España Vox se blinda

Vox decreta silencio sobre el proyecto de Olona: "No vamos a valorar ni sus propuestas ni sus intenciones"

La formación que preside Santiago Abascal descarta referirse a la actividad política de su exariete parlamentario y judicial, porque ya no forma parte de Vox ni cuenta con representación en las Cortes | Olona presenta este viernes la Fundación Igualdad Iberoamericana, la que será su embrión ideológico para dar el salto electoral

El presidente de Vox, Santiago Abascal, e Iván Espinosa de los Monteros, portavoz en el Congreso de los Diputados, dialogan en un pleno en las Cortes

El presidente de Vox, Santiago Abascal, e Iván Espinosa de los Monteros, portavoz en el Congreso de los Diputados, dialogan en un pleno en las Cortes EFE

Vox ha decretado silencio absoluto en todo lo que respecte a Macarena Olona y a la senda política que la exportavoz del partido ultraconservador ha decidido tomar después de su abrupta salida postelectoral. Una vez cerrada la puerta a un posible retorno de la abogada del Estado a sus filas, por denunciar las supuesta falta de democracia interna ejercida por la dirección nacional, Vox ha decidido omitir cualquier alusión a la actividad de la alicantina. Tampoco en lo que respecta a la presentación del proyecto político que Olona hace este viernes en Madrid: la Fundación Igualdad Iberoamericana. Todo, pese a que con ella, como el mismo nombre acoge, la exmilitantes de Vox busca liderar dos de las banderas fundamentales del partido: desligar la violencia del género y estrechar lazos con los países hispanoamericanos.

Fuentes nacionales de Vox consultadas por El Independiente rechazan hacer declaraciones sobre Olona, «puesto que ya no forma parte de la estructura ni es representante de ninguna formación política con representación». Preguntadas por la presentación que la exdiputada por Granada desarrolla hoy en el Palacio de Linares, la sede de la Casa América, y el intento de ensalzar personalmente uno de sus principales mantras, los de Bambú se reafirman: «No sabemos lo que va a anunciar. Pero no vamos a valorar su actuación, ni sus propuestas, ni mucho menos sus intenciones».

Como Vox, que esta misma semana dejaba cuenta de ello en una pugna dialéctica con Irene Montero en el Congreso de los Diputados, Olona busca erigirse como defensora de la igualdad «real» entre hombres y mujeres y contra «la ideología de género». Así lo adelantaba en la presentación previa de la fundación que hizo hace dos semanas en Panamá [donde ha residido durante años su padre], volviendo a destacar parte de un discurso esgrimido desde la tribuna del Congreso en junio de 2020 que replicó durante la campaña Andaluza junto a Giorgia Meloni: «El hombre no viola, viola un violador; no mata, mata un asesino; no maltrata, maltrata un maltratador; y no humilla, humilla un cobarde». Y también, queriendo afianzar ese propósito entre la comunidad hispánica.

Ello, no es cosa menor, dado el interés por parte de los de Abascal por explotar la faceta exterior para reafirmar valores tradicionales con una importante mirada transnacional y desde el Atlántico al margen de Polonia y Hungría. Entre esos esfuerzos, destacan la constitución de la Fundación Disenso y las dos cumbres de la Iberosfera organizadas junto a la familia europea de los Conservadores y Reformistas Europeos (ERC). Disenso, el think tank de Vox, ensalza «el derecho a disentir de la opinión dominante y de la corrección política que limita las libertades y derechos fundamentales». De igual manera, muestra su compromiso «con la promoción de todos estos valores» en lo que Vox llama la ‘Iberosfera’. Ésta institución, se complementa con el instituto de estudios sociológicos ISEEP o su vertiente sindicalista Solidaridad.

Olona busca liderar dos de las banderas fundamentales de Vox: desligar la violencia del género y estrechar lazos con Iberoamérica.

Por otro lado, con la Segunda Cumbre de la Iberosfera celebrada a mediados de octubre en Madrid, Vox ha venido a fortalecer el vínculo con partidos homólogos -y miembros de la comunidad cultural local- contando con la presencia, entre otros, de personalidades como la senadora colombiana uribista María F. Cabal, el excandidato a la presidencia de chile José Antonio Kast o el exministro de Bolivia Carlos Sánchez Berzaín.

Se han establecido muchas similitudes entre Olona y la italiana Meloni, líder de los Fratelli d’Italia que, con una representación minúscula dentro de la coalición conservadora junto a Fuerza Italia y la Liga de Matteo Salvini, ha conseguido superar la influencia del segundo arrebatándole un nicho importante de electorado para gobernar el país. Al menos, en lo que se refiere a su discurso: copado de alusiones religiosas y a la reivindicación de la familia [en este vídeo]. En este mismo medio, la propia Olona alababa la estrategia y la figura de Meloni bajo el título Giorgia, sei ispirazione -Giorgia, eres inspiración, en castellano-.

A diversas escalas de Vox, hay opiniones encontradas, entre los militantes con cargos institucionales que consideran que esta ‘escisión’, aún sin completar, puede perjudicar notablemente al partido, y los que entienden que su excompañera encontrará un escenario muy hostil y difícil en el que prosperar electoralmente. Todo, pese asegurar ella misma que cuenta «con los apoyos y la financiación» necesaria.

Esa última tesis es respaldada por expertos consultados por El Independiente que a corto plazo, y de tomar la decisión de manera previa o tras valorar los resultados de Vox en las municipales y autonómicas de mayo, como Olona aseguró que haría ven limitaciones. Creen que la única posibilidad de aspirar a un par de escaños presentándose por la Comunidad Madrid, que cuenta con circunscripción única. Es el mismo caso de Más País en 2019.

Olona ha abierto la primera crisis interna del partido

Los problemas internos generados por el regreso mediático de Olona a finales de agosto, ha copado la actualidad sobre Vox, frustrado con ello la agenda política diseñada desde la sede nacional. Tras varias declaraciones salidas de tono y confesiones inimaginables hasta la fecha en los medios de comunicación, el mismo Abascal, que antaño la reclutó para integrar sus listas y la estableció como ariete parlamentario y judicial, destacaba que no era «capaz de explicar muchas cosas» en el inicio de este curso político. Olona señaló al exsecretario general Javier Ortega Smith, que ha sido el primer damnificado por la crisis de las últimas semanas que ha aupado a Ignacio Garriga para suplirlo.

Olona ha ido caldeando el ambiente hasta la presentación de la Fundación, y desde septiembre ha implementado su presencia pública

A Ortega Smith, que volverá a ser candidato a la alcaldía de Madrid -es el único candidato confirmado a la espera de que el partido anuncie sus cabezas de lista a finales de mes- le ha seguido su segundo, Tomás Fernández, relevado de la Secretaría de Organización por la diputada María Ruiz. Previamente, ha habido otros movimientos, como el cese de Víctor González de la vicepresidencia económica y su paso a ejercer funciones de vocal en el mismo Comité Ejecutivo Nacional (CEN). Esto, ha fortalecido al ala más doctrinal frente al liberal que fue el precursor de la entidad en 2014. Abascal, sin embargo, aún prevé más cambios y una reforma estructural más profunda.

Olona ha ido caldeando desde entonces el ambiente. Ha implementado su presencia pública desde septiembre, especialmente en territorio andaluz para reivindicar su compromiso con la región y con aquellos que la votaron en los últimos comicios. Ha intervenido en conferencias sobre Derecho e inconstitucionalidad en las Universidades de Granada y Murcia, y en Málaga. Asimismo, se ha dejado ver con personalidades como el expresidente de Banesto Mario Conde.

Por otro lado, Olona ha generado expectativas a través de las redes sociales, otro de los elementos indispensables de la comunicación de Vox. «Aquí empezó todo. Vosotros decidiréis cuándo termina. Cuenta atrás para la presentación», dijo el pasado lunes tras hacer su anuncio.

Te puede interesar

Comentar ()