España

El constitucionalismo se conjura para salir a ganar pese a las encuestas

El líder del PP de Catalunya, Alejandro Fernández, el líder de Cs en Catalunya, Carlos Carrizosa, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, durante el acto organizado por Societat Civil Catalana (SCC) este 8 de octubre. CATALUÑA ESPAÑA EUROPA BARCELONA POLÍTICA europapress

El constitucionalismo catalán también tiene sus efemérides. La primera de ellas, el 8 de octubre, cuando las calles de Barcelona se llenaron por primera vez de contrarios a la independencia. Para recordar la manifestación con la que se rompió por primera vez el mito del 80% en favor del referéndum, Sociedad Civil Catalana ha reunido a los líderes del PSC, Miquel Iceta, Cs, Carlos Carrizosa, y el PP catalán, Alejandro Fernández. También invitaron a los comunes, pero declinaron participar.

Tras una hora de debate, la certeza de que el independentismo volverá imponerse en las próximas elecciones autonómicas si los tres partidos presentes no son capaces de movilizar al electorado más allá del miedo que llevó a dos millones de personas a apoyarlos, especialmente a ciudadanos. Y la coincidencia de los tres en que una de sus prioridades, si gobernaran, sería cambiar los medios públicos de la Generalitat para garantizar un mayor pluralismo.

El PSC rehúye un gobierno constitucionalista

«Un gobierno no independentista es difícil pero no imposible», apunta Alejandro Fernández, que ha criticado que «la prioridad» del PSC «es buscar acuerdos con el otro bando». En este contexto, el popular ha reclamado a sus compañeros de mesa que eviten «supeditar su política a Madrid» un error que ha su juicio han cometido a lo largo de estos años los tres partidos, dando alas al nacionalismo.

Aún así, Fernández señala ahora una oportunidad: «El proceso ha mutado y se ha trasladado al Congreso» donde cree que proseguirá con una propuesta de reforma constitucional para intentar impulsar un referéndum sobre el modelo de estado y permitir un referéndum de independencia.

Iceta, por su parte, busca un Govern «que no tenga la independencia como objetivo» dejando la puerta abierta a pactos con los nacionalistas para gestionar el día a día. Para él, sería «lógico» que hubiera una alternativa al independentismo a través de objetivos compartidos que tienen que pasar más por combatir los retos que presenta la pandemia, que no por uniones basadas en el constitucionalismo.

La abstención

Pero ha reclamado sobre todo movilizar al voto no independentista: «Hay que convencer a la gente de que el que se abstiene vota que decida otro». Y ha lamentado que el independentismo «ha conseguido que las elecciones no sirvan para cambiar un gobierno que lo ha hecho mal, porque ha conseguido convertir las elecciones en una muestra de adhesión a una idea».

Carrizosa, por su parte, ha insistido en un pacto constitucionalista en Cataluña como «revulsivo» contra la desmovilización de su electorado. «Siempre se ha visto que el independentismo se ha unido para gobernar, enseñemos que somos capaces de apreciar la importancia de la situación y buscar fórmulas para gobernar conjuntamente», ha dicho.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, el líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa, y el líder del PP de Cataluña, Alejandro Fernández, han defendido que «es posible» una alternativa no independentista en el Govern de Cataluña si se llega a gobiernos transversales desde objetivos comunes.

TV3, en el punto de mira

Los tres han coincidido, además, en la necesidad de garantizar una mayor pluralidad en los medios públicos catalanes, señalados por Carrizosa como auténtica palanca del independentismo. Han abogado además por una mayor «laicidad institucional» en palabras de Iceta, para evitar la identificación de las instituciones con un determinado discurso político.

«Hay que rediseñar las prioridades presupuestarias » de la Generalitat, ha añadido Carrizosa como prioridad en caso de alcanzar el gobierno catalán. Y «recomponer los vínculos en la sociedad catalana».

El dirigente naranja se ha mostrado convencido que la actual pandemia y la crisis económica y social que lleva aparejada dará a los partidos no independentistas «una oportunidad» ante la mala gestión del Govern de Quim Torra. Una presidencia que ha sido «una suerte» para el constitucionalismo, en opinión de Iceta.

Comentar ()