Gente

Rocío Carrasco se enfrenta a las preguntas que todos querían hacerle

Rocío Carracos, durante su entrevista en el plató de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'.

Rocío Carracos, durante su entrevista en el plató de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'. MEDIASET

Afrontando todas las críticas que ha recibido desde que se comenzó a emitir el documental sobre su vida Rocío, contar la verdad para seguir viva, Rocío Carrasco responde a muchos rostros conocidos de nuestro país hablando sin pelos en la lengua sobre cómo se ha tratado su caso de malos tratos.

Tras visionar un vídeo en el que Alessandro Lequio ha criticado muchas de sus actuaciones y palabras, Rocío Carrasco se muestra rotunda en su contestación: «No me puede afectar porque viene de alguien que, a mi parecer, tiene muchas similitudes con esta persona» comenta refiriéndose a Antonio David Flores.

Aunque el que fuera su marido no ha sido sentenciado por la justicia por un delito de malos tratos, Rocío quiere dejar claro ante la pregunta de Sonsoles Ónega: «No es que los jueces no hayan podido llegar al final, hay muchas cosas que cambiar y mejorar. Yo creo en la justicia firmemente, vivimos en un Estado de Derecho, pero esa justicia se tiene que renovar y tiene que escuchar, que es lo que yo he pedido».

Totalmente convencida de que su hija no está actuando consciente de la situación de manipulación en la que lleva viviendo durante años, Rocío le explica a María Patiño: «Mi hija está muy manipulada. Es una persona manipulada desde pequeña, es como los que están dispuestos a hacer cualquier cosa por la causa. Hoy en día sigue manipulada, ella no ha salido de esa manipulación, ha crecido con una versión, no con dos».

Ante la pregunta de la periodista Rosa Villacastín que la acusa de haber vendido una imagen en las revistas muy distinta a la que está explicando en la actualidad, Rocío comenta: «Soy una persona a la que no le ha gustado darle tres cuartos al pregonero de lo que pasa en mi vida, he sido presa de unos valores inculcados de ‘que se queme la casa y no salga el humo’. No me ha gustado nunca decir lo que me pasa».

Con lágrimas en los ojos y sin poder retener la emoción por participar en una noche tan especial para su amiga Rocío Carrasco, también la actriz Yolanda Ramos quiso hacer pública su opinión: «Yo, como tantas otras, hemos sido maltratadas de alguna manera y no nos han dejado ser. Yo no te creía porque pensaba que estabas exagerando y por eso creo que no he sabido estar a la altura. A algunas no nos han tirado de los pelos pero no nos han dejado ser». Agradecida y demostrando que entre ellas existe una verdadera relación de amistad, Rocío le manda un mensaje muy claro a Yolanda: «Habéis estado a la altura, todo lo que yo os he dejado. Eso es una responsabilidad mía no vuestra».

Haciendo gala de la maravillosa relación que comparte con la familia de Ángel Nieto, Rocío recibe una pregunta muy especial sobre su padre de boca de Pablo Nieto: «Me gustaría decirle tantas cosas a mi padre que no me puedo quedar con una. No me gustaría decirle nada, me gustaría tocarlo, besarlo, no me gustaría decirle nada, no me haría falta. Cuando mi tío me llevó al altar el tacto de la mano de mi tío Antonio era exactamente igual que el tacto de mi padre». Sobre el papel que ha tenido Raquel Mosquera en las últimas semanas, Rocío cree que Pedro Carrasco no le hubiera permitido hablar en los platós cómo lo ha hecho.

Conocedora en primera persona de la complicada situación que ha vivido Rocío Carrasco como mujer maltratada, Fayna le manda un mensaje muy claro y lleno de cariño: «Un animal herido reconoce a otro animal herido, en tus palabras solo reconozco la verdad. Me he sentido muy frustrada al ver como mucha gente se te tiraba encima al contar tu verdad, te doy las gracias, sé lo difícil que es ser capaz de verbalizar y contar tu historia. Estoy muy orgullosa de ti como mujer, como ser humano y como persona».

Comentar ()