La alta gastronomía y la restauración se han lanzado en la última semana al servicio a domicilio en España para hacer frente a la grave crisis que atraviesa la hostelería, cerrada ante el estado de alarma por el coronavirus, y paliar así el impacto de la clausura de sus negocios y la ausencia del turismo.

De esta forma, desde estrellas Michelin a locales centenarios apuestan por lanzar estos servicios, ya que el Gobierno permite desde la fase 0 de la desescalada realizar actividades de hostelería y restauración mediante servicios de entrega a domicilio y recogida de pedidos sin consumo de los productos en el local.

Algunos chefs con estrella Michelin han puesto en marcha nuevos conceptos dedicados exclusivamente al servicio a domicilio, como el mexicano Roberto Ruiz (‘Punto MX’) con ‘MX Roberto Ruiz’; ‘John Barrita at home by La Tasquería’, de Javi Estévez, que ofrece también algunos platos de su estrella Michelin; Rodrigo de la Calle, de ‘El Invernadero’, que ofrecerá sus platos a través de la marca ‘Verdelivery’, y Ricardo Sanz con ‘Kirei by Kabuki’ en la capital.

Fuera de Madrid, también apuestan por el servicio a domicilio el chef Carles Abellan con ‘Tapas24’ y ‘Hoffman’, ambos en Barcelona, así como ‘Gloria’ en Oviedo, de los hermanos Esther, Sandra y Nacho Manzano, cuyos platos se pueden adquirir a través de Deliveroo.

El chef de ‘Kabuki’ ha reconocido que lanzarse al ‘delivery’ ha sido «muy importante» para «poder complementar los sueldos de los ERTEs de los trabajadores» y también para atender a sus clientes que son su «familia».

Por su parte, el mexicano Roberto Ruiz ha subrayado que la restauración atraviesa por «tiempos difíciles». «Para adaptarnos, creamos el concepto ‘MX Roberto Ruiz’ para seguir enchilando España ahora en tu domicilio. Emprendemos este proyecto con mucha ilusión en el que fusionaremos nuestra cocina de siempre, pero en formatos adaptados para tu casa», indica.

Javi Estévez, de ‘John Barrita’ y ‘La Tasquería’, comparte con el resto de los cocineros que la restauración atraviesa «tiempos difíciles para todos». «De esta manera, podemos volver a acercar un ‘cachito’ de nuestros restaurantes a nuestros clientes», señala.

Por su parte, Rodrigo de la Calle de ‘El Invernadero’ explica la creación de su nueva marca ‘Verdelivery’ en estos complicados momentos. «Nuestra intención es arrancar a trabajar y calentar motores para reiniciar la actividad en ‘El Invernadero’ con los estándares de calidad, deseando que este nuevo proyecto de cocina sana y rica a domicilio tenga una durabilidad en el tiempo como una marca paralela a mi empresa Gastrobotanica», reseña.

De los últimos en anunciar su proyecto de ‘delivery’ está Dabiz Muñoz, que cuenta con tres estrellas Michelin en su restaurante DiverXO. El chef madrileño se reinventa con ‘Goxo’, un nuevo concepto de servicio de comida a domicilio con el que quiere salir al paso de la crisis del coronavirus y mantener su negocio.

Con ‘Goxo’, nombre que hace referencia al ‘gochismo ilustrado’, pretende adaptarse a la actual situación de la hostelería y poder mantener su negocio teniendo en cuenta las dificultades que tendrá para acoger clientela en sus restaurantes ‘StreetXo’ y ‘Diverxo’ con motivo de los planes de desescalada, que prevén aforo limitado en los espacios cerrados.

El ‘delivery’ llega para quedarse

Por su parte, el chef Quique Dacosta también lanza este sábado ‘QDelivery’, su servicio a domicilio para sus restaurantes sin estrella Michelin (Llisa Negra, Vuelve Carolina y Mercat Bar). «Con esta oferta nos garantizamos una facturación mínima, y que el cliente viva una experiencia completa. No me planteo el ‘delivery’ como algo temporal, sino como algo que ha llegado para quedarse», ha reconocido esta semana en unas charlas en ‘Gastronomika Live’.

Por su parte, Ferrán Adrià aseguraba esta semana en el mismo espacio cuál era su visión actual de la restauración. «Cada local se tendrá que auscultar para saber cuándo tiene que abrir. Sin turismo, no obstante, los gastronómicos (unos 4.000 en España) deberán pensárselo dos veces», ha subrayado.

«Mi ejemplo debe servir: tras la crisis de 2008, en plena cresta de la ola con elBulli, tuvimos que cerrar el catering y Hacienda Benazuza.
No hay recetas milagrosas. Cada local se debe analizar para saber quién es, qué tiene, cuánto puede aguantar y dónde quiere ir, y esperar para entrar en juego», ha señalado el chef de ElBulli.

No solo la alta restauración apuesta por el ‘delivery’ en estos difíciles momentos para la hostelería. Restaurantes centenarios como el madrileño ‘Malacatín’ (www.malacatin.com) lleva desde esta semana su icónico cocido o callos directamente a los hogares, así como la también icónica pastelería ‘La Mallorquina’ (www.pastelerialamallorquina.es y a través de Glovo) que lleva a las casas tartas, bombones y postres.

Mientras que los grupos de restauración como el Grupo Arzábal amplía su oferta de ‘delivery’ en Madrid, ya que, a las de ‘Arzábal’ y ‘Kirikata’, unirá próximamente ‘Madrí’, con platos castizos y croquetas, y ‘ÓN’, otra línea de platos elaborados, pero con instrucciones para acabar en casa.