Política

“Pura venganza”: la reacción del Gobierno a las andanadas del “delincuente” Rato

logo
“Pura venganza”: la reacción del Gobierno a las andanadas del “delincuente” Rato
El ex vicepresidente económico Rodrigo Rato, ha cargado contra Guindos, Montoro, Báñez y Catalá

El ex vicepresidente económico Rodrigo Rato, ha cargado contra Guindos, Montoro, Báñez y Catalá EFE

Resumen:

El ataque de este martes a sus ex compañeros de filas, incluidos algunos con los que compartió Consejo de Ministros, acusándolos poco menos que una conspiración para que acabe en la cárcel, ha sido atribuido por algunos de los aludidos a un ejercicio de “pura venganza” y “desquite” de alguien al que no dudan en calificar de “delincuente”.

“Es todo mentira”, ha aseverado Fátima Báñez, “tranquila, pero también muy cabreada”, a decir de personas del entorno de la ministra de Empleo tras ser acusada de avisar a la secretaria de Rato de su pronta caída en desgracia.

Catalán aludió a la regularización fiscal del ex vicepresidente “cuando ya estaba en todos los medios de comunicación”, aseveran desde Justicia.

Rato “se quería desquitar porque su relación con Guindos es mortífera”, dice otra fuente popular.

La andanada del ex vicepresidente económico del Gobierno Rodrigo Rato todavía resuena entre las paredes de la sala Ernest Lluch donde se reúne la comisión parlamentaria que investiga la crisis financiera. El ataque de este martes a sus ex compañeros de filas, incluidos algunos con los que compartió sillón en torno a la mesa del Consejo de Ministros, acusándolos poco menos que de ejecutar una conspiración para que acabe en la cárcel, ha sido atribuido por algunos de los aludidos a un ejercicio de “pura venganza” y “desquite” de alguien al que no dudan en calificar de “delincuente”.

Sus invectivas han sido muchas y variadas. Respecto a su trato con el actual titular de Economía, Luis de Guindos, poco más hay que añadir. Es público y notorio que su relación siempre fue francamente mejorable y que Guindos defendió la salida de Bankia del que fuera aspirante a la sucesión de José María Aznar. Éste no sólo no se lo perdona, sino que da un carácter evidentemente conspirador a las maniobras que acabaron con él fuera de la antigua Caja.

Fátima Báñez ha negado que avisara a la secretaria de Rato para que se apartara de él a tiempo

Mucho más sorprendentes han sido sus alusiones a la titular de Empleo, Fátima Báñez, porque su nombre nunca había surgido hasta ahora en torno al caso Rato. Ésta ha negado que avisara a la secretaria del ex vicepresidente, Teresa Arellano, para que pusiera distancias con él antes de su caída en desgracia. “Es todo mentira”, ha aseverado la ministra, “tranquila, pero también muy cabreada”, a decir de personas de su entorno.

Estupor ha provocado asimismo en el Ministerio de Justicia, al acusar a su titular, Rafael Catalá, de revelar datos fiscales tras conocerse que se había acogido a la amnistía de Cristóbal Montoro. Es más, recuerdan que Catalá fue prudente al afirmar en aquellos momentos -corría abril de 2015- que era “prematuro” acusar de “ilícito” el origen del patrimonio regularizado y que dichas afirmaciones las realizó cuando “todos los medios de comunicación” habían publicado distintas informaciones al respecto, para concluir con un “en fin, sobran los comentarios”.

Los populares reprochan al ex vicepresidenta que quiera presentarse poco menos que como “un mirlo blanco”

Rato “se quería desquitar porque su relación con Guindos es mortífera”, dice otra fuente popular que destaca cómo se ha reivindicado haciendo “aznarismo”. “Los jarrones chinos son así”, ha agregado con sorna.

Pero a juicio de no pocas de las fuentes consultadas por El Independiente, por mucho que Rato quiera presentarse “como un mirlo blanco”, es una persona ya condenada por el uso de las tarjetas black de Cajamadrid, además de estar imputado por la salida de Bankia a Bolsa y por sombras de irregularidades en la gestión de su patrimonio como delito fiscal, corrupción entre particulares y blanqueo. Eso sí, con su estrategia de este martes en el Congreso de los Diputados “quería poco menos que hacer olvidar que es un delincuente”, como se ha referido a él de manera descarnada un colaborador de uno de los ministros mencionados, entre los que también se encuentra el titular de Hacienda,  Cristóbal Montoro, con el que compartió Consejo de Ministros y al que muchos atribuyen el milagro económico de los años 90 del que, dicen, se apropió Rato.

Al que fuera todopoderoso vicepresidente económico de los gobiernos de Aznar no le cabe duda de que la famosa foto de su detención de la mano de los agentes de Aduanas sólo pudo ser posible porque desde el Gobierno se avisó a un canal televisivo para que captara el momento que terminó de certificar la caída de quien había sido todo y aspiraba a más.

Unidos Podemos pregunta al Gobierno sobre si tomará medidas contra Rato

Y mientras el actual Gobierno elude las críticas del que fue uno de los dirigentes más admirados del PP, Unidos Podemos no quiere que caigan en saco roto las acusaciones que ha lanzado contra el partido en el que militó más de treinta años, tal y como él mismo ha recordado.

El diputado Joan Mena ha formulado una serie de preguntas al Gobierno para su respuesta por escrito por las que quiere que se le confirmen o se le desmientan las “graves acusaciones” contra el Ejecutivo del ex presidente de Bankia. Asimismo, si se tenía conocimiento de los presuntos delitos cometidos por éste y, en caso afirmativo, por qué no se denunció ante los tribunales. Añade si Moncloa tiene previsto “tomar medidas contra Rodrigo Rato después de que éste haya afirmado en una comisión parlamentaria que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha utilizado información privilegiada en contra del ex presidente de Bankia”.