Política

La presión de Cs y PP no hace mella: el Gobierno descarta reactivar el 155

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, junto al presidente del Gobierno hoy en funciones, Pedro Sánchez, en La Moncloa.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, junto al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez,, durante su última visita a La Moncloa. EP

Las presiones de Ciudadanos y PP para que el Gobierno haga frente a las provocaciones del presidente de la Generalitat, Quim Torra, no surten efecto. El Ejecutivo de Pedro Sánchez se mantiene firme en su postura sobre Cataluña y no reactivará el artículo 155 de la Constitución hasta que el Govern cometa una ilegalidad. Declaraciones grandilocuentes como la protagonizada por Torra el viernes -día del aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils- no provocan un cambio de criterio en el Ejecutivo como reclaman los principales partidos de la oposición.

Como ya advirtió el domingo la vicepresidenta, Carmen Calvo, el Gobierno sigue manteniendo que «las declaraciones no son acciones» y que «con frases no se ataca al Estado». Sólo la comisión de un acto ilegal, «jurídicamente evaluable» como la aprobación de las leyes de desconexión hace un año en el Parlamento catalán, llevarían al Ejecutivo socialista a reanudar la intervención política en la comunidad. “Siendo una frase absolutamente inaceptable, con frases no se ataca el Estado. El Gobierno sabe en tiempo y en forma cuáles son sus obligaciones constitucionales. Y, dicho esto, a las derechas españolas, que están absolutamente en un discurso radical inentendible, les pediríamos que le hagan oposición al Gobierno, pero que no le hagan oposición a España y a los problemas que tiene España”, explicó Calvo el domingo.

«El Gobierno sabe cómo y cuándo tiene que reaccionar. El PSOE ya ha demostrado qué concepto tiene de país y cómo sabe cerrar filas en torno a la democracia y la Constitución», señalan desde la Moncloa, que asegura que habrá una respuesta decidida si la Generalitat se salta el marco legal del Estatuto catalán y la Constitución española. «Cuando sea necesario el Gobierno hará lo que tenga que hacer, cuando existan hechos que se puedan evaluar jurídicamente se utilizarán los instrumentos habituales o los excepcionales como el 155», aseguran las fuentes, que recuerdan el papel decisivo de Carmen Calvo en la negociación con el entonces Ejecutivo del PP para poner en marcha la intervención de la autonomía en Cataluña.

A pesar del anuncio de un otoño de agitación política en Cataluña, la Moncloa mantiene su hoja de ruta para intentar normalizar las relaciones institucionales con Cataluña. En ese objetivo se enmarca la segunda reunión de Pedro Sánchez con Quim Torra en el Palau de la Generalitat, en Barcelona, según anunció ayer la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, en una entrevista de Europa Press. “Lo que me consta es que se ha quedado en que se hará una reunión en otoño y que será aquí en la Generalitat”, ha revelado la también portavoz del Govern.

El propio Pedro Sánchez explicó en rueda de prensa en la Moncloa el 3 de agosto que renunciaba a la «vía judicial» en sus relaciones con Cataluña.  “El objetivo a corto plazo es normalizar las relaciones institucionales en beneficio de los catalanes sean o no independentistas”, aseguró, recordando que el auge del independentismo se ha larvado durante diez años para justificar que la solución al conflicto trascenderá esta legislatura y probablemente la siguiente. Sánchez pidió a los partidos de la oposición y a los medios de comunicación “mucha paciencia, generosidad, pedagogía y altura de miras” porque “esta crisis no se va a resolver en dos meses”.

“Los que no quieren el diálogo, ¿qué forma de hacer política quieren?”, se preguntó, para defender las “convicciones firmes” de los socialistas, que les permiten establecer claramente los límites de ese diálogo, que se sitúan en la defensa de la legalidad, el Estatut y la Constitución. 

Ese guión también preside la respuesta del Gobierno a la provocación de Torra. Después de que las acciones de boicot al Rey durante el aniversario de los atentados del viernes fracasaran, el presidente de la Generalitat, que horas antes había compartido el acto central del homenaje a las víctimas con Felipe VI y Pedro Sánchez, endureció su discurso: “No tenemos que defendernos de nada. Tenemos que atacar al Estado español. Y no pararemos hasta llegar a la República”, ha dicho. “Estamos más fuertes que nunca y más decididos que nunca al llegar a la República catalana”, insistió.

Desde entonces, Ciudadanos y el PP están reclamando al Gobierno que responda a esta provocación. El partido de Albert Rivera solicitó formalmente este lunes a Pedro Sánchez que se active el artículo 155 para suspender de forma parcial la autonomía de Cataluña, un procedimiento que comienza la emisión de un requerimiento al president de la Generalitat, Joaquim Torra.

En concreto, Ciudadanos reclama la intervención de los Mossos d’Esquadra, la conselleria de Hacienda -“la utilización del dinero público para el proceso separatistas”-, las embajadas catalanas en el exterior financiadas por el erario público, y los medios de comunicación públicos como TV3, una cadena fuertemente cuestionada por el partido de Inés Arrimadas. Las embajadas del Diplocat, los Mossos y TV3 fueron precisamente los tres pilares que Torra reforzó a su llegada al Govern. “Esta es nuestra propuesta, pero debería consensuarse con el resto de partidos constitucionalistas”, propone C´s.

Por su parte, el secretario general del PP, Pablo Casado, ha pedido a Sánchez que “ponga freno” al presidente de la Generalitat. “O el Gobierno de España pone freno a estas cuestiones o, como le dije al presidente Sánchez, el PP solicitará la activación del 155, pudiendo ofrecer los votos en el Senado para que entre en vigor”, ha anunciado.

Más allá ha ido el líder del PPC, Xavier García Albiol, que ha defendido que en estos momentos “no se dan las circunstancias” para aplicar el artículo 155 aunque asegura“si [el Govern] pasa de las palabras a los hechos hay que aplicarlo”. El dirigente catalán también ha reconocido sus diferencias con la decisión del ex presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, de aplicar un 155 sólo para convocar elecciones. “Yo, y el PP de Cataluña, entendía que el 155 tenía que tener una intensidad importante y una duración más larga, y luego se llevó a cabo una decisión que fue el acuerdo con Cs y PSOE que condicionaron el 155 para que fuera transitorio. Pero ahora ya vemos que la Generalitat esta en la misma dinámica”, ha matizado, en declaraciones a La Sexta. En caso de volver a producirse una situación similar de desafío al Estado, Albiol ha abogado por “un 155 de intensidad y duración suficiente para recuperar la normalidad”.

Comentar ()