España

Segunda moción de censura de la legislatura

Vox registra la moción de censura en el Congreso y pide a Feijóo reflexionar: "O Tamames, o Sánchez"

Abascal lamenta el "desprecio" recibido hasta el momento por Génova, incluso tras haber propuesto a Feijóo liderar la moción | Abascal hará tándem con Tamames y será quién defienda la moción al principio del primer día de debate

El líder de Vox, Santiago Abascal (c), a su llegada para registrar el texto de la segunda moción de censura dirigida contra el actual presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, en el Registro del Congreso de los Diputados EP

El grupo parlamentario Vox ha registrado este lunes en el Congreso de los Diputados su moción de censura al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la segunda en lo que va de legislatura. Tras proceder al trámite en el registro parlamentario, el líder de la formación, Santiago Abascal, ha protagonizado una rueda de prensa en la cámara. En ella, ha defendido la finalidad de la moción que encabezará el economista Ramón Tamames como «independiente» frente a «las críticas mediáticas y políticas», y ha afeado también las referencias externas a la edad del candidato.

Asimismo, Abascal ha considerado que aún es posible conseguir que el Partido Popular de Alberto Núñez Feijóo rectifique y pase de la abstención ya asegurada públicamente a un apoyo directo a la misma. Todo, pese a que ni así la moción conseguirá prosperar por no existir una alternativa de fuerzas que haga frente a la actual de PSOE y Unidas Podemos en coalición con el respaldo de los socios regionalistas, nacionalistas e independentistas. «Creemos que el PP tiene que reflexionar» y decidir entre «o Tamames, o Sánchez«, ha afirmado Abascal, que ha aludido al intento de acuerdo ejercido para sumar al PP en este proceso. «Dijimos a Feijóo que la encabezase aunque no nos fuese a gustar lo que dijese. Hasta ahora hemos tenido las manos tendidas», pero se nos ha contestado «con desprecio», ha proseguido Abascal.

Al presidente de Vox, y también diputado, le sigue sin convencer que el PP pasa de la negativa en 2020 a esta abstención con Feijóo. Y ha señalado que eso ejemplifica que «están más cerca del PSOE» que de su partido. El ‘número uno’ de Bambú considera que de haber presentado la moción de censura Génova, la derecha política y mediática aplaudiría al líder de los populares. «Los medios estarían aplaudiendo, y nosotros votaríamos a favor sin poner palos en la rueda», ha asegurado Abascal, quien también ha recordado la «demonización» de Pablo Casado en la moción de 2020: «fue apoyado hasta por el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, que lo puso a la altura de Cánovas del Castillo». Pese al acercamiento del PP en ese sentido, el de Amurrio cree que es necesario intensificar la relación con Feijóo.

Preguntado por las encuestas, concretamente la última de GAD3 que rebaja las expectativas de Vox y eleva al PP a los 150 escaños, Abascal ha rechazado los «reproches a la actuación» de su partido. «Se dice que esta moción es la muerte en directo de Vox, pero dijeron lo mismo de la primera. Y aquí estoy yo, presentando la segunda. Parecen que nos han cogido cariño repentinamente, que no quieren que cometamos errores», ha dicho con tono sarcástico. «No estamos en el cálculo político, no estamos intentando vender un producto. Defendemos las propuestas que creemos adecuadas, pero entendemos que otros lo puedan percibir así. Pero no nos verán cambiando nuestros principios. No olvidamos lo que se dice en cada elecciones», ha expresado Abascal en referencia a los dos procesos electorales de 2019, que lo estimaron en las encuestas a la baja.

Abascal ha asegurado que «no hubo dudas» sobre si registrar la moción dado el alargamiento de los plazos. «Entendemos las críticas y las dudas, pero no necesitamos que nos comprenda todo el mundo o nos aplaudan. Queremos ser leales» a los principios de Vox. Rechaza «fingir normalidad democrática» ante «el peor Gobierno de la historia». «Es culpable de la mentira, de pactar con el enemigo, de aplicar estados de alarma ilegales, de haber asaltado las instituciones, de condenado a la dependencia energética y de llamar a la inmigración ilegal», ha enumerado Abascal. También se ha hecho alusión a las rebajas de penas por la ley del ‘solo sí es sí’, a los indultos al independentismo «por la puerta de atrás» e, incluso, al ‘caso Mediador’: el Gobierno desprestigia «con 18 parlamentarios corruptos que han convertido en un lupanar el Congreso».

«Nosotros no vamos a esperar a que Sánchez tomé la decisión de si termina de demoler el estado de Derecho, o se va a la secretaría general de la OTAN u otra institución internacional. Somos la oposición parlamentaria, en las calles y en los tribunales con la presentación de dos recursos», ha asegurado el presidente de Vox. «Queremos retratar al Gobierno y se hará. Frente a los que dicen que no va a salir o a los que critican la edad de Tamames, ojalá sirva para hacer un homenaje a los mayores que están viendo como su herencia y valores de concordia están siendo fracturados», ha sentenciado frente a su equipo de prensa y algunos diputados que le han acompañado al registro de las Cortes.

Abascal defenderá la propuesta de moción

El propio Abascal, frente a una sala de prensa parlamentaria repleta de medios gráficos y prensa, ha confirmado que él defenderá la propuesta de moción al inicio de la primera sesión de debate cuya fecha está aún por decidir y corresponde a la presidenta de la cámara Meritxell Batet. Si embargo, y a falta de confirmación de la cámara, no está previsto que pueda intervenir en la segunda jornada al margen de Tamames. Quizá solo si hay una referencia explícita del presidente del Gobierno. En cuanto a la fecha, Abascal desea que, «la moción se trate como el resto» y pueda debatirse «entre los cinco y los quince días posteriores al registro».

Aceptación expresa del candidato a la presidencia del Gobierno. Vox

Ahora bien, los plazos de la anterior se prolongaron tres semanas y la de Iglesias a Mariano Rajoy en 2017 en un mes exacto. La intencionalidad del presidente de Vox es que el trámite permita convocar las urnas para las generales «en un superdomingo electoral» el 28 de mayo, algo por lo que, como mínimo, debe hacerse 54 días antes. Es decir, el 4 de abril como máximo.

Respecto al discurso de Tamames, el líder de Vox ha explicado que «no hay preocupación» por que el economista «haga argumentos ajenos a Vox». «Nos conformamos con una coincidencia de mínimos», ha afirmado, algo que va en la línea con la publicación de este medio: Abascal pidió a Tamames ser «más incisivo» tras leer un primer borrador de su discurso. La intención de Tamames era hacer un discurso intelectual, pero Abascal le instó a ser algo más agresivo con el Gobierno, algo que se comprobará en referencias concretas hacia los pactos de Sánchez con el independentismo o la ruptura de los consensos de la Transición. Vox será más flexible con cuestiones de género y las autonomías, por ejemplo, pero ahí entrará Abascal como contrapeso previo.

Te puede interesar

Comentar ()