España | Política

Díaz Ayuso pidió a Sánchez que el PSOE rebajara la tensión contra su gobierno

Los socialistas mantienen la movilización del próximo domingo junto a Podemos y los sindicatos en contra de las políticas de Madrid para afrontar el Covid

Isabel Díaz Ayuso y Pedro Sánchez, en la sede del gobierno madrileño. EFE

La oferta de colaboración institucional que trasladó este lunes el jefe del Ejecutivo a Isabel Díaz Ayuso se ha traducido, finalmente, en un gesto del PSOE, que ha decidido apearse de las movilizaciones contra el Gobierno autonómico de la mano de Podemos y de los agentes sociales. Díaz Ayuso trasladó en privado a Pedro Sánchez que este no era momento de «activismo» ni de «reivindicaciones» cuando lo que se necesita es unidad de acción para superar la segunda ola del Covid en Madrid, lo que ha llevado al confinamiento de una serie de barrios y de municipios de la región.

Y aunque parece que «Sánchez no le dijo que no a nada», incluida la posibilidad de incrementar los controles en el aeropuerto de Barajas, según han señalado fuentes de la Comunidad a El Independiente, lo cierto es que al llamamiento a pacificar el escenario político madrileño parecía que había caído en saco roto, dado que las direcciones madrileñas de los dos partidos socios en el Gobierno central mantenían ayer su convocatoria para el próximo domingo día 27.

Los convocantes estudian la posibilidad de hacer una cadena humana

Desde la federación de los socialistas madrileños matizaron que no se trata tanto de una manifestación como de una movilización «tipo cadena humana» cuyo objetivo es «pedir que se refuercen las medidas de lucha contra el contagio, sobre todo desde el punto de vista sanitario».

Lo cierto es que el manifiesto de convocatoria es un torpedo en la línea de flotación de la gestión de Ayuso, que el PSOE suscribe en todos sus términos. Dicen que las medidas de confinamiento adoptadas son «inútiles y con claro tinte segregador» y el modo de conducirse del gobierno autonómico «errático, temerario, insensible e incapaz de adoptar las decisiones adecuadas para afrontar la situación sanitaria provocada por la Covid-19».

Y aunque, efectivamente, se pone el acento en la parte sanitaria y en la gestión de las residencias de ancianos bajo el argumento de que «en estos siete meses se ha visto el vaciamiento de recursos de los centros de salud de Atención Primaria, estructuralmente maltratados, para redirigirlos al hospital de campaña de Ifema, el abandono de la prevención y el seguimiento sanitario en los barrios y municipios, hasta convertir a Madrid en la comunidad con mayor número de contagios registrados y de fallecimientos en hospitales», también se les atribuye el mal funcionamiento, por ejemplo, de los Ertes.

El manifiesto de la protesta se ha repartido a todas las organizaciones del PSOE en Madrid

El manifiesto, que está firmado por PSOE, Podemos, Más Madrid, además de por UGT, Comisiones Obreras, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales y la Asociación en Defensa de la Sanidad Públicas, ha sido repartido a la ejecutiva regional de los Socialistas madrileños, a los secretarios generales y de Organización de las agrupaciones de la región y a los diputados autonómicos «para que tengan conocimiento del motivo de las movilizaciones», según la PSM, aunque ahora no las secunden.

También Podemos está animando a la participación, y casi de manera simultánea a la rueda de prensa conjunta entre Pedro Sánchez y Díaz Ayuso, los morados usaban su cuenta de Twitter para criticar a la presidenta autonómica respecto a unas medidas que el propio jefe del Ejecutivo no ha cuestionado o, no al menos, en público. «Que, ante la situación de Madrid, el Gobierno Ayuso-Aguado apueste por la criminalización de la pobreza y la segregación es indecente e irresponsable», denunciaba esta formación.

Sánchez invitó durante la rueda de prensa a «dejar de lado» las luchas partidistas al ser interrogado sobre unas declaraciones de su portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, en el sentido de que el PP había destrozado la sanidad madrileña.

Por su parte, la presidenta se quejó a continuación del «activismo» en contra de sus políticas, reproducido en manifestaciones, huelgas en el sector sanitario y educativo y en la creación de una comisión de investigación en la Asamblea para fiscalizar la tragedia acontecida en las residencias de ancianos durante la primera oleada, que no se ha reproducido en ninguna otra comunidad de España. En definitiva, quiere Díaz Ayuso que se dejen las reivindicaciones «para después».

En Sol aseguran que «aquí nadie ha claudicado»

Aún así, fuentes próximas a Ayuso se han felicitado por la «buena sintonía» durante la reunión y por el valor de un acuerdo que se cocinó desde el jueves entre los dos directores de gabinete, Iván Redondo, de Sánchez, y Miguel Ángel Rodríguez, de Díaz Ayuso. «Cada uno mantiene su posición, pero no a la gresca», dicen en Sol y agregan: «aquí nadie ha claudicado», pero las protestas contra el Ejecutivo regional por parte de la oposición se mantienen.

Comentar ()