Educación | Política | Sociedad

Las autonomías cargan contra la "dejación de funciones" del Gobierno para la vuelta al cole: "Vamos muy tarde"

El Gobierno ha fijado la reunión de la Conferencia Sectorial con los líderes de las comunidades autónomas para tratar el reto educativo el próximo 27 de agosto, tan sólo siete días antes de la reapertura de las aulas

La ministra de Educación, Isabel Celaá. EFE

Improvisación, incertidumbre, miedo y caos. Se buscan responsables, pero no hay soluciones. La indignación en la comunidad educativa crece casi al mismo ritmo que el número de contagios en España por la ausencia de una hoja de ruta clara sobre cómo afrontar la reapertura de las aulas del curso 2020/2021 en condiciones de seguridad y la amenaza de que tengan que ser los propios centros los que pongan en marcha medidas de protección contra el coronavirus.

Las comunidades autónomas, en quienes están delegadas las competencias educativas, han aportado en los últimos días algunas sugerencias para abordar la ‘vuelta al cole’ a la espera, justifican, de que el Ministerio de Educación y el de Sanidad «piloten» el retorno a las clases porque «no puede haber 17 protocolos distintos» y condiciones «desiguales» para los alumnos en función del territorio.

Los gobiernos de regiones como Murcia, Cantabria, Madrid, Andalucía o Galicia, consultados por este periódico, recuerdan que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió en la última Conferencia de Presidentes -celebrada el pasado 31 de julio en La Rioja- a celebrar una cumbre extraordinaria de estas características este mes para abordar el inicio del curso escolar sin riesgos. Pero el retraso en el cierre de una fecha ha colmado la paciencia de algunos líderes regionales, que cargan contra el Gobierno por «dejación de funciones» a menos de dos semanas vista del arranque definitivo de las clases. La cita se celebrará finalmente el próximo 27 de agosto, a tan sólo siete días del inicio del curso escolar.

El cruce de reproches entre comunidades y Ejecutivo ya no coge de nuevas a nadie. Pero la situación se estima complicada y, sobre todo, incierta para millones de alumnos que, a 20 de agosto, no saben si quiera cuándo comenzarán definitivamente las clases ni si tendrán que hacerlo desde casa, por turnos o en modalidad presencial. Se apuesta, precisamente, por esta última opción porque «la escuela es insustituible», como afirmaba la titular de Educación, Isabel Celáa, pero no hay hoja de ruta ni instrucciones para, por ejemplo, reducir aforos, contratar más docentes, o cómo actuar en caso de que se registren positivos en las aulas.

Salvo regiones como Canarias y Comunidad Valenciana, que no veían urgente la celebración de la Conferencia de Presidentes al contar, aseguran, con un protocolo de actuación cerrado y pactado con la comunidad educativa y con los sindicatos, otros territorios sí han clamado, en público o en privado y con mayor o menor contundencia, por una «coordinación» con el Estado para ofrecer las máximas garantías en la ‘vuelta al cole‘.

«El Gobierno ha pasado de controlarlo todo con el estado de alarma a querer desentenderse de todo. Ha estado ausente», lamentan en el entorno del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, donde no comprenden la falta de respuestas durante semanas ni los reproches del ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien recordó hace unos días que las competencias educativas no eran gubernamentales y se remitió a una serie de recomendaciones que hizo su departamento en el mes de junio, cuando la situación epidemiológica era radicalmente distinta a la actual.

El presidente andaluz ha cargado en los últimos días contra el «retraso» del Ejecutivo en un asunto «vital» y recuerdan en su entorno que, ahora más que nunca «es muy necesaria la coordinación entre autonomías para que las medidas sean equivalentes» en todo el territorio y no se someta al alumnado y a sus familias a condiciones «desiguales».

«Vamos muy tarde»

A las críticas contra la «dejadez» del Ejecutivo se ha unido el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en cuyo entorno suscriben las palabras de Moreno y exigen un «protocolo único» que el líder popular lleva exigiendo «desde hace trimestres» para todo el sistema educativo. Y ahora «vamos muy tarde», sentencian desde la Xunta.

Feijóo anunció en rueda de prensa este miércoles que una de las medidas que llevará a la Conferencia Sectorial para que la ministra Celáa lo incluya en la hoja de ruta nacional será la ampliación del uso de la mascarilla en las aulas en todo momento, tanto por el alumnado como por el personal docente. «Mantener la distancia de seguridad no es suficiente», sentenció el líder gallego.

Tampoco entienden en la Región de Murcia a la relajación del presidente del Gobierno en la toma de medidas comunes. «Sánchez llega tarde», aducen fuentes cercanas a Fernando López Miras. «No hay tiempo que perder ni nada puede ser más importante en este momento», trasladan, al tiempo que recuerdan que el líder murciano ha instado por activa y por pasiva al jefe del Ejecutivo a «adelantar» la Conferencia de Presidentes «lo máximo posible» para definir protocolos comunes en todos los centros educativos por ejemplo a la hora de actuar ante un caso de Covid-19 y no convertir el acceso a las aulas en «un caos».

Por su parte, Castilla y León y Cantabria presionan también al Gobierno en este sentido, para que elabore un «borrador común» y lo haga de forma «urgente» ante el inminente arranque de las clases. «Una conferencia monográfica para abordar el inicio del curso ha de celebrarse con antelación suficiente a su comienzo», declararon fuentes del ejecutivo cántabro a Europa Press.

Madrid presentará su plan educativo el día 25

Especialmente críticos con el Gobierno se han mostrado en la Comunidad de Madrid, donde no dan crédito a la «dejación de funciones» al Ejecutivo «que afecta a todas las comunidades autónomas». Fuentes oficiales explican que, aunque la intención era esperar a las conclusiones a las que se llegue en la próxima Conferencia de Presidentes «para formalizar los planes de regreso a los centros educativos», la Comunidad de Madrid presentará su propio plan educativo el próximo 25 de agosto, dos días antes de la Conferencia de Presidentes.

El Gobierno regional publicó a finales de junio un plan con cuatro escenarios para la ‘vuelta al cole’ en función de la situación epidemiológica en que se encontrase la región en septiembre: presencial; semipresencial; confinamiento o normalidad absoluta. Según afirmó ayer el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, el Gobierno de Ayuso aguardaba a la aplicación de uno u otro escenario porque «hay también una parte de esa decisión que tiene que tomar tanto el Ministerio de Sanidad como el de Educación».

Madrid contará con una dificultad añadida a la incertidumbre que ya reina en el resto de los territorios: los sindicatos CCOO, UGT, CGT, y STEM han convocado una huelga del profesorado madrileño durante los primeros días de la ‘vuelta al cole’ y no descartan incluso hacerla indefinida. Fuentes de la Consejería de Educación no comparten esta decisión y la tachan de «auténtica irresponsabilidad» y de constituir una «maniobra exclusivamente política» porque antes de convocarla «podrían haber esperado a conocer cuáles serán las condiciones» en que se abrirán los centros.

Fuentes sindicales consultadas por este medio justifican que la huelga se convoque únicamente en Madrid porque «hay muchos territorios que sí han trabajado en un plan» mientras que en la región que preside Isabel Díaz Ayuso se ha optado por «la inacción», aunque advierten que no se descarta una oleada de «movilizaciones» a principios de septiembre en otras comunidades autónomas.

Entre sus peticiones figuran la bajada de ratios de alumnos por aula; ampliar las plantillas del profesorado; dotación de personal de enfermería; o una mayor inversión para cerrar la brecha digital que ha perjudicado a miles de niños durante el confinamiento.

Comentar ()