Política

Ferraz frena la moción contra Díaz Ayuso para no legitimar la de Abascal

Tampoco desea poner en apuros al único partido, Ciudadanos, que ha mostrado su absoluta disponibilidad a negociar los Presupuestos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE

La amenaza de una moción de censura contra Isabel Díaz Ayuso se está convirtiendo en un culebrón para los socialistas madrileños. que no sólo no se aclaran entre ellos, sino que han sido advertidos por Ferraz de la inoportunidad de la misma una vez que viene a coincidir con la anunciada por Vox en el Congreso de los Diputados. Entiende un sector de la dirección socialista federal que dar alas a una hipotética moción en Madrid legitima la de Santiago Abascal, porque ni siquiera les queda el reproche de su extemporaneidad en mitad de la gestión del coronavirus.

El líder de los socialistas madrileños y portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, resucitaba el tema este martes durante su intervención en el debate del estado de la región, aunque con una salvaguarda temporal que sitúa la propuesta en territorio ignoto, pues sólo se intentará acometer cuando pase la pandemia. Decía Gabilondo del gobierno de Díaz Ayuso que es «fallido e inconsistente» porque, si de lo que se trataba «era de reformar, no digamos de transformar o de regenerar la Comunidad de Madrid, no se ha hecho nada relevante». 

Más Madrid amaga con presentar su propia moción

Por ello, el PSOE tiene la «responsabilidad» y «obligación» de intentar «acceder a gobernar para promover el cambio que precisa Madrid», dijo en la Asamblea. Gabilondo necesita el apoyo de Ciudadanos para que prospere la moción, pero no ha secundado a su secretario general regional y delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, que hace apenas dos semanas apuntaba incluso a la posibilidad de ceder la presidencia de la Comunidad a Ciudadanos, concretamente al que es ahora su vicepresidente, Ignacio Aguado. Bien es cierto que sólo un día después daba un giro copernicano para matizar que una moción en las actuales circunstancias «es irresponsable».

Y es que Ferraz, después de presionar para que se elevara el tono de la oposición en la Asamblea de Madrid contra Díaz Ayuso -en guerra con el Gobierno central desde el estallido del contagio- echa ahora el freno para disgusto de otras fuerzas de izquierda como Más Madrid. Este partido amaga ahora con no esperar al indeterminado fin de la pandemia para presentar candidatura propia a la presidencia de la Comunidad, maniobra condenada al fracaso si no cuenta con el respaldo de los naranjas. pero que obligaría a los socialistas a apoyarla.

Moncloa no teme en absoluto la moción de censura de Vox.

Moncloa no teme en absoluto la moción de censura de Vox. Es más, piensan que a quien pone en un brete «es a Pablo Casado, que tendrá que decidir si la rechaza o secunda la estrategia de la ultraderecha», dicen fuentes gubernamentales. Pero no quiere que ambas mociones se superpongan, Abascal por un lado en el Congreso y Gabilondo por otro en la Asamblea de Madrid.

El Gobierno tampoco desea poner en apuros al único partido que ha mostrado su absoluta disponibilidad a negociar los Presupuestos Generales del Estado y aporta 10 diputados. Bien es cierto que en la última sesión de control, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, arremetió contra el partido de Inés Arrimadas al afirmar, tras hacer distintos guiños a ERC, que «Ciudadanos no ha salido de la foto de Colón» y recodar sus pactos regionales con el PP y Vox.

Vox ha hablado «con mucha gente» para que encabezara la moción, «sin avances destacables»

Vox tiene previsto registrar su moción, anunciada por Santiago Abascal el pasado julio, antes de que acabe este mes. Todo apunta a que será Abascal el que se presente de candidato dado que «hemos hablado con mucha gente, sin avances destacables», admiten fuentes de este partido. Por ello, «Santiago está disponible y a la vez abierto con generosidad si aparece un candidato con más apoyos», lo que no parece probable. A lo sumo, el PP podría abstenerse, al menos esa es la posición que defiende la ex portavoz parlamentaria popular Cayetana Álvarez de Toledo.

El secretario de Organización socialista y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha dicho en público y privado que «este no es el momento de mociones y sí de gestionar la pandemia» incluso si es en la Comunidad de Madrid «que bastante tiene con lo que tiene», en alusión a la grave situación epidemiológica de la región, a la cabeza de España. Y, por supuesto, nada de dar la presidencia a Ciudadanos. A fin de cuentas, recuerdan los socialistas, Gabilondo ganó las elecciones en la Comunidad tras ocho elecciones de triunfos consecutivos de los populares, desde 1991.

Comentar ()