España

Madrid estudia fórmulas para esquivar parte del plan de Navidad del Gobierno

El ejecutivo regional busca negociar con Sanidad que la limitación de 10 personas en los encuentros sociales se aplique también el Día de Reyes, así como ampliar de dos a tres los grupos de convivencia permitidos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso EUROPA PRESS

La Comunidad de Madrid estudia «jurídicamente» cómo esquivar parte de las bases comunes del plan de Navidad aprobado el miércoles en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud, que contó con el ‘sí’ de todas las comunidades autónomas salvo Madrid y Cataluña. Según afirman fuentes del ejecutivo regional consultadas por El Independiente, en principio no se planteará batalla al cierre perimetral pese a estar en franco desacuerdo, pero sí se peleará que el Día de Reyes se permitan, al menos en la comunidad, encuentros de 10 personas y que las reuniones navideñas puedan producirse entre tres grupos de convivencia y no entre dos, como está actualmente estipulado.

Los servicios jurídicos del Gobierno regional estudian en este momento las implicaciones del «formato» empleado por el Ministerio de Sanidad para hacer cumplir las normas aprobadas el miércoles, ya que consideran que, sin orden ministerial, el plan para Navidad tiene valor de «recomendación» más que de «obligación».Fuentes del departamento que dirige Salvador Illa confirman que no se prevé la publicación de una Orden en el Boletín Oficial del Estado, ya que el acuerdo aprobado por «consenso» en la Interterritorial ya es vinculante y se encuadra dentro del estado de alarma en vigor, por lo que no necesita aprobación en el BOE. Sin embargo, hace una semana, el ministro indicó públicamente que el plan de Navidad que resultase aprobado entraría en vigor a modo de «recomendaciones», y luego serían las comunidades autónomas las que ejecutasen o no estas decisiones en función de su propia situación epidemiológica.

Este es el argumento al que se aferran en la Comunidad de Madrid, donde se muestran convencidos de poder «abrir una negociación» con el Gobierno para «mejorar el texto» que, a nivel técnico, cuenta con «muy poco trabajo». El objetivo último es conseguir aplicar su criterio para ampliar los encuentros de 10 personas a la víspera de Reyes y aumentar los grupos de convivencia permitidos, pero arrancando el visto bueno del Ministerio de Sanidad, o al menos intentarlo. Y confían en que hay «plazo» suficiente para lograrlo, puesto que las restricciones no entrarían en vigor hasta el 23 de diciembre. «Sin Orden podemos hacer lo que queramos», aseveran en el entorno de Díaz Ayuso.

En caso de que el Ministerio de Sanidad, ante la indisciplina no sólo de Madrid, sino también de Cataluña, optase por publicar una Orden con la normativa común para Navidad, el ejecutivo regional ya adelanta que no la recurriría, como sí hizo el pasado mes de octubre, cuando se presentaron medidas cautelares ante la Audiencia Nacional contra la Orden de Sanidad para confinar los diez grandes municipios de la región, previo acuerdo en el Consejo Interterritorial de Salud.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, subrayó este jueves en una entrevista para Onda Cero que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso «siempre cumple la ley», aunque a la pregunta de si Madrid acatará las medidas aprobadas en la reunión del miércoles, ya deslizó que «habrá que ver exactamente en qué sentido y por qué vía el Ministerio de Sanidad utiliza las conclusiones» que se alcanzaron en la Interterritorial. En todo caso, afirmó que estas decisiones «no tienen aplicación real».

Cierre perimetral en «días determinados»

Madrid ya mostró un enérgico rechazo el miércoles a un plan que, aunque recoge algunas de las propuestas de Isabel Díaz Ayuso, como las referentes a ampliar el toque de queda y el número de personas permitidas en los encuentros sociales, implica un cierre perimetral de las comunidades autónomas «imposible de controlar», ya que la excepción a la norma es la visita a la residencia de familiares y «allegados» lo que, a juicio del ejecutivo madrileño, terminará «aumentando la movilidad».

Incluso el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, se mostró en contra de las medidas planteadas por el Gobierno, que calificó de «trampantojo» que nacen «sin el consenso necesario», y abogó por mantener el cierrer de la región en los días que ya tenían estipulados: del 4 al 14 de diciembre.

Sin embargo, el ejecutivo regional no ve viable presentar batalla al cierre perimetral ya que, en la práctica, como todas las comunidades se han sumado al acuerdo, las fronteras estarían igualmente cerradas con el resto de territorios salvo para las excepciones contempladas en el documento. Sí se guardan, no obstante, un ‘as’ en la manga que, aseguran, podrían llegar a explorar: en el acuerdo final, en lo relativo a la limitación de desplazamientos entre comunidades autónomas, se otorga la posibilidad de que los gobiernos regionales cierren sus fronteras únicamente en «días determinados» y no necesariamente durante todo el período propuesto inicialmente -entre el 23 de diciembre y el 6 de enero de 2021-. La ambigüedad del texto, explican fuentes del Gobierno de Madrid, les permitiría incluso esquivar el perimetraje, aunque por el momento no se ha abierto esa puerta.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

«(…) A la vista de la evolución de la situación epidemiológica, las comunidades autónomas y ciudades con Estatuto de autonomía podrán establecer que esta última salvedad, relativa a los desplazamientos a territorios que sean lugar de residencia habitual de familiares o personas allegadas de quienes se desplacen, únicamente resulte aplicable en días determinados», recoge el documento.

Comentar ()