Política

Cs se abre a negociar con el PSOE en Murcia si López Miras no consigue el apoyo de Vox

A diferencia de Madrid, la vía socialista "es posible" en la Región ante la negativa de los naranjas a suscribir las exigencias de Vox, cuyos votos son necesarios para investir al candidato de la coalición PP-Cs, y el cerrojo completo a la repetición electoral

El candidato socialista a la presidencia de la Región de Murcia, Diego Conesa

El candidato socialista a la presidencia de la Región de Murcia, Diego Conesa. EUROPA PRESS

Las desavenencias con la línea marcada por Albert Rivera comienzan a multiplicarse a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. Y el siguiente foco de conflicto entre el bloque de centro-derecha, con el permiso de Vox, y la presión de la izquierda se traslada, contra todo pronóstico, a Murcia. Y es contra todo pronóstico porque ya existe encima de la mesa un documento programático y de reparto de puestos de gobierno entre Isabel Franco (Cs) y Fernando López Miras (PP), ocupando vicepresidencia y presidencia de la Región, respectivamente.

Murcia puede convertirse ahora en la primera de las autonomías donde Cs es llave a izquierda o derecha -junto a Aragón, Madrid y Castilla y León- en convertirse en feudo socialista con el beneplácito de los naranjas. Y el culpable repentino de ese giro a la izquierda es, en última instancia, Vox.

Las exigencias de los ultraconservadores para apoyar la investidura del candidato popular, más duras incluso que las propuestas por Rocío Monasterio en Madrid, han contado con un rechazo feroz por parte de Ciudadanos. De hecho, la candidata naranja ha recogido el relevo de Ignacio Aguado y se ha apresurado en asegurar que la formación no pactará «con partidos que quieran retroceder», recordando que su partido «nació precisamente para hacer frente al pensamiento único, el nacionalismo y los populistas».

E Isabel Franco seguiría la línea oficialista marcada desde Madrid si no fuera por el pequeño detalle de que ellos sí están dispuestos a negociar con el PSOE en caso de que López Miras no logre los votos en positivo de Vox (cuenta con 4 representantes, de los que la coalición PP-Cs solo necesitan uno) en la votación de investidura fijada el próximo 1 o 2 de julio. En Madrid, por contra, el escenario de abrirse a la izquierda ante el órdago de Vox ha sido rechazado de plano por Aguado, quien contempla antes una repetición de elecciones que ceder a Abascal o pactar con Gabilondo.

Fuentes cercanas a la formación naranja en la Región confirman a El Independiente que en Murcia «sí es posible» que haya acuerdo con los de Diego Conesa porque a ambos partidos «les une una predisposición y una afinidad programática» desde antes de las generales, que no se ha seguido «por no contravenir el mandato de la Ejecutiva». El pasado 3 de junio, José Manuel Villegas anunciaba la estrategia a seguir en municipios y autonomías aprobada «por unanimidad» en la Ejecutiva ampliada: los populares como «socio preferente» y sin mesas «a tres».

E ir a segundas elecciones no es una opción. «De ninguna manera», reiteran desde Cs Murcia, porque la repetición electoral «sería tomar el pelo al electorado» murciano. «Nosotros hemos cumplido nuestro papel» que es «dejar todo cerrado con el PP, nuestro socio preferente. Vox estará negociando con quien quiera, pero con nosotros, desde luego, no. No vamos a sentarnos a hablar con ellos», afirman fuentes internas de la formación.

El mensaje es claro. Y la presión para el PP muy significativa. O consigue llegar a un acuerdo a dos con Vox que implique un apoyo para la investidura sin ningún tipo de firma ni concesión por parte de Ciudadanos, o el candidato popular podría verse desplazado al frente de la Región a favor de Conesa. «López Miras es quien tiene que estar buscando los apoyos necesarios, que haga lo que tenga que hacer», continúan desde la formación naranja. «Nosotros dijimos que íbamos a buscar un acuerdo con PP y, si no, con PSOE, como marcó la Ejecutiva» y «si Vox impide nuestro acuerdo, buscaremos otra opción», ratifican.

Nosotros dijimos que íbamos a buscar un acuerdo con PP y, si no, con PSOE

Según confirman fuentes regionales del PP, el partido se encuentra aún en fase de negociación y de «contacto permanente» con Vox, y aseguran que continúan «analizando» el documento presentado por los de Santiago Abascal. Y López Miras, al menos de puertas afuera, sigue «convencido» en que su alianza con Ciudadanos saldrá adelante y que logrará «compatibilizar» los acuerdos de gobernabilidad con Vox y con Ciudadanos.

Este jueves, en lo que ha sido toda una declaración de intenciones a la negativa de suscribir las propuestas de Vox -entre las que se encuentran la eliminación de leyes LGTBi, la deportación de inmigrantes o la adopción de medidas para «evitar el aborto»- el presidente de la Cámara de Murcia, el naranja Alberto Castillo, ha colgado la bandera arco iris del balcón principal de la Asamblea.

Murcia ha sido otro de los territorios en los que también se ha sentido la ‘derechización’, como la denominan los críticos, de la estrategia de Albert Rivera y que le ha costado a la formación dimisiones como la de Miguel López Bachero, ex secretario de Programas de Murcia y persona afín a Toni Roldán, que abandonó el barco poco después que él también por discrepancias con la dirección. «Hoy es un día triste» para los que confiaban «en el carácter progresista y regenerador» de Ciudadanos, declaraba.

La propia Isabel Franco defendía en campaña electoral su objetivo de «acabar con 24 años de gobiernos del PP en la Región de Murcia» una promesa que se quedó en agua de borrajas cuando Rivera y Villegas intercedieron. Eso sí, la portavoz naranja era consecuente con la línea anti sanchista de la capital y aseguraba que tampoco se sentaría con alguien que apoyase «los errores» de Pedro Sánchez, por lo que la garantía a defender la unidad de España podría ser el primer punto de una hipotética coalición -de mayoría absoluta- entre PSOE y Cs.

Te puede interesar

Comentar ()