Economía | Empresas

La solución a los problemas de Apple se llama Netflix y cuesta 165.000 millones

logo
La solución a los problemas de Apple se llama Netflix y cuesta 165.000 millones

El CEO de Apple, Tim Cook, en uno de los eventos de la compañía. EFE

Resumen:

Apple atraviesa un momento delicado. El iPhone, el buque insignia de la compañía, el que le ha permitido multiplicar exponencialmente su negocio y convertirse en la mayor compañía del mundo por valor en bolsa, da síntomas de agotamiento. Los últimos modelos puestos a la venta por la compañía no han logrado cumplir con las expectativas y en el último trimestre sus ingresos se contrajeron por primera vez desde 2001.

La percepción de que el crecimiento del smartphone más popular del mercado se debilitaba ha llevado a la compañía de la manzana a impulsar en los últimos tiempos los ingresos provenientes de otras áreas de negocio, como su división de Servicios. Sin embargo, el iPhone no sólo representa el 60% de los ingresos de la compañía, sino que es el motor que impulsa los ingresos del resto de áreas.

Además, la división de Servicios, en la que se habían puesto en los últimos tiempos grandes esperanzas, con tasas de crecimiento próximas al 30%, ha experimentado una notable desaceleración en el último trimestre, alimentando la preocupación sobre el crecimiento de la compañía.

Este cúmulo de datos vuelve a alimentar los recurrentes debates sobre el futuro de Apple: ¿cómo puede asegurar la firma que dirige Tim Cook su crecimiento futuro? Para Samik Chatterjee, analista de JPMorgan, la respuesta pasa por Netflix.

En un informe citado por CNBC, Chatterjee defiende que Apple podría utilizar los alrededor de 250.000 millones de dólares que guarda en caja (casi 220.000 millones de euros) para adquirir alguna empresa que relance sus perspectivas de crecimiento. Entre éstas, además de Netflix, cita a la compañía de videojuegos Activision Blizzard y a la empresa de electrónica Sonos.

El auge de los contenidos audiovisuales en dispositivos móviles eleva las sinergias potenciales de la operación

Sin embargo, defiende que “Netflix es la mejor opción estratégica para liderar al nivel de vinculación así como de contenido original, diferenciándose de los agregadores puros de contenido”. Para el banco estadounidense, la adquisición de Netflix permitiría a Apple generar sinergias, en un momento en el que el consumo de vídeos online está ganando peso en los dispositivos móviles, lo que “podría mejorar la oportunidad en torno a los posibles ingresos de publicidad en el futuro”.

Esta oportunidad requeriría de Apple un importante esfuerzo. El informe señala que, para adquirir Netflix, Apple probablemente tendría que abonar una prima sobre el valor actual de mercado de la compañía de servicios de vídeo por streaming de alrededor del 20%, lo que elevaría el coste de la transacción al entorno de los 189.000 millones de dólares (algo más de 165.000 millones de euros).

Para Chatterje, no obstante, el desembolso valdría la pena. El analista señala que otras opciones interesantes en el sector como la compra de Amazon Prime o Hulu resultarían mucho más difíciles para la empresa que dirige Tim Cook. Y, en su opinión, la posibilidad de desarrollar un servicio de vídeos por su propia cuenta no sería factible.

“La transmisión de vídeos en streaming, incluido el contenido de vídeo original, es un mercado altamente competitivo con medios tradicionales establecidos, así como nuevos participantes que luchan agresivamente por los crecientes suscriptores, lo que probablemente dificultará la escala de cualquier plataforma nueva para competir de manera efectiva”, advierte.

Esta no es la primera vez que el mercado especula con un posible interés de Apple en Netflix. En los últimos tiempos, son muchas las quinielas que se han hecho, basadas en la elevada caja con que cuenta la compañía de Cupertino, y en las que también se han incluido otros nombres, como el de Disney o Tesla.

El propio Chatterje advierte en su informe de que la operación planteada representa tan solo una especulación por su parte y de hecho considera difícil que llegue a materializarse, debido al elevado coste de la misma. Sin embargo, el momento parece propicio para que Apple pueda llegar a estudiar una compra de calado para revertir su suerte actual, que se ha traducido en bolsa en descensos superiores al 25% desde el pasado octubre.

Netflix tiene un problema

El tramo final de 2018 no fue especialmente bueno para Netflix, zarandeado por la desconfianza que sacudió los mercados y afectó a los pesos pesados de Wall Street. Sin embargo, desde finales de diciembre ha logrado remontar un 50% dando sensación de fortaleza.

Tras la reciente presentación de resultados, los analistas de Cantor Fitzgerald resaltaban que la compañía se enfrenta a un importante desafío, ante la creciente competencia, que le obliga a unos exigentes niveles de inversión que podrían conducir su posición financiera a una situación complicada. En ese contexto, su adquisición por parte de un grupo con mayor músculo financiero como Apple podría suponer un apoyo fundamental.

La entrada del músculo económico que puede aportar el gigante de Cupertino daría aire a las cuentas de la compañía de Los Gatos, unos libros que necesitan ayuda desesperadamente.

Desde que comenzara el año 2018 la deuda de Netflix ha aumentado en 6.500 millones de dólares, casi 5.700 millones de euros, hasta situarse en el entorno de los 10.350 millones de dólares, poco más de 9.000 millones de euros.

“El modelo de negocio de Netflix parece insostenible”, ha explicado Aswath Damodaran, profesor de finanzas de la Universidad de Nueva York. “Para los usuarios el crecimiento que tiene la compañía es genial, pero para los inversores la historia es muy diferente: cuanto más crece, más dinero quema y más crecen sus costes. No veo cómo se le da la vuelta a esa situación”, explicaba en The New York Times.

Lo cierto es que las últimas cuentas presentadas por la plataforma de contenidos en streaming, hace apenas unos días, demuestran que el crecimiento sigue ahí, con las cifras de suscriptores rozando ya los 140 millones impulsadas sobre todo por los usuarios internacionales, que acuden al llamado de las producciones locales.

La elevada inversión de Netflix en contenidos ha situado a la compañía en una situación financiera positiva

Precisamente esas películas y series con sello de los diferentes mercados son las que le están costando mucho dinero a Netflix, que ya se acerca a los 10.000 millones de dólares anuales en gasto en producciones propias.

Todo eso no se paga sólo. De ahí que desde la compañía hayan decidido aumentar una vez más el precio de los planes de suscripción. De momento, sólo se ha implementado en Estados Unidos y en algunos mercados latinoamericanos donde se factura también en dólares, pero el movimiento no tardará en llegar a España.

El aumento del precio, el mayor en los 12 años de vida de Netflix, supondrá el pago de dos dólares -que serán euros en España- en todos los planes de suscripción, llevando el más caro hasta los 16 dólares.

“Nuestro trabajo es invertir de forma efectiva el dinero que pagan los suscriptores. Si creamos valor, de vez en cuando podemos acudir a ellos para pedirles un poco más de dinero”, explicaba el director financiero, Greg Peters, en la última conversación con los analistas. “Eso nos ayuda a comenzar el siguiente ciclo de inversión”, justificaba.