Política

Errejón calca el discurso de Pedro Sánchez en su primer mitin: "Venimos a hacer país"

Entre gritos de "presidente, presidente", el cofundador de Podemos oficializó ayer su candidatura a las generales con su marca propia, Más País, que comprometió poner "al servicio de un Gobierno progresista"

logo
Errejón calca el discurso de Pedro Sánchez en su primer mitin: "Venimos a hacer país"

Resumen:

«Presidente, presidente». Con estruendo abrumador recibía un auditorio lleno hasta la bandera al próximo candidato a la Moncloa, Íñigo Errejón. Él mismo lo hacía oficial en el que se convirtió en el primer acto de la campaña de Más País, la fuerza que en cuestión de horas ha irrumpido en el tablero electoral y que ha provocado giros de cabeza en prácticamente todas las formaciones políticas.

«Concurrimos para ser parte de la solución», era el lema repetido una y otra vez ante los sonoros aplausos de la militancia, que ratificaba a mano alzada y de manera prácticamente unánime la candidatura del cofundador de Podemos en la anunciada carrera hacia las generales.

Los dardos velados a su ex compañero de filas, Pablo Iglesias, no tardaron en llegar. Y de ellos fue desgranando los ejes sobre los que girará su campaña y la razón de ser de su salto al terreno nacional: un partido «alternativo» que sirve de llave al bloque progresista, una formación «que no mira para otro lado» ante la «irresponsabilidad» del bloqueo político y que «da un paso adelante» para que la «montaña de papeletas progresistas» no se quede guardada en un cajón.

En un acto que se alargó poco más de hora y media, Errejón puso todas las cartas encima de la mesa. En el enérgico discurso en clave «progresista» que pronunció, se sucedieron continuos guiños al Partido Socialista, tanto en la forma como en el fondo, desde la simbólica elección de la ubicación -la sede de UGT- hasta el broche final de su mitin, que zanjaba con un rotundo «venimos a hacer país».

Y tampoco tardó en poner en jaque las aspiraciones de Podemos en un futuro Consejo de Ministros -la repetición electoral abre un nuevo calendario para las negociaciones con el PSOE– al mostrarse mucho más flexible que Iglesias y comprometer «cada escaño» que consiga Más País a la búsqueda de acuerdo. O lo que es lo mismo: no pondrá tantas trabas para poner a sus diputados al servicio de Pedro Sánchez.

Cada escaño que saquemos se pondrá al servicio de un Gobierno progresista», defendió Errejón

«Primero España y después las siglas», se jactaba en defender una y otra vez el ex dirigente morado, que garantizaba que «cada escaño que saquemos» se pondrá «al servicio de un Gobierno progresista» aunque ello implique sacrificar «la solución a todas las transformaciones».

Primer mitin electoral

Aunque era un secreto a voces -al comienzo del acto se escuchaban leves cánticos de la militancia- a los pocos minutos de finalizar la Asamblea se confirmaba el nombre. Más País serán las siglas con las que Errejón irrumpirá como «antídoto a la abstención», como «alternativa» ante la «desmovilización» porque «no estamos dispuestos a tirar a la basura al electorado progresista porque PSOE y Podemos hayan fracasado en el relato», afirmaba el diputado de Más Madrid, Eduardo Rubiño.

En el que se convirtió en su primer mitin como candidato, Íñigo Errejón rompió su silencio tras días de evasivas y de meses de ambigüedades e incluso negativas manifiestas a dar el salto a la política nacional. Pero ahora es una realidad: se enfrentará cara a cara con Pablo Iglesias, con el que ideó Podemos hace ahora cinco años.

«Nos duele profundamente España», pronunciaba, «nos duele con qué facilidad la derecha se pone de acuerdo con la extrema derecha en Madrid y con qué irresponsabilidad las fuerzas progresistas son incapaces de ponerse de acuerdo a nivel nacional». Sin mencionarles una sola vez, emplazaba a ambos líderes de izquierda al diálogo como «paso adelante» para hacer «más sólido y responsable el bloque progresista».

La incipiente formación se presenta a unas generales bajo el halo de un reto de enormes proporciones: se encuentra en plena construcción, no cuentan con órganos formales ni sede oficial, y restan menos de 45 días para que se abran las urnas en los que engrasar la maquinaria electoral y quitarse la etiqueta autonómica.

Más País se presenta como «alternativa» a la «irresponsabilidad política» a menos de 45 días para que se abran las urnas

Y lo hará con listas a las que pondrá al frente a «mujeres en puestos relevantes», ya confirmadas Marta Higueras o Inés Sabanés, y en las que no estará Manuela Carmena, a la que dedicó un sentido agradecimiento; y con un programa en las que las políticas LGBI, feministas y ecologistas serán una prioridad.

Alianzas, circunscripciones y un calendario ajustado

Pero Errejón dejó en el aire la gran incógnita que rodea a Más País: dónde y con quién se presentará a las generales. Y aclaró que el interrogante se irá resolviendo a lo largo de la semana, antes, claro está, del próximo domingo 29 de septiembre, cuando finaliza el plazo legal para inscribir coaliciones de cara al 10-N.

El mandato de la dirección fue claro. Su intención es formar listas en diferentes territorios de la geografía española donde su irrupción implique «sumar y no restar» en el bloque de la izquierda. «Conocemos bien cómo funciona el sistema electoral. No vamos a jugar con los escaños», aseguraba, al tiempo que emplazaba a la creación de un comité electoral exprés para dirimir cada una de las posibles alianzas que se le plantean.

Errejón presentará listas en aquellos territorios donde implique «sumar y no restar» en el bloque de la izquierda

Según confirmó a El Independiente fuentes del entorno de Errejón, la idea es deshechar las circunscripciones pequeñas y sin apenas opciones de representación en que tirarían sus votos a la basura y presentar la papeleta de Más Madrid en las provincias más grandes, a saber, 17, las que reparten siete o más escaños y sin descartar otras regiones como Teruel, Castellón o Huesca donde ya han firmado acuerdos con partidos regionales.

«Nos presentamos donde vayamos a ser de ayuda para el bloque progresista. Donde no podamos presentarnos, diremos a nuestros socios que no es el momento», señalaba. Por el momento, partidos como Compromís en la Comunidad Valenciana y la Chunta Aragonesista en Aragón han anunciado su intención de sumar fuerzas con Errejón.

Pero aún hay mucha tela que cortar y poco tiempo que perder. Con críticas a derecha e izquierda, el ex de Podemos ya ha sembrado vientos en la política nacional. Y el tiempo dirá, dentro de muy poco, si recoge tempestades.