Política

El Gobierno duda entre aplicar el rodillo a Podemos o darle un balón de oxígeno

La posibilidad abierta por Cs de pactos con el PSOE en Aragón, Castilla y León o Madrid abre la vía de la 'geometría variable'

logo
El Gobierno duda entre aplicar el rodillo a Podemos o darle un balón de oxígeno
Pedro Sánchez, junto a Emmanuel Macron, en el Palacio del Elíseo.

Pedro Sánchez, junto a Emmanuel Macron, en el Palacio del Elíseo. EFE

Resumen:

Pedro Sánchez no será rehén de Podemos, pero siente que el futuro del partido de Pablo Iglesias está, en cierto modo, en sus manos. En Moncloa se debaten entre darle la puntilla final al prescindir completamente de Podemos en el Gobierno o facilitarle un balón de oxígeno otorgándole puestos en segundos niveles de la Administración para sostener con respiración asistida a una fuerza que puede resultarle útil como aliada parlamentaria y como bisagra en ayuntamientos y comunidades.

En esa línea, todas las fuentes consultadas rechazan la posibilidad de constituir una coalición de Gobierno y apuestan por un Ejecutivo monocolor, pero dejan abierta la posibilidad de colaboraciones con Podemos «según los pactos post-electorales». Un ejemplo de esa contribución al sostenimiento del partido de Iglesias son los cinco senadores que le ha ‘prestado’ el PSOE a Podemos en el Senado para que alcance el mínimo que se exige en la Cámara Alta y pueda formar grupo parlamentario propio.

En el Gobierno y en Ferraz se desarrolla este debate entre aplicar un rodillo sobre Podemos o colaborar a sostenerlo una vez que Ciudadanos ha levantado el veto a alcanzar acuerdos con los socialistas. Fuentes del entorno de Pedro Sánchez aseguran que esa posiblidad, que podría concretarse principalmente en Madrid, Aragón y Castilla y León, abriría la puerta a la ‘geometría variable’ deseada por Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados para seguir ocupando el centro político. Acuerdos con Podemos y Ciudadanos, así como la coalición que finalmente se constituya en Canarias, permitirían al Ejecutivo socialista desarrollar un programa más centrado que uno dependiente de Pablo Iglesias y aliados como los independentistas de Esquerra Republicana.

«Con Podemos podría cerrarse un acuerdo programático y con Podemos grandes pactos de estado», explican las fuentes, que reciben con optimismo las declaraciones de la portavoz de Cs, Inés Arrimadas, este lunes. La flamante portavoz de Cs ha anunciado la creación de un Comité Nacional de Negociación de Gobiernos y ha dejado abierta las puertas a posibles pactos con el PSOE en aquellos territorios en el Ayuntamiento de Madrid, Castilla y León, Aragón, o Murcia. La número dos de Albert Rivera ha reafirmado su papel como “líder de la oposición al PSOE en el Congreso de los Diputados”, si bien no ha querido trasladar esa resistencia a las fuerzas de la izquierda a otros territorios.

Hace tan solo unas semanas y en la misma sede, Inés Arrimadas auguraba un escenario “muy complicado” para pactar con el PSOE tras el 26-M porque “nadie” se había levantado contra las medidas fiscales de Sánchez o los pactos con los nacionalistas, y animaba a los “disidentes” del PSOE a levantarse contra el sanchismo. Si Sánchez es capaz de liberarse de esas ataduras, Ciudadanos tendría un relato para justificar acuerdos con resonancia en el Congreso de los Diputados.

Sus palabras han tenido una gran acogida en Ferraz, donde apuestan con fuerza por la posibilidad de alcanzar un acuerdo con Ciudadanos que facilite el Gobierno de la Comunidad de Madrid a Ángel Gabilondo (PSOE), a cambio de hacer alcaldesa a Begoña Villacís (Cs). De hecho, la candidata de Albert Rivera abrió la jornada tendiéndole la mano a Pepu Hernández (PSOE) para evitar que Vox determinara la gobernabilidad de la capital.

«Sigo abriéndole la puerta”, aseguró este lunes por la mañana Villacís en la Cadena Ser. Preguntada sobre el veto que impuso la formación naranja a acuerdos con los socialistas, la candidata en Madrid alegó que ella nunca había establecido un «cordón sanitario al PSOE”. “Durante la campaña me preguntaron si yo vetaba al PSOE y dije que no. Pepu Hernández podría apoyar otro gobierno que no fuera el de Carmena. Sigo abriéndole la puerta”, insistió, poniendo en riesgo la posibilidad de que el candidato del PP, José Luis Martínez Almeida, alcance la Alcaldía con el apoyo de Cs y Vox, en unas declaraciones contradictorias con las del candidato de Cs en la Comunidad, Ignacio Aguado, que ha insistido en su voluntad de formar gobierno con el PP.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, no tardó en recoger el guante. «Una vez han hablado los ciudadanos, debemos resetear nuestras estrategias pensando en el interés general y en la estabilidad política e institucional”, ha asegurado en rueda de prensa por la tarde en Ferraz, reforzando el mensaje lanzado el domingo por Pedro Sánchez, que pidió a Albert Rivera que levantara el «cordón sanitario» al PSOE. “El PSOE no da por perdido nada, lo va a pelear todo y va a intentar que prevalezca la voluntad mayoritaria de los ciudadanos”, ha avisado Ábalos, en referencia a un posible acuerdo con Ciudadanos en Madrid.

Tras la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, el dirigente socialista ha vuelto a cerrar las puertas a un Gobierno de coalición con Podemos y ha apuntado a un Ejecutivo socialista en solitario presidido por Pedro Sánchez. El también ministro de Fomento en funciones ha insistido en el interés de su formación en conformar un Gobierno monocolor que pueda integrar perfiles “independientes” y  “progresistas, comprometidos con el cambio social”; pero descartando a priori cesiones de ministerios a Pablo Iglesias, que había pedido carteras en la nueva Administración.

“Hemos mantenido antes de la campaña del 28 de abril, después, y vamos a seguir manteniendo la misma posición”, ha destacado Ábalos tras la reunión de la Ejecutiva Federal. “Nuestra posición tiene el carácter de un gobierno socialista. Eso sí, un gobierno abierto a independientes, progresistas, comprometidos con el cambio social, pero en definitiva un gobierno socialista”; ha zanjado, sin cerrar las puertas a “acuerdos programáticos” o de investidura con Podemos, a quien ha señalado como su “socio preferente”.

El número 3 del PSOE  ha recordado a Podemos su debilidad tras la debacle electoral que sufrió el domingo. “Todos los partidos debemos entender lo que han dicho los ciudadanos, ser realistas y humildes y ver dónde nos han situado a cada uno con su voto en las urnas”, ha advertido antes de poner sus ojos en Ciudadanos: “Una vez han hablado los ciudadanos, debemos resetear nuestras estrategias pensando en el interés general y en la estabilidad política e institucional”, ha asegurado, reforzando el mensaje lanzado el domingo por Pedro Sánchez, que pidió a Albert Rivera que levantara el «cordón sanitario» al PSOE. “El PSOE no da por perdido nada, lo va a pelear todo y va a intentar que prevalezca la voluntad mayoritaria de los ciudadanos”, ha avisado Ábalos, en referencia a un posible acuerdo con Ciudadanos en Madrid.

Comentar ()