formación y ha arruinado las posibilidades de éxito de Errejón para ser el candidato en la capital. El ex número dos del partido trató de fijar un cordón sanitario con la propuesta de Bescansa, a la que criticó duramente, señalando que «no rema para la unidad», que es «inapropiada», «fuera de lugar» e «inasumible». Sin embargo, la desconfianza está ya instalada en la sede de Princesa 2. Los tiempos se han vuelto en contra de Errejón, que trata de acelerar un acuerdo para su candidatura  y  ha llamado para ello al secretario general madrileño de Podemos, Ramón Espinar, y a Lorena Ruiz-Huerta, de anticapitalistas, para cerrar ya una lista de unidad para las primarias que designarán candidato.

El desafortunado episodio de Bescansa supone todo un escollo para el acuerdo con el sector oficialista. Errejón, que hace unos días se mostraba fuerte en la negociación y amagaba con no presentarse en caso de que no se cumplieran sus exigencias, se encuentra ahora en una posición débil. Si hace unas horas la opción de una candidatura de Errejón era factible, ahora esta posibilidad le llevaría directo al desastre. El dirigente necesita un salvavidas y la única manera de conseguirlo, paradógicamente, es tener el favor del sector pablista.

Si no llegara a un acuerdo y se enfrentara a este sector en primarias tras los últimos acontecimientos, es muy probable que se viera derrotado en el proceso interno, donde por primera vez solo votarán los militantes de carné, aquellos más radicalizados y afines a las tesis de Iglesias. El desgaste que ha supuesto el documento de Bescansa le sitúa en una posición muy frágil a ojos de sus propias bases, donde renacen las acusaciones de deslealtad que ya surgieron hace 14 meses en la Asamblea de Vistalegre II.

Ante el revés de Bescansa, Errejón trata ahora de tejer lazos con el resto de dirigentes de Podemos Madrid para asegurar su candidatura. En caso de que no haya un acuerdo, su carrera electoral se vería seriamente amenazada. No está en posición de competir con otros dirigentes de su partido y quiere asegurar su proyecto y su lista cuanto antes. El plazo para presentar las candidaturas termina en la medianoche de este viernes y Errejón ha dejado a un lado sus exigencias para priorizar la unidad y ganar enteros en el escaparate del partido. El candidato quiere hacer de la necesidad virtud y desde su entorno señalan que será «generoso» en el proceso «para acabar con los conflictos de estos días y salir fortalecidos de esto».

«Si hace unos días era necesario, hoy es urgente», señalaba el dirigente en las redes sociales. «Podemos sacar al PP de la puerta del SOl y construir un gobierno para todos los madrileños». «Por eso he propuesta un acuerdo para una lista de unidad a Ramón Espinar y a Lorena Ruiz-Huerta. Nos tendrán en común».

Comentar ()