Pablo Iglesias vuelve a ser el 28 de abril el candidato de Podemos a la Presidencia del Gobierno en la que probablemente será su última campaña electoral a los mandos de la formación. El dirigente ha sido presidenciable en las tres generales que se van a producir en tres años y medio y, si en 2015 su objetivo era ‘asaltar los cielos’, ahora el líder de Podemos se conforma con justificar la existencia de su formación, que ha sido incapaz de pactar grandes medidas de legislatura y cuyo gran éxito ha sido acordar unos presupuestos que no salieron adelante.

Mientras Pedro Sánchez se arroga ahora las medidas pactadas, aprobadas vía real decreto en plena campaña electoral, Iglesias -en boca de Irene Montero, que le sustituye durante la baja- intentará señalar el pedigrí de las propuestas y defenderá que tienen el ‘sello Podemos’. Éstas son algunas de las principales líneas que el secretario general de Podemos defenderá para arañar votos de izquierda en los comicios de abril.

Cataluña: indultos y referéndum pactado

Podemos se ha mostrado equidistante en una legislatura absolutamente marcada por el conflicto catalán. Iglesias defendió el referéndum ilegal del 1-O, culpó al Gobierno y a la Generalitat a partes iguales y ha defendido que los imputados por el procés son «presos políticos«. Las caras conocidos del partido no dudan en hablar de ‘indultos’ para los políticos que sean condenados y apuestan por una negociación con las fuerzas independentistas que pasaría, tarde o temprano, por un referéndum de autodeterminación en Cataluña que tendría que ser pactado con el estado.

Desde su nacimiento, Podemos ha abogado por esta «solución política» al conflicto catalán; una postura que le ha pasado factura en las encuestas y que conllevó las críticas -y las consiguientes purgas- dentro de la organización. Si hace un año y medio fue Carolina Bescansa la que lanzó la voz de alarma, los barones morados también han alertado en los últimos meses a la cúpula estatal de Podemos de su falta de proyecto territorial. En caso de que Pablo Iglesias ganara las elecciones, la negociación con Cataluña y la propuesta de un referéndum pactado sería uno de los ejes centrales.

Paridad a todos los niveles

Una de las medidas que Podemos ya ha anunciado es la paridad absoluta a todos los niveles. El partido de Pablo Iglesias ha propuesto modificar la ley para asegurar que todas las instituciones públicas o entidades que reciben financiación del Estado tengan el mismo número de hombres que de mujeres en sus órganos. Podemos tiene como estandarte el feminismo, y este tipo de medidas estarán muy presentes en campaña, más aún después de las movilizaciones del 8 de marzo.

En los últimos meses, el partido de Iglesias ha presentado otras iniciativas en las que, entre otras cosas, proponía que los «piropos sexistas» sean considerados delito o introducir hasta dos años de subvenciones a cargo de los Presupuestos Generales del Estado para las víctimas de agresión sexual aunque no hayan acudido a un juzgado a denunciar ni haya una sentencia judicial. Bastaría en esos casos con un informe de los servicios sociales, sanitarios o policiales. “Si se demuestra que has sido víctima de agresión sexual, y para eso hay profesionales que no necesariamente tienen que ser jueces que testifiquen, puedes tener acceso a estas ayudas”, explicaban en la presentación de la iniciativa.

Regular el precio del alquiler y expropiar viviendas vacías

Podemos ha rechazado cualquier medida relativa al alquiler que no pase por la regulación de los precios. Pablo Iglesias propone establecer límites máximos de precios en lo que considera «zonas tensionadas» donde el coste ha aumentado en los últimos años. En los presupuestos alternativos que presentó el año pasado, la organización planteaba también poner «a disposición del alquiler social hasta 120.000 viviendas de grandes tenedores (propietarios de más de diez viviendas) que lleven al menos dos años cerradas, mediante una cesión del uso de la vivienda desocupada a cambio de un precio de compensación a los propietarios».

Además, el documento insiste en la necesidad de que los contratos de arrendamiento vuelvan a durar un mínimo de cinco años y de diez años si la propiedad es de una persona jurídica, y abogan porque la Administración recupere las viviendas que gobiernos anteriores (estatales, autonómicos o municipales) malvendieron a la banca y a los fondos buitre. “Esta recuperación debería producirse a los mismos precios a los que ellos adquirieron la vivienda pública”, puntualiza.

Subir el IPRF a las rentas más altas

Otra de las propuestas de Podemos es aumentar la fiscalización para los más ricos, y para ello han introducido varias vías. Una de ellas es crear un impuesto a la banca del 7% para las transacciones financieras, con las que pretenden recaudar 850 millones de euros, o crear un impuesto de solidaridad a las grandes fortunas para recaudar mil millones. Sin embargo, una de las últimas propuestas que han hecho al gobierno de Pedro Sánchez es la de reformar los tramos del IRPF para aumentar los impuestos a partir de 50.000 euros de ahora.

En este sentido, Podemos ha propuesto aumentar los impuestos a quienes ganen más de 120.000 euros así como elevar la tributación del ahorro de los capitales superiores a 50.000 euros. En el campo de las rentas del trabajo, Podemos pide elevar del 45% al 48% el tipo a los ingresos de entre 120.000 y 150.000 euros, al 50% el tramo que baila entre 150.000 y 300.000 euros y hasta el 52% para los superiores.