Política

La ministra Delgado se juega su prestigio en el Congreso tras el escándalo de la grabación

La titular de Justicia, que permanece callada desde hace dos semanas, acude al Parlamento este miércoles para dar explicaciones sobre su relación con Villarejo / La cita se produce 24 horas después de que la oposición pidiera su destitución

logo
La ministra Delgado se juega su prestigio en el Congreso tras el escándalo de la grabación
Dolores Delgado, durante una comparecencia en el Senado.

Dolores Delgado, durante una comparecencia en el Senado. EP

Resumen:

La titular de Justicia, que permanece callada desde hace dos semanas, acude al Parlamento este miércoles para dar explicaciones sobre su relación con Villarejo.

Delgado ha ido acompasando su versión de los hechos a las revelaciones periodísticas: de no haber tenido “relación de ningún tipo” pasó a reconocer que habían coincidido “en tres ocasiones” en presencia de otros jueces y fiscales.

Los diputados le preguntarán con seguridad a la ministra si denunció los hechos presuntamente delictivos que el controvertido policía relató en aquella comida, celebrada el 23 de octubre de 2009 en el restaurante Rianxo de Madrid.

La comparecencia parlamentaria se produce 24 horas después de que la oposición, con la abstención de Podemos, haya pedido en el Congreso la destitución o cese de Delgado.

Después de dos semanas de silencio, Dolores Delgado tiene en la tarde de este miércoles una importante cita en el Congreso de los Diputados. La ministra de Justicia comparece ante la comisión de Justicia para dar explicaciones después de que se difundiera la grabación de la conversación mantenida el 23 de octubre de 2009 durante un almuerzo al que asistió junto al entonces juez Baltasar Garzón, el comisario ya jubilado José Manuel Villarejo y cuatro mandos policiales más (Miguel Ángel Fernández Chico, Enrique García Castaño El Gordo, Miguel Valverde y Gabriel Fuentes).

Delgado llega a la cita reprobada y con su prestigio político y judicial muy cuestionado tras haber ido acompasando su versión de los hechos a las revelaciones periodísticas y por el contenido de lo hablado en dicho ágape, con el que los comensales celebraban la concesión al antiguo agente encubierto -en prisión preventiva desde el pasado 5 de noviembre- de una medalla pensionada. De momento, la titular de Justicia se mantiene en el cargo pese a la demanda de la oposición -Podemos, socio de investidura de Pedro Sánchez, se ha abstenido este martes- para que cese o sea destituida, evitando así convertirse en el tercer miembro del gabinete de Pedro Sánchez obligado a renunciar.

Dolores Delgado tiene una dura prueba de fuego este miércoles en la Cámara Baja, la cita parlamentaria más trascendente desde que Sánchez la eligió para asumir la cartera de Justicia. A la espera de las explicaciones que ofrezca, El Independiente resume las cuestiones clave que marcarán la comparecencia.

  • ¿Tenía relación Delgado con Villarejo? Ésta es una de las preguntas que con seguridad le lanzarán los diputados. Cuando se publicó la primera noticia que la vinculaba al policía hoy preso, la ministra afirmó que “nunca” había tenido “relación de ningún tipo” con el comisario retirado. Este diario ya publicó que esa taxativa afirmación no se ajustaba a la verdad, puesto que Delgado había compartido mesa y mantel en reiteradas ocasiones con Villarejo. Horas después, la fiscal de la Audiencia Nacional en excedencia matizó su primera versión de los hechos. “No he mantenido ninguna cita de ningún aspecto profesional de trabajo como fiscal en la Audiencia Nacional con Villarejo”, precisó. “No te tenido ningún tipo de relación profesional, personal, oficial o no oficial con José Villarejo más allá de haber coincidido con él en compañía de otras personas en algún evento”, transmitió.
  • ¿Cuántas veces se vio la hoy ministra con el polémico policía? Tras asegurar inicialmente que “nunca” había tenido “relación de ningún tipo” con el controvertido policía, las revelaciones periodísticas forzaron a la actual ministra de Justicia a tener que reconocer que había coincidido con el antiguo agente encubierto “en tres ocasiones” durante los últimos 25 años “junto a otros mandos policiales y cargos judiciales y fiscales”. La grabación publicada por el portal moncloa.com es la correspondiente exclusivamente a un único “evento”, el mantenido el 23 de octubre de 2009. No han trascendido detalles de los otros dos encuentros, cuya celebración se desconocía hasta ahora.
  • ¿Se reunieron a solas Delgado y Villarejo para tratar la extradición a Guatemala del empresario Ángel Pérez-Maura? Tanto la hoy ministra de Justicia como el comisario jubilado han negado haberse reunido para tratar la entrega a las autoridades guatemaltecas de Pérez-Maura. Así lo ha declarado públicamente Delgado y lo ha puesto por escrito el controvertido policía en un documento entregado al juzgado días después de que el citado diario difundiera la grabación. “Jamás se produjo”, aseguró la defensa de Villarejo. Y añadió: “Sencillamente no existió”. La ministra ha negado haber participado en este procedimiento extradicional, versión que también mantienen tanto la Fiscalía de la Audiencia Nacional como la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), el organismo que reclamaba al naviero cántabro por el presunto reparto de 30 millones de dólares en sobornos a cambio de que se le adjudicara a su empresa (Terminal de Contenedores de Quetzal, TCQ) la construcción y explotación del estratégico puerto de Quetzal.
  • ¿Por qué le compromete la difusión de la citada grabación? Primero, porque constata que Delgado -en contra de lo que había mantenido en su primera versión tras estallar el escándalo- sí conocía personalmente a Villarejo; segundo, por el contenido de la conversación y, en tercer lugar, por el tono despectivo que utilizó para referirse a la condición sexual de un compañero hoy en el Gobierno: Fernando Grande-Marlaska, responsable de Interior.
  • ¿De qué se habló en aquella comida? En un tono abiertamente distendido, durante el prolongado almuerzo -duró casi tres horas y media, si bien Delgado y Garzón llegaron con el ágape ya iniciado y se marcharon una hora antes de que terminara- salieron a relucir múltiples asuntos, algunos frívolos y otros de notable calado. Entre otras consideraciones, la hoy ministra -única mujer sentada en torno a la mesa- defendió que prefería “tribunales de tíos”, insinuó que jueces y fiscales terminaron con “menores” durante un viaje a Cartagena de Indias (Colombia) organizado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pero sin dar nombres y contestó con la expresión “éxito garantizado” cuando Villarejo reveló que usó prostitutas -con una agencia de modelos como ‘tapadera’- para sonsacar información a políticos y empresarios, entre otros extremos.
  • ¿Puso los hechos presuntamente delictivos que escuchó en aquel almuerzo en conocimiento de la Justicia? Cuando este diario intentó conocer si había denunciado la comisión de presuntos delitos por los hechos antes descritos, su departamento despachó la petición remitiendo a la comparecencia de este miércoles en el Congreso. Éste será, sin duda, uno de los reproches que con seguridad le formularán los diputados de la oposición durante su comparecencia. Siendo entonces fiscal en ejercicio, ¿por qué no denunció los hechos? Las declaraciones que realizó en aquella comida y que se han conocido ahora han generado un enorme malestar en el mundo judicial, por extender la sombra sobre las supuestas relaciones con “menores” a todos los jueces y fiscales que participaron en dicho viaje.
  • ¿Llamó “maricón” a Grande-Marlaska? Sí, aunque en un principio dijo que cualquiera que la conociese sabía que no se refería al actual ministro del Interior -magistrado en excedencia- cuando lo llamó “maricón” en un almuerzo con el comisario José Villarejo. “Ahora surgen unas grabaciones de una comida en la que participo hace nueve años en la que no tenemos los audios completos, sólo trocitos solapados, que no están puestos al completo”, añadió la ex fiscal de la Audiencia Nacional. Horas después llegó una nueva rectificación. Justicia matizó que sí que se refería a su ex compañero de la Audiencia Nacional pero que esta palabra no describía su condición sexual, sino que era una forma de hacer alusión a él “fuera de contexto”. Su compañero de gabinete ha negado sentirse ofendido: “Lo importante no son las palabras, sino los hechos”.
  • ¿Por qué acudió a dicho almuerzo? Según su versión, fue uno de los comensales de la comida celebrada el 23 de octubre de 2009 en el restaurante Rianxo de Madrid por invitación de Baltasar Garzón, entonces titular del Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional. Dolores Delgado ha resaltado que la amistad que mantiene con el juez hoy inhabilitado es “pública y notoria”, ya que se conocen desde hace 19 años y ambos han participado “en la desarticulación de cárteles de la droga, comandos de ETA y el entramado institucional de la organización terrorista”.
  • ¿Alguno de los otros comensales está también investigado? Sí, el comisario principal Enrique García Castaño El Gordo, imputado en otra de las piezas del caso Tándem. Tras conocerse la identidad de todas las personas que participaron en dicho almuerzo, la titular de Justicia se apresuró a justificar su relación con este mando policial. “Durante su etapa como fiscal, la ministra trabajó en varias ocasiones junto al comisario principal García Castaño, al igual que otros muchos jueces y fiscales  de la Audiencia Nacional. El comisario es uno de los principales expertos españoles en materia de terrorismo yihadista y de ETA”.
  • ¿Se encontraba presente cuando Villarejo se jactó de haber participado en la investigación del ‘caso Gürtel’? No, tanto la actual titular de Justicia como Garzón se habían marchado ya cuando el comisario jubilado reveló al resto de comensales haber tenido una reunión con el magistrado jiennense en agosto de 2008 para preparar la investigación de la trama de corrupción vinculada al PP. Esta confesión ha dado pie a alguno de los condenados en Gürtel -caso de Pablo Crespo, lugarteniente de Francisco Correa- a querellarse por prevaricación judicial contra el magistrado inhabilitado, al entender que “quebrantó” las normas de reparto de los juzgados centrales de instrucción y asumió “espuriamente” la instrucción de este caso.
  • ¿Ha tomado alguna medida la Audiencia Nacional tras la difusión de la cinta? Sí. El Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional ha abierto una nueva pieza separada del caso -bautizada con el nombre de Pit y declarada secreta- en la que quiere investigar si existen vínculos entre José Manuel Villarejo y el diario digital que ha difundido la grabación. El juez Diego de Egea requirió a finales de la pasada semana a los responsables del portal para que entregaran el audio, que, según el controvertido policía, forma parte del material incautado por la Unidad de Asuntos Internos cuando registraron sus viviendas y las de su socio, Rafael Redondo.