Elecciones Andalucía Elecciones Andalucía

España SEGUNDO DEBATE TELEVISADO

Olona advierte de que no apoyará a Moreno Bonilla si no entra en su gobierno

El líder del PP andaluz se niega a aclarar, pese a la insistencia del socialista Espadas, si se coaligará con Vox tras las elecciones autonómicas de este domingo y ve posible alcanzar una mayoría suficiente para "gobernar en alianza con los andaluces"

Olona, Moreno Bonilla, Espadas, Marín, Nieto y Rodríguez antes de empezar el debate en Canal Sur.

Olona, Moreno Bonilla, Espadas, Marín, Nieto y Rodríguez antes de empezar el debate en Canal Sur. EP

Macarena Olona le ha «tendido la mano» abiertamente a Moreno Bonilla para llegar a un acuerdo tras las elecciones del próximo domingo pero le ha advertido de que ni apoyará su investidura como presidente de la Junta de Andalucía ni siquiera se abstendrá aunque solamente le haga falta un diputado si Vox no entra en el gobierno autonómico.

La candidata de Vox ha hecho este ofrecimiento durante el debate televisado a seis celebrado en Canal Sur este lunes por la noche, a seis días de que se abran las urnas. Ni Olona ni el líder del PSOE andaluz, Juan Espadas, han logrado que Juanma Moreno desvele si pactará con Vox en caso de no alcanzar la mayoría absoluta el 19-J. El candidato a la reelección sigue abogando por lograr un respaldo suficiente que le permita no tener que buscar el apoyo de otras fuerzas políticas. «Yo quiero gobernar en alianza con los andaluces», se ha zafado.

Con las encuestas señalando unánimemente al PP como claro ganador en la cita de este domingo, la gran incógnita por despejar es si Moreno Bonilla alcanzará la mayoría que le permitiría formar un gobierno en solitario o tendrá que dar cabida a otro partido en su Ejecutivo. La primera opción le obliga a obtener 55 de los 109 escaños que hay en juego, un registro que no atisba ningún sondeo. El más favorable a los intereses populares le deja a las puertas, a tan sólo dos asientos de lograrlo.

Desde su primera intervención en el debate de Canal Sur, cadena que ella promete cerrar si gobierna dentro de las medidas con las que quiere desmantelar la ‘administración paralela’, Macarena Olona ha abogado por que los candidatos revelaran qué pactos llevarían a cabo una vez que se cierren los colegios porque los andaluces -ha dicho- «tienen derecho a saberlo». La cabeza de cartel de Vox no lo ha ocultado. Dirigiéndose al actual jefe del Ejecutivo, le ha dicho que no le tendrá en cuenta algunas de las afirmaciones que ha dicho sobre ella durante la campaña -«No me veo con Olona de vicepresidenta», ha dicho en una entrevista publicada por El País este domingo- y le ha «tendido la mano» para alcanzar un acuerdo.

La línea roja de Vox

Pese a que las encuestas le dan hasta 37 diputados menos, Olona le ha ofrecido a Moreno Bonilla ser su «vicepresidente» en la Junta de Andalucía, al tiempo que le ha advertido de que su formación no le prestará un solo escaño ni se abstendrá para que aquél salga reelegido si Vox no entra en el Ejecutivo porque -ha justificado- «o estamos dentro o no se cumple» lo que se promete.

En varios pasajes del debate, Macarena Olona ha utilizado el plural dirigiéndose a Moreno Bonilla, al que ha instado a desmentir -dando por hecho un supuesto gobierno de coalición- que no van a recortar las subvenciones a los sindicatos y a la patronal como ha anunciado su partido este lunes en Castilla y León. «Tenemos que ir a lo importante, señor Moreno. Evitar el avance ideológico», le ha dicho en otro pasaje. «Déjeme que haga mi debate», le ha replicado el candidato del PP-A.

Moreno Bonilla no aclara si se aliará con Vox de no lograr mayoría absoluta: «Quiero gobernar en alianza con los andaluces»

La candidata de Vox y el resto de candidatos han abandonado el plató sin que Juanma Moreno haya confirmado si aceptará coaligarse con el partido que comanda Santiago Abascal en caso de no lograr esa mayoría suficiente por la que aboga desde que se inició la campaña, la pregunta que no ha faltado en ninguna de las entrevistas que ha concedido en las últimas semanas. El actual jefe del Ejecutivo autonómico se ha limitado a decir que busca un «pacto con los andaluces», antes de afearle a Olona la incoherencia que supone querer entrar en un gobierno en el que «no cree».

Sin quedar completamente resuelto, el tablero de los posibles acuerdos poselectorales va despejándose con vistas a lo que suceda a partir del 20-J si, como todos los sondeos demoscópicos señalan, ninguna fuerza política logra sumar al menos 55 de los escaños que integran el Parlamento andaluz. El PP sigue haciendo ese llamamiento al electorado para no depender de otros partidos y no se hipoteca a priori con el pacto planteado abiertamente por Vox, cuyo apoyo parlamentario fue decisivo hace tres años y medio para poder armar el bipartito con Ciudadanos y acabar con casi 37 años de hegemonía socialista. El PP confía no sólo en concentrar todos los votos de Cs sino también en atraer electores moderados socialistas.

Juan Marín (Ciudadanos), por su parte, ya dejó claro en el debate electoral organizado por TVE el lunes de la semana pasada que su objetivo es reeditar el gobierno con el PP. Las encuestas no le sonríen y algunos institutos sociológicos, como Gad3, pronostican que quedará fuera de la Cámara. De confirmarse ese augurio, la formación naranja pasaría de tercera fuerza con 21 diputados a no tener representación.

Por su parte, el socialista Juan Espadas ha lamentado que Moreno Bonilla haya estado toda la campaña «mareando la perdiz» respecto a si pactará o no con Vox y esta noche, tras la «declaración de amor en toda regla» de Olona, no haya querido aclararlo tampoco. El candidato, que ya dejó claro en el anterior debate que no se abstendrá para facilitar la investidura de Juanma Moreno y cerrarle el paso a Vox, ha dicho que el PSOE es el «único partido que puede parar a la ultraderecha» y ha hecho un llamamiento a la participación. La respuesta la ha encontrado en el candidato del PP-A, que le ha acusado de querer pactar con «ocho partidos de izquierdas para subir impuestos y hacer la contrarreforma».

«Fuerzas de progreso»

Sobre la marcha, Espadas ha cambiado el lema de campaña por el de ‘Si votamos, ganamos’ consciente de que sólo si moviliza a la izquierda tendrá posibilidades de mejorar los 33 diputados obtenidos por Susana Díaz en diciembre de 2018. La anterior secretaria general del PSOE-A perdió 400.000 votos en la cita anterior, lo que posibilitó que la aritmética permitiera a las derechas formar gobierno y propiciar la alternancia política en la única comunidad autónoma que siempre había estado dirigida por el mismo partido.

Por su parte, la candidata de la coalición Por Andalucía (Izquierda Unida, Podemos, Más País Andalucía, Equo, Alianza Verde e Iniciativa del Pueblo Andaluz), Inmaculada Nieto, ha abogado por que los votos que obtengan sirvan para que «haya diálogo en fuerzas de progreso» y ha llamado a que se movilicen todos los andaluces que han resultado «damnificados» por las políticas que han llevado a cabo el bipartito PP-CS. «Ha sido un monumento a la nada», ha sostenido.

Sin duda, las alusiones a los posibles pactos que cristalicen tras la jornada de votación de este domingo ha sido lo más destacado del segundo debate a seis en Canal Sur, en el que se han escuchado muchas de las críticas formuladas al bipartito que ya afloraron en el cara a cara de hace una semana por la oposición y en el que los dos representantes del gobierno andaluz han sacado pecho por su gestión, tanto en política económica como social.

El PSOE, que ha descartado abstenerse para cerrar el paso a Vox, insiste en que es el «único partido que puede parar a la ultraderecha»

Moreno Bonilla y Juan Marín han destacado que la sanidad -con 33 nuevas instalaciones- y la educación se encuentran hoy mejor de lo que ellos la encontraron hace tres años y medio, afirmación que han cuestionado los partidos de izquierdas. Estos han criticado que el Ejecutivo andaluz haya recibido más fondos que nunca y que no se hayan ejecutado íntegramente para mejorar las condiciones de las familias, autónomos y empresas o «se haya gestionado mal».

En materia sanitaria, Espadas ha censurado que un andaluz tarde hoy «un año» en conseguir una cita para la clínica del dolor. Cuando le ha replicado, Juan Marín le ha recordado al líder del PSOE-A si había sido él quizá quien había inaugurado el Hospital Militar de Sevilla, transferido por el Gobierno de Aznar al Ejecutivo de Manuel Chaves en 2004 y que ha permanecido cerrado durante varios lustros. Ha sido parcialmente reabierto hace unos meses tras acometerse una importante remodelación.

Inmaculada Nieto, por su parte, ha expresado que encontrar hoy un pediatra es como «encontrar el santo grial», mientras que la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, ha lamentado las «colas en los centros de salud» y las «listas de espera» tanto para intervenciones quirúrgicas como para pruebas diagnósticas. «Le concedo una cosa», le ha lanzado a Moreno Bonilla la ex secretaria general de Podemos en Andalucía. «La sanidad estaba mal antes pero ahora está peor», ha asegurado.

Calor en los colegios

En educación, Juan Marín ha destacado entre los hitos el proceso de equiparación salarial de los docentes que culminará en 2026 mientras Juanma Moreno ha llamado la atención sobre los nuevos centros educativos construidos en este mandato y ha subrayado la bajada en el ratio del número de alumnos por aula, afirmación ésta que ha puesto en solfa la oposición. «Los niños están amontonados en clase y pasan frío en invierno y calor en verano», ha sostenido Nieto, que, como Teresa Rodríguez, lamentan que no se haya aplicado la Ley de bioclimatización en los colegios. La representante de Por Andalucía, mucho más incisiva de lo que se mostró una semana antes, ha denunciado la «privatización» de la Formación Profesional en Andalucía y que se haya puesto la «alfombra roja» a las universidades privadas.

Moreno Bonilla ha dicho que la oposición carece de credibilidad ante los andaluces cuando no reconocen que se ha hecho algo bien durante los últimos tres años y medio, al tiempo que le ha preguntado a Juan Espadas que qué hizo en su etapa de consejero en gobiernos de Manuel Chaves y José Antonio Griñán para haber dejado una «herencia tan negativa».

También en materia económica se han vuelto a poner de manifiesto las diferencias entre el diagnóstico de la situación que hacen el gobierno y los grupos de la oposición. PP y PSOE han destacado que Andalucía lleva tres años creciendo por encima de la media nacional, que uno de cada cuatro empleos nacionales se crea en la comunidad y que se ha rebajado la tasa de desempleo juvenil, entre otros avances.

Moreno Bonilla ha sacado la inflación como ejemplo de la «inacción» del Gobierno de Pedro Sánchez, ha destacado la rebaja que ha supuesto las medidas acordadas por su gobierno en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y ha prometido dejar de cobrar el canon del agua durante el primer año para «ayudar a las economías familiares» y bonificaciones y ayudas a los jóvenes para poner en marcha sus negocios.

Espadas ha censurado que no se han ejecutado muchos de los fondos europeos que ha concedido el Gobierno de la nación y ha tratado de defender la importancia de otros sectores económicos, como la industrial audiovisual. Por su parte, Inmaculada Nieto ha venido a decir que todos los avances en materia de empleo de los que presume el bipartito han sido posible por la reforma laboral impulsada por Yolanda Díaz y ha criticado las «viejas recetas» económicas de PP y Ciudadanos. En esta línea, Teresa Rodríguez ha defendido la necesidad de un plan de industrialización sostenible para Andalucía y ha censurado que la apuesta siga pivotando sobre las exportaciones y el turismo.

Te puede interesar

Comentar ()