Tendencias

La historia detrás de la marcha de Sonsoles Ónega de Telecinco

Sonsoles Onega en la presentación de su nueva novela Mil Besos Prohibidos

Europa Press

Fue un movimiento que nadie esperaba y que pilló a propios y a extraños por sorpresa. Cuando a última hora del lunes 12 de junio se anunció la marcha inesperada de Sonsoles Ónega de Telecinco al grupo Atresmedia, el eterno rival, la noticia sentó como un verdadero mazazo del cual muchos aún en la cadena no se han recuperado. «No sabíamos nada«, repiten casi todos en Telecinco. Muchos aseguran que aquel día, Sonsoles se despidió del programa como cualquier otro día, sin dar pistas de que aquella era su última emisión en la cadena.

Casi nadie dio importancia a una frase que ahora, pasadas las horas, cobra un nuevo sentido. Sonsoles, al terminar el que sería su último programa, dijo señalándose al corazón: «Hasta aquí hemos llegado y os llevo aquí». Muchos entendieron que se refería al parón estival y que la volverían a ver en septiembre. Es más que normal que por estas fechas los presentadores cojan unas merecidas vacaciones y que otros presentadores asuman sus funciones en julio y agosto. De hecho, se sabía que Marc Calderó iba a hacerse cargo del programa Ya es mediodía estas semanas, tal como ya había sucedido el año pasado.

Pero no. Esta vez el adiós era para siempre. Por lo que se dice y se cuenta, muchos en Mediaset, el grupo propietario de Telecinco, están que trinan. Algunas fuentes han desvelado a algunos medios que se han sentido traicionados. «Traición» es precisamente el vocablo al que acuden muchos para expresar su indignación por la negociación que Sonsoles Ónega, uno de los rostros más populares de Telecinco, llevó en absoluto secreto con la cadena rival.

Pero, por lo que se ha podido saber, en esta historia hay mucho más que un simple cheque de dinero. Quedarse con la palabra «traición» puede aliviar las penas a algunos y ayudarles a sobrellevar su indignación, pero no relata el cuento completo de lo que ha pasado. Para entenderlo hay que explicar unas cuantas cosas.

La larga carrera de Sonsoles Ónega, ligada a Telecinco

Para empezar, es cierto que Telecinco ha sido la casa de Sonsoles Ónega desde hace muchos años, desde el 2008 para ser exactos, cuando entró en los servicios informativos para cubrir la información parlamentaria. La hija del mítico Fernando Ónega venía de CNN+ y de Cuatro. En Telecinco creció como profesional y adoptó cada vez un perfil más relevante. Durante diez años se curtió en el periodismo político y luego se convirtió en presentadora. En el 2018 se estrenó en el programa de sucesos Ya es mediodía y en el 2020 se puso al frente de las galas dominicales del reality La casa fuerte. También presentó A propósito de Supervivientes.

El año pasado, Telecinco apostó con mucha fuerza por ella. Además de Ya es mediodía, la puso como invitada en los éxitos Volverte a ver y Rocío, contar la verdad para seguir viva. También la puso a presentar un segundo espacio titulado Ya son las ocho, un programa producido en colaboración con Unicorn Content que se emitía de lunes a viernes de las ocho a las nueve y cuyo objetivo era quitar audiencia al todopoderoso Pasapalabra de Antena 3. Como se vería enseguida, era una tarea imposible.

Unos programas que no acababan de funcionar

El primer capitulo de Ya son las ocho se estrenó el 15 de noviembre al ritmo de Ríe y llora de Celia Cruz y desde el primer día mezcló crónica social con repaso de la actualidad. El espacio no funcionó: la audiencia no les hizo demasiado caso y tan solo consiguieron un 11,5% del share (apenas un millón y pico de espectadores), la mitad que Pasapalabra. El 23 de junio de este año se anunció su cancelación oficial. La cadena decidió que aquella franja horaria la ocuparía el Sálvame Sandía, con Jorge Javier Vázquez a la cabeza, a pesar de que la fórmula Sálvame estaba ya claramente de capa caída y que el Sálvame Tomate, el programa que se había emitido con anterioridad a Ya son las ocho, tampoco es que hubiera conseguido buenos datos.

El 1 de julio, Sonsoles Ónega decía adiós a los telespectadores en una más que sentida despedida. El programa fue un recopilatorio de los mejores momentos del programa –también de los fallos que no se habían emitido– y, en los minutos finales, cuando habló uno de los colaboradores, Sonsoles no pudo contener las lágrimas.

Tener que hablar de temas que no le decían nada

Probablemente, el disgusto de tener que decir adiós a un programa sin que le hubieran dejado de hacer los cambios necesarios fue uno de los motivos que la llevó a pensar en un cambio de aires. Eso, y que cada vez se sentía menos a gusto con los contenidos que llenaban sus programas en Telecinco. Su relación con sus compañeros y colaboradores siempre fue magnífica –todos hablan maravillas de ella–, pero muchos aseguran que Sonsoles llevaba tiempo cansada de tener que hablar siempre de lo mismo. Según la revista Lecturas, ésta de hecho habría sido la causa principal para tomar una decisión profesional drástica.

Al fin y al cabo, Sonsoles Ónega viene del periodismo político puro y duro y no se debía sentir para nada en su salsa presentando realities o hablando de la Pantoja. Hay quien asegura que, hasta hace algunos años, Sonsoles no sabía nada de los personajes del corazón y que iba preguntando a los compañeros sobre quién era quién.

Ahora, después de hacerse pública su marcha a Atresmedia, la cadena rival, Telecinco ya ha dejado claro que Ya es mediodía volverá en septiembre con Joaquín Prat. Según algunos medios, Prat dejará Cuatro al día para centrarse en exclusiva en este nuevo reto.

Por su parte, en Atresmedia están pletóricos con su nuevo fichaje. Aún no hay detalles del nuevo programa que conducirá Sonsoles Onega, pero no hay duda de que Javier Bardají se estrena por todo lo alto en su nuevo cargo de consejero delegado (fue nombrado en enero) con una nueva estrella rutilante en la cadena. La idea, por lo que se sabe, es reflotar las tardes con una programación de mucha sustancia y dejarse de tanta telenovela y de tanta Pantoja. Una buena idea, desde luego.

Te puede interesar

Comentar ()