PolíticaPODEMOS

La amenaza del ‘adiós’ de Iglesias a la política vuelve en periodo electoral

La posibilidad de que Pablo Iglesias salga de escena vuelve por enésima vez a Podemos antes de unos comicios

logo
La amenaza del ‘adiós’ de Iglesias a la política vuelve en periodo electoral

Pablo Iglesias e Irene Montero durante la rueda de prensa que han ofrecido este sábado. EL INDEPENDIENTE

Resumen:

Irene Montero ha abierto brecha en Podemos. El anuncio de un inminente relevo femenino a los mandos del partido pilló por sorpresa a gran parte de la organización y, a menos de dos meses para las elecciones generales del 28 abril, muchas voces lo interpretan como una puerta abierta a la sucesión exprés de Pablo Iglesias. La posibilidad de que la portavoz se convierta en la candidata de Podemos para estos comicios ha abierto debate en el seno del partido, donde creen que las palabras de Montero pueden anticipar un golpe de efecto en el escenario electoral, más aún después de la ola feminista que esperan para este 8 de marzo. La amenaza de una retirada in extremis de Pablo Iglesias vuelve, una vez más, a la organización.

“La próxima persona que ocupe la secretaría general de Podemos va a ser una mujer, y estoy segura de que ocurrirá pronto”, defendió este lunes Irene Montero, que ejerce de líder interina del partido durante la baja de paternidad de Iglesias. Las declaraciones llegaron el mismo día en que se firmaron la disolución de Las Cortes por el adelanto electoral, y en las filas del partido hay quien cree que no es casual y que el anuncio estaba “muy calculado”. La posibilidad de que Montero releve a Iglesias antes de las generales se ha extendido como un polvorín en la organización. La vuelta del dirigente a la vida política sería en ese caso puramente simbólica.

Este miércoles Podemos lanzó un mensaje intentando frenar estas especulaciones con un cartel extremadamente personalista, donde podía verse al secretario general de espaldas con la palabra ‘vuelve’ para anunciar el regreso de Iglesias el próximo sábado 23 de marzo con un acto multitudinario. Después de la polémica generada por el mensaje, Iglesias se desvinculó del cartel y la formación eliminó todo rastro de la imagen.

El intento precipitado por reafirmar a Iglesias y disipar las dudas sobre su continuidad da muestra de la extrema debilidad interna que atraviesa su líder, fuertemente desgastado y penalizado en todas las encuestas. A esto se suma el hecho de que la plana mayor de Podemos lleva días advirtiendo de que la reentré del secretario general vendrá con “sorpresas”. Una sorpresa que, según algunas interpretaciones, podría ser la cesión del testigo como cabeza de lista a su sucesora natural y madre de sus hijos, Irene Montero.

El plazo para inscribir candidaturas en la Junta Electoral está abierto hasta el 25 de marzo

Podemos ya hizo primarias para consagrar a su secretario general como candidato a la Moncloa, pero el plazo para inscribir candidaturas ante la Junta Electoral Central está abierto hasta el lunes 25 de marzo. En el caso de renuncia de Iglesias, que va de número 1 por Madrid, la lista podría correr, y Montero, actualmente de número 2, podría quedar en primer puesto.

En el partido existe la convicción de que el relevo de Montero a Iglesias se producirá tarde o temprano. La duda es si será antes o después del 28A. En caso de ser antes, Podemos daría un golpe de efecto con una candidata más dulcificada que el actual secretario general. Esta operación también tendría sus riesgos: la de quemar a Montero nada más llegar, dejándole la patata caliente de un partido con malas perspectivas electorales que podría valerle su primera gran derrota. En caso de que Iglesias sea el candidato, su dimisión podría ser la respuesta al previsible fiasco en las urnas y el debate por la sucesión se abriría entonces después de los comicios.

Las veces que Iglesias amenazó con irse

La amenaza de una salida de Pablo Iglesias vuelve a estar en el ojo del huracán después de media docena de declaraciones en este sentido. En la antesala de las elecciones europeas de 2014,  se presentó a Secretaría General en el congreso fundacional de Vistalegre esgrimiendo que, de no resultar elegidos sus documentos y su modelo de partido, abandonaría el partido. “Aquel que pierde una propuesta no puede gestionar una idea que no comparte”, destacó entonces.

Meses antes de las elecciones de 2015, extendió la idea de su retirada en caso de que Podemos no ganara. “Si no gano las próximas elecciones generales, igual me voy”, amenazó el líder de Podemos en una entrevista en Salvados. También defendió que, en caso de no pudiera cumplir con las propuestas recogidas en su programa electoral, “dimitiría sin ninguna duda”.

Tras su negativa a investir a Pedro Sánchez, el pacto del abrazo con IU y el batacazo electoral de las generales de 2016, Iglesias volvió a anunciar su salida en caso de que no ganaran sus tesis en Vistalegre 2. Más de un año el diputado reveló que él y Montero dimitirían si el partido no se movilizaba para respaldarles tras la compra del polémico chalet en Galapagar por 600.000 euros. “Una participación baja sería un fracaso y nos obligaría a dimitir“, destacó entonces. La cúpula de Podemos llegó a difundir que, en caso de que no consiguieran el apoyo del 80% de las bases, abandonarían la formación. Sin embargo, los dirigentes descartaron retirarse pese a recibir el rechazo de un tercio de los militantes.