Salud | Vida Sana

Expertos cuestionan las pruebas masivas con test rápidos: "Usarlos así es insensato"

Este martes comienzan en Vallecas las pruebas que la Comunidad de Madrid va a realizar en las zonas confinadas a un millón de personas.

Test de antígenos para detectar el SARS-CoV2 EFE/EPA/LEX VAN LIESHOUT/Archivo

«Tenemos cinco millones de test, los mejores que hay en el mercado, este mismo martes vamos a ir a todos los distritos, empezando por Vallecas», afirmaba este domingo la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una entrevista en Antena 3. Es una de las medidas anunciadas por la Consejería de Sanidad, que ha incluido en sus propuestas para la contención de la pandemia la realización de un millón de test de antígenos o test rápidos, con resultado en 15 minutos, a la población general de las zonas confinadas de la región.

Estos nuevos tests -que también ha adquirido el Ministerio de Sanidad- son, como explica Rafael Cantón, doctor en Microbiología y miembro de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), «test rápidos de segunda generación, pues ya en marzo se adquirieron algunos de este tipo, aunque el Gobierno tuvo que devolverlos tras comprobar que tenían una sensibilidad del 30%».

La diferencia de los tests autorizados ahora en Europa (de la farmacéutica Abott) es que tienen una sensibilidad de más del 90% y una especificidad cercana al 100%. Funcionan con una muestra nasofaríngea y no requieren de un laboratorio para su resultado, que se obtiene en 15 minutos de forma similar a la de una prueba de embarazo.

Estos test son una «magnífica noticia para la gestión de la epidemia, porque ofrecen resultados rápidos y exactos, pero sólo garantizados en el uso que se ha indicado por el propio fabricante y es en personas asintomáticas con hasta siete días de evolución», explica Salvador Peiró, investigador en Salud Pública de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (FISABIO). «Sólo detecta cargas virales altas y no hay evidencias de su utilidad en personas sin síntomas o asíntomáticos. En población general ese rendimiento puede bajar muchísimo».

Aunque el viceconsejero de Sanidad de Madrid, Antonio Zapatero, destacó este lunes que los test «tienen una sensibilidad superior al 93% y una especificidad superior al 99%”, el propio laboratorio advierte que se refieren a «personas que se sospechaba que estaban expuestas al COVID-19 o que tenían síntomas en los últimos siete días».

Coincide en sus dudas el representante de la SEIMC, quien recuerda que el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos ha establecido tres niveles para la utilización de estos test. «El primer nivel sería en personas sintomáticas, que es donde se ha validado el test. Segundo si hay un brote con muchos casos, para testar a los posibles contactos. Tercero es el que plantea Madrid, pero ahí se dice que el resultado que se obtenga tendrá más validez como datos agregados, a nivel de incidencia, que para tomar una decisión individual», explica Cantón.

Por ello, considera el microbiólogo que «lo que no tendría sentido es hacerlo al universo de la población individual, no tendría sentido hacerlo a 200.000 personas sino a una muestra selectiva y ver la incidencia real. Porque su utilidad es la de un estudio estadístico, como una encuesta, no hace falta hacerlo a toda la población».

En la misma línea se manifiesta Peiró, quien califica de «insensato» realizar estos test de forma masiva. «No hay evidencia de su rendimiento y además pueden generar problemas de logística», añade, «si se implica a la Atención Primaria con una carga más, pues ya está saturada y más en Madrid».

El dispositivo desplegado en la Comunidad de Madrid no prevé, al menos en las primeras pruebas que se desarrollarán en Vallecas y que realizarán 1.000 tests diarios, su realización dentro de Centros de Salud (se realizarán en el centro cultural Lope de Vega) aunque sí ha comunicado que que parte del personal participe en el proceso, junto con fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. Sí afirman en su comunicación que las pruebas se harán a personas asintomáticas que serán previamente citadas por SMS y que tras la realización del test tendrán que permanecer 15 o 20 minutos en una sala de espera. Si el test sale positivo, se les solicitará que se aíslen en su domicilio durante 10 días.

Comentar ()